¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
Mis favoritosAccesoVender coche
    Autobild.es

    La filtración de un documento oficial apunta que el Mazda MX-5 2022 será híbrido

    Mazda MX-5, el

    Mientras los roadster y los descapotables cada vez más penden de un hilo, el futuro del Mazda MX-5 está asegurado. La marca nipona apuesta seriamente por una nueva generación, pero como los rumores apuntan,será híbrido, y el nuevo motor de gasolina presentado recientemente con esta tecnología estará bajo el capó.

    El futuro del Mazda MX-5 está asegurado. La marca japonesa será una de las pocas Premium que seguirá apostando por un modelo deportivo y de tipo roadster con techo de lona en su gama, una carrocería que va desapareciendo poco a poco. Hasta ahora, la firma no tenía duda alguna de una nueva generación, pero había un punto en el que estaba atascada.

    O, al menos, eso es lo que nos han hecho creer desde Hiroshima, ya que en la sede de Mazda hay recursos de sobra para superar el obstáculo de la propulsión. Los rumores que apuntaban a que el futuro modelo se iba a convertir en un híbrido, se han confirmado. El Mazda MX-5 2022 será híbrido. Al menos, así figura en el esquema técnico filtrado por la marca japonesa -y que puedes ver a continuación- en el que figuraba junto a los nuevos motores diésel y de gasolina de seis cilindros, y el nuevo motor de cuatro cilindros híbrido.

    Mazda muestra la concepción técnica del futuro MX-5 que llegará en 2022 como un híbrido

    Tres propulsores, uno híbrido, que aparecieron en las páginas de los nuevos desarrollos a medio plazo del documento de los resultados financieros de Mazda para el segundo trimestre del año fiscal. Una representación muy curiosa del MX-5, en el que se aprecia la configuración técnica. Y es que no es casualidad que el cuatro cilindros híbrido sea longitudinal, como el roadster y como el modelo que se ha representado.

    La quinta generación del modelo contará con el nuevo bloque de cuatro cilindros en longitudinal y un motor eléctrico entre éste y la transmisión, lo que obligará a prescindir del cambio manual disponible actualmente, y una nueva red electrónica en el futuro Mazda MX-5, mostrando en rojo la batería y red eléctrica, en azul, cuatro unidades de control y cables de señal; en violeta, la red CAN BUS y en Verde, sensores y actuadores.

    Ahora, la cuestión que se plantea es dar respuesta a una importante «papeleta»: el cómo pretende reducir Mazda el peso añadido de la batería y su ubicación, que tendrá una capacidad máxima de 12 kWh, y que no se pierda su característica conducción deportiva. El misterio promete continuar hasta bien entrado el próximo año porque el conocido internamente como «NE» no lo veremos hasta finales de 2022 o principios de 2023.