¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
    Autobild.es

    Un informe apunta que el Mazda MX-30 con motor Wankel se ha descartado

    Los japoneses de Mazda dan un giro inesperado en su estrategia de movilidad sostenible. Más concretamente, en el Mazda MX-30. Un informe apunta que la firma de Hiroshima ha renunciado al motor Wankel que tenía previsto equipar a bordo del crossover eléctrico, como extensor de autonomía. Un motor rotativo que tendrá otro destino.

    Una de las grandes novedades que Mazda tenía en sus planes para 2022 se ha caído. La firma japonesa tenía previsto poner a la venta un nuevo MX-30 equipado con una nueva generación del motor Wankel, como extensor de autonomía, un sistema con el que el crossover eléctrico duplicaba la autonomía máxima hasta los 400 kilómetros.

    Con esta opción, la marca de Hiroshima pretendía dar un serio empujón a unas ventas más rezagadas de las estimaciones iniciales, poniéndose a la altura de contrincantes europeos. Sin embargo, el fabricante ha dado un giro en su estrategia de nuevos lanzamientos, según apuntan desde el noticiario asiático «Nikkei», descartando que el MX-30 se haga con este nuevo motor rotativo, centrándose en el desarrollo de nuevos híbridos e híbridos enchufables.

    Foto Mazda MX-30 - técnica
    Detalle de la plataforma del Mazda MX-30 con la batería colocada en el piso del habitáculo

    El nuevo motor Wankel de Mazda no está completamente muerto

    De hecho, ésta última es la tecnología por la que apuestan para la variante de autonomía extendida del MX-30, equipando un motor atmosférico de 2.0 litros alimentado por gasolina, un motor eléctrico y una pequeña batería con una capacidad de unos 10 kWh. Una solución que estiman como más apropiada de cara a los clientes, al descartar el elevado coste de la batería del eléctrico. Además, la versión inicialmente planteada con el motor Wankel supone un problema en algunos mercados, según apunta la fuente.

    Y es que la presencia del motor Wankel obligaría a una alimentación por combustible fósil, por lo que ya no se podría categorizar como un vehículo puramente eléctrico. Esta condición ha sido determinante también para desbaratar los planes de la marca Premium nipona sobre el MX-30. Sin embargo, no todo son malas noticias, porque el propósito de recuperar el motor Wankel adaptado a la tecnología más moderna sigue en proceso.

    En 2018, los de Mazda anunciaron el desarrollo de un nuevo Wankel adaptado a coches electrificados. Si bien ya se ha descartado como extensor de autonomía para los eléctricos, mantienen su compromiso para los híbridos y para los enchufables. De hecho, los planes de la marca pasan porque este propulsor tan especial se monte en una «plataforma pequeña» para coches compactos. Y uno que tiene todas las papeletas es el futuro Mazda MX-5. Cabe esperar hasta próximas noticias.

    Fuente: Nikkei