¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
Mis favoritosAccesoVender coche
Autobild.es

Mercedes GLC 2016, en cinco claves

11

El sucesor del GLK ya se ha presentado oficialmente: se trata del Mercedes GLC, un modelo más grande, tecnológico y eficiente que rivaliza con el BMW X3 y el Audi Q5. También destaca por su diseño, heredado del GLC Coupé Concept presentado en el Salón de Shanghái.

El nuevo Mercedes GLC ha sido desvelado oficialmente para dar el relevo al Mercedes GLK. La segunda generación del SUV alemán, que se adapta a las nuevas denominaciones de Mercedes, muestra un salto con respecto al GLK muy importante. Las novedades extensas, aunque se pueden resumir en cinco claves principales:

Imagen musculosa y atractiva

El GLC adopta el nuevo lenguaje de diseño que está vistiendo a los lanzamientos más recientes de la firma de la estrella y está basado en el Mercedes GLC Coupé Concept. Las líneas rectas y angulosas de su predecesor dejan paso a unas atractivas formas redondeadas, que le aportan una imagen musculosa. El frontal tiene muchos rasgos en común con su hermano mayor el Mercedes GLE.

El GLC se asienta sobre la misma plataforma modular que ya disfruta el Mercedes Clase C y su carrocería tiene una longitud de 4.656 mm por lo que resulta 120 mm más largo que el GLK al que sustituye. De hecho, el GLC es mayor que el GLK en todas las cotas ya que también es 50 mm más ancho (1.890 mm) y 9 mm más alto (1.639 mm), lo que repercute también en un mayor espacio interior.

La eficiencia por bandera

Las mecánicas revisadas, las medidas de ahorro de peso y la estudiada aerodinámica del Mercedes GLC logran que sea notablemente más eficiente que el modelo anterior. Las dos versiones diésel mejoran sus niveles de consumos y emisiones en un 19%. Estas variantes de gasóleo, formadas por el GLC 220d 4MATIC de 170 CV y el GLC 250d 4MATIC de 204 CV, presumen además de mejores prestaciones.

Por su parte, el GLC 250 4MATIC de gasolina con 211 CV también logra un ahorro de un 12% en las cifras de consumos y emisiones. La gama incluye la versión híbrida GLC 350e 4MATIC que combina un motor de gasolina y otro eléctrico para lograr unas emisiones de CO2 sólo 60 g/km. Además, el SUV híbrido de Mercedes es capaz de recorre hasta 34 km en modo completamente eléctrico, sin consumir una gota de carburante ni emitir contaminación alguna.

Seguridad insuperable

El equipamiento de seguridad del nuevo SUV alemán adopta los elementos presentes en el buque insignia de la marca, el Mercedes Clase S. Es el caso del Collision Prevention Assist Plus (inicia un frenado autónomo si detecta riesgo de colisión), del BAS Plus con asistente para cruces (aumenta la presión de frenado si se detecta riesgo de accidentes por alcance y en cruces) o Pre-Safe Plus (un paquete de medidas preventivas para proteger a los ocupantes en caso de accidente).

También se incluyen otros elementos como el Tempomat con regulación de distancia Distronic Plus con servodirección inteligente y Stop&Go Pilot (mantiene al vehículo en el carril y mantiene la distancia con el coche que le precede), el sistema LED Intelligent Light System (regulación adaptativa del alcance de las luces de cruce enmascarando una parte del cono de luz para evitar deslumbramientos), el Attention Assist (detecta síntomas típicos de cansancio y falta de atención del conductor) y muchos sistemas más.

Comodidad ante todo

El confort siempre es uno de los aspectos destacados de cualquier modelo de Mercedes y en el GLC no podía dejarse de lado. Una de las innovaciones más avanzadas en este sentido es el Air Body Control que montan las versiones más equipadas. Se trata de una sofisticada suspensión neumática controlada electrónicamente, un sistema inédito en el segmento.

A través de varios sensores el Air Body Control adapta la amortiguación de cada rueda a las ondulaciones de la carretera antes de sobrepasarlas, logrando mantener constante la altura del vehículo. De esta manera las oscilaciones de la carrocería se reducen lo que beneficia el confort y la agilidad. En el modo deportivo la altura disminuye en 15 mm y con el paquete offroad opcional se puede aumentar en 50 mm.

Nueve marchas

Todas las versiones del GLC están asociadas a una nueva transmisión automática 9G-Tronic de nueve velocidades que estrenó el Mercedes Clase E 350 BlueTEC. Esta caja por convertidor de par permite que el motor trabaje siempre en la zona óptima del cuentarrevoluciones, con las ventajas que esto supone en cuanto a consumo de combustible y prestaciones.

Mercedes ha trabajado en esta transmisión para ofrecer una respuesta más rápida y óptima, pero siempre realizando los cambios de manera suave y apenas perceptible. La única excepción es para la versión híbrida GLC 350e 4MATIC, que mantiene la caja 7G-Tronic Plus de siete relaciones.

Mercedes GLC 2016, en cinco claves
Configuración de cookiesLas cookies son importantes para el correcto funcionamiento de nuestra web. Usamos cookies para mejorar tu experiencia de navegación, recordar tus datos de inicio de sesión y recopilar estadísticas para optimizar la funcionalidad de la web y ofrecerte contenido personalizado en función de tus intereses. Lee aquí nuestra política de cookies. Acepto