¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
    Autobild.es

    Las marcas definen los 'GT Pro' del DTM como GT3 menos vitaminados

    El peso de los fabricantes se ha dejado notar en la actualización de la normativa 'GT Pro' del DTM.

    Las nuevas disposiciones técnicas y deportivas del reglamento 'GT Pro' del DTM está basadas en la postura tajante de las marcas.

    El DTM ha tenido que mantener el ABS y el control de tracción de los GT3, así como aprobar las salidas estilo 'IndyCar'.

    El DTM ha desvelado algunas de las claves técnicas de la normativa 'GT Pro' esta misma semana. Más allá de mantener su apuesta por el concepto de GT3 vitaminado, la serie alemana ha reculado en alguno de sus objetivos iniciales y mantendrá el ABS y el control de tracción en sus GT3, además de dar validez a un nuevo modelo de salidas en movimiento estilo 'IndyCar', toda vez que ese cambio de formato permite usar el sistema de embrague que montan de base los GT3 elegibles para competir en el DTM, más allá del aumento de potencia que deberán recibir para estar presentes en la serie alemana.

    Este 'retroceso' en las pretensiones iniciales no ha sido por la falta de interés de los equipos privados y sí por la decisión de los fabricantes de no invertir en sus GT3 más de la cuenta. Pese a que el volumen de estructuras privadas que quieren competir con estos GT3 vitaminados es grande, las marcas no quieren 'tocar' sus GT3 en exceso, más cuando en algunos casos están en la parte final de su vida competitiva. Esta posición y la falta de tiempo para desactivar el ABS y el control de tracción, unido al propio gasto de desarrollo de los nuevos componentes, han obligado al DTM a quedarse en un punto intermedio.

    Aunque el objetivo del DTM era que sus GT3 vitaminados fueran más exigentes, con un claro enfoque hacia los pilotos profesionales, la realidad es que los 'GT Pro' serán muy parecidos a los GT3 convencionales que compiten en el GTWC Europe o en el ADAC GT Masters, más allá de tener una dosis de potencia adicional. Un peaje a pagar para que marcas como Audi, BMW, Mercedes, Lamborghini o Porsche den luz verde a la presencia de sus coches GT3 en la serie alemana, ya que más allá del desarrollo también existía el peligro que con la anulación del ABS y el control de tracción los GT3 perdieron el balance y equilibrio con el que fueron diseñados.

    Fotos: DTM