¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
Mis favoritosAccesoVender coche
    Autobild.es

    Mazda RX-9: misteriosa mula de Mazda cazada en Nürburgring

    9

    Mazda ha sido cazada mientras probaba una extraña mula de pruebas basada en el extinto Mazda RX-8. Esta podría ser la primera prueba de que Mazda ya tiene lista una nueva generación de su motor rotativo, como mínimo, lo suficiente para poder testarlo en circuito.

    Misteriosa mula de Mazda en el Ring.

    Estas fotos espías nos muestran una extraña mula de pruebas que Mazda ha estado probando en el circuito de Nürburgring. Basada en el Mazda RX-8, el último modelo de motor rotativo comercializado por la marca y eliminado en 2012, esta mula parece ser el primer signo palpable del proyecto de una nueva mecánica rotativa de la firma de Hiroshima.

    Como podemos ver, este ejemplar del RX-8 de color oscuro cuenta con placas de matrícula alemanas pero dispone de la configuración de volante a la derecha, a la japonesa, por lo que creemos que esta ha sido enviada desde Japón para las pruebas de carretera y en el Ring desde la base alemana de la marca en la localidad de Oberursel, donde Mazda tiene la sede de su departamento de I+D. Oberursel pertenece al estado de Hesse, al que le corresponde el código de matrícula “HG” tal y como aparece en las placas de esta unidad.

    A simple vista no podemos encontrar nada en la carrocería que nos dé alguna pista de lo que Mazda está probando con este ejemplar, pero si nos fijamos en el frontal se ve claro que estamos ante una mula de pruebas.

    Son muchos los signos que delatan este ejemplar.

    En primer lugar descubrimos la ausencia de emblemas en el frontal, a pesar de que en la zaga y los laterales aparecen bien visibles, donde además descubrimos los correspondientes a la versión RX-8 Spirit R, la última versión lanzada del modelo y que no llegó a Europa, pues no fue comercializada fuera de Japón.

    El paragolpes es similar al que montaba esta versión pero con notables diferencias. En primer lugar podemos ver como las entradas de aire han sido sobredimensionadas. Las laterales no cuentan con las ópticas auxiliares, que deberían ir instaladas en la zona superior de estas entradas de aire y la central no solo es bastante mayor que la original, además tiene otra forma muy distinta. En la parte baja de las laterales además encontramos unos nervios que se prolongan hacia los lados formando un pequeño aletín paralelo al labio inferior.

    El motivo de este nuevo paragolpes se puede deber a la necesidad de alimentar los tres radiadores que aparecen tras la rejillas, uno central y otros dos de menor tamaño tras las tomas de aire laterales. Junto a la central además se pueden ver 4 tubos apuntando al exterior. En varias zonas descubrimos cinta de color negro sujetando las zonas de contacto del paragolpes. Es evidente que tanto el paragolpes como lo que asoma tras el tiene carácter provisional.

    ¿Qué esconde esta mula?

    Emplear una mula basada en un modelo desaparecido del mercado hace ya tanto tiempo solo puede significar una cosa, que están probando algo para lo que este ejemplar es la solución perfecta, y la opción más lógica es el nuevo motor rotativo del que la marca ha confirmado su desarrollo en numerosas ocasiones.

    En los últimos tiempos, las declaraciones de la propia marca han sido la fuente de todo tipo de rumores y especulaciones acerca de la posible llegada de una nueva generación del deportivo de motor Wankel. Sin embargo, cada velada confirmación de la compañía era seguida de una negativa rotunda acerca del desarrollo del modelo.

    En teoría, Mazda no ha dejado de investigar y desarrollar nuevas evoluciones de este tipo de motores, de hecho, la propia marca ha confirmado que tiene un equipo completo formado por 50 ingenieros dedicados en exclusiva a esta tarea. Aunque por el momento y según las declaraciones de la propia marca, lo más cerca que parece que llegaremos a estar ante la aplicación de un motor rotativo en un Mazda es cumpliendo la función de generador eléctrico como extensor de rango para vehículos eléctricos.

    Este avistamiento es muy buena noticia para los aficionados.

    En el pasado Salón de Los Ángeles 2017 unas extrañas declaraciones de Julien Montousse, máximo responsable de diseño de la división norteamericana de Mazda, volvía a poner de relieve el supuesto sucesor del RX-8. Según este ejecutivo, en las instalaciones de Mazda en Hiroshima hay una serie de edificios destinados a I+D a los que solo puede acceder personal autorizado. Ni siquiera el personal del rango de Montousse tienen acceso a estas dependencias.

    En su conversación con los medios, Montousse dejó entrever claramente que el motor rotativo no solo es una de las señas de identidad de la marca, además señaló que la compañía está realizando denodados esfuerzos por traserlo de vuelta.

    Fotos: CarPix

    Mazda RX-9: misteriosa mula de Mazda cazada en Nürburgring
    Configuración de cookiesLas cookies son importantes para el correcto funcionamiento de nuestra web. Usamos cookies para mejorar tu experiencia de navegación, recordar tus datos de inicio de sesión y recopilar estadísticas para optimizar la funcionalidad de la web y ofrecerte contenido personalizado en función de tus intereses. Lee aquí nuestra política de cookies. Acepto