¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
Mis favoritosAccesoVender coche
    Autobild.es

    Indy 500McLaren SP trabaja hasta medianoche para reparar el coche de Alonso

    Montar y desmontar, la ardua tarea de los mecánicos de McLaren SP hoy.IndyCar Media

    El equipo ha necesitado obtener un permiso especial para permanecer en el óvalo pasado el atardecer.

    El objetivo es tener el coche listo para la inspección técnica previa al Fast Friday.

    La dirección del viento y el cambio de trazadas general, principal causa del accidente.

    El jueves pintaba como un día bastante productivo para Fernando Alonso. No solo su segundo día de entrenamientos para las 500 millas de Indianápolis estaba yendo según lo previsto con buenos resultados, si no que también se presentó en sociedad la serie documental que Amazon ha producido sobre su temporada 2019. El piloto asturiano, no obstante, terminó siendo noticia por unas circunstancias menos deseadas, al convertirse, por segundo año consecutivo, en el primer piloto de la parrilla en accidentarse en los entrenamientos.

    Por fortuna, este año la estructura para la que compite está mucho más preparada que el pobre intento de equipo con el que McLaren probó suerte en 2019, el accidente ha sido mucho menos severo y el asturiano apenas se perdió los tres cuartos de hora finales del día. Con todo, el programa reducido de este año hace que perder mucho más tiempo sea una situación a evitar, y McLaren SP ha trabajado contra el reloj para poder aprovechar al máximo el Fast Friday con un coche en condiciones.

    Desde el principio, se descartó tener que recurrir a un chasis reserva, el cual estaría preparado de la misma forma que el coche principal, y se optó por reparar los daños. Las circunstancias de este año complicaban esa pretensión, ya que los protocolos de seguridad del COVID-19 para reducir la exposición de los miembros de los equipos estipula que estos no pueden permanecer en el paddock más allá de las 19:30 de la tarde hora local, dos horas después del final de cada sesión.

    Por ello, McLaren SP ha necesitado obtener un permiso especial para poder realizar las reparaciones pertinentes en el circuito, tal y como ha detallado Taylor Kiel, director del equipo, en declaraciones a Motorsport.com: «Las horas son limitadas, pero entienden las circunstancias de este caso, y estaremos aquí todo el tiempo que necesitemos para hacer la reparación, probablemente hasta la medianoche. Nuestro objetivo es tener el coche listo para la inspección técnica de (hoy viernes) por la mañana. Es el tercer año seguido que hemos tenido que hacer algo así en Indy, ¡ya estamos hechos a solventar cosas así!».

    A la hora de hacer la evaluación de los daños, Kiel enumera: «Todo el lado derecho del coche necesita reparación: frontal y trasera, la caja de cambios, el 'underwing', la carrocería, esas cosas. Por suerte, no tuvo un segundo contacto con el atenuador del pit lane, ya hemos visto esa clase de golpes antes y no salió muy bien, así que podría haber sido mucho peor. El motor está bien, Chevrolet vino a comprobarlo y están contentos».

    A su vez, Kiel comentó que el accidente de Alonso se debió a la tendencia en las trazadas que los pilotos seguían para compensar el efecto del viento: «Es una pena, porque todo el mundo había empezado a meterse más por dentro en la curva 4, por la forma en la que soplaba el viento y porque estaban teniendo subviraje. Bajamos un poco más de la cuenta, y allá que fue, pero estas cosas pasan. Lo importante es que Fernando está bien. Recuerdo del año pasado a un tipo que tuvo un fuerte accidente, y que después salió a pista con el pie a fondo para intentar meter su coche en la carrera, así que estará a punto».

    Comprensiblemente, Alonso no ha estado muy dicharachero sobre su incidente, tanto en los medios como en sus redes sociales: «126 vueltas hoy, un buen día en general, hasta esa última hora en la que cometí un error y golpee el muro. Mañana es el Fast Friday, toca potenciar los motores. ¡Vamos!», escribía ayer en su cuenta de Instagram. «Como en todos los accidentes, hay un momento en el que pierdes el control y pasas a ser un pasajero. Por suerte, podemos reparar el coche, y mañana esperamos tener un día limpio otra vez».

    Kiel, por su parte, se ha desecho en elogios hacia la forma de Alonso de afrontar un evento que tenía prevista una preparación muy diferente antes de la pandemia: «Esperábamos tener un test en Texas, el test general de Indy, siete u ocho días de simulador y una semana entera de prácticas. En vez de ello, solo hemos tenido un día de simulador antes de salir a pista, y tres días de prácticas antes de clasificar, así que lo que ha hecho es muy impresionante. No quito nada de mérito al equipo, tenemos una base muy sólida, pero es lo que consigues con alguien como Fernando, que puede subirse a un coche que no le es familiar y tener ritmo de inmediato».

    Fuente: Motorsport.com