¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
    Autobild.es

    Porsche suaviza su postura y valora la llegada del 911 GT3 R al DTM

    El Porsche 911 GT3 R es uno de los principales actores a nivel mundial de la categoría GT3.

    Porsche Motorsport ya no se niega de forma tajante a formar parte del nuevo DTM, aunque siempre a través de sus equipos cliente.

    La solución para ver el Porsche 911 GT3 R en el DTM pasa por utilizar el motor del Porsche 911 RSR del WEC.

    El DTM se encamina hacia un nuevo futuro basado en un modelo de equipos privados y coches GT3 vitaminados. Pese a todo, la serie dirigida por ITR no quiere perder su ADN alemán y es por ello que está haciendo especial hincapié en contar con los GT3 de los grandes fabricantes alemanes. Tras ajustar su reglamento y rebajar sus expectativas técnicas, el DTM ha logrado que Audi y BMW estén otra vez en sintonía con el certamen, además de existir un gran interés en que Mercedes-AMG también tenga presencia en el campeonato. ¿Y qué pasa con el GT3 de Porsche?

    En un primer momento, Porsche Motorsport explicó que el Porsche 911 GT3 R no podía estar en el DTM por una cuestión de incompatibilidad técnica, ya que el propulsor bóxer de seis cilindros produce una potencia de 520 CV, lejos de las pretensiones de la normativa GT Pro del DTM. Con todo, este límite técnico no parece ser tal y ante el interés que han mostrado un buen número de equipos de utilizar el coche Porsche 911 GT3 R en el DTM, el fabricante de Stuttgart estaría dispuesto a ayudar a estas formaciones privadas a través de su exitoso programa 'carreras-cliente'.

    Fritz Enzinger ha explicado que Porsche como parte del Grupo Volkswagen sigue sin interés por competir en el DTM, pero sí por atender el compromiso con sus clientes. En esta línea, una de las posibles soluciones que se dibuja es que Porsche Motorsport ponga a la venta un kit especial para el Porsche 911 GT3 R que incluya el propulsor del Porsche 911 RSR del WEC, vehículo GT3 que sí es capaz de alcanzar los 600 CV sin el limitador de flujo de aire que se usa en el Mundial. Con todo, esta solución presenta algunas dudas a nivel de homologación y de coste para los equipos privados, aunque al menos supoen un 'acercamiento'.

    Fuente: Motorsport-Total / Fotos: GT World Challenge Europe