¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
    Autobild.es

    El maravilloso desastre del MG XPower SV, el primer y último superdeportivo de MG

    12
    MG XPower SVMG

    El último proyecto desarrollado y lanzado por MG antes de ser adquirida por Nanjing Automobile en 2005 fue también el modelo más extraño y radical que podemos encontrar en la dilatada historia de esta marca británica, el brutal MG XPower SV de 8 cilindros.

    Aunque no se trata de un modelo tan antiguo, el MG XPower SV es muy poco conocido y más aún la historia completa de su origen. Pues cuando los medios suelen hablar de este modelo como clásico se suelen centrar en sus peculiares características, bastante inusuales para un vehículo de la marca británica, o su convulsa historia, pues nació poco antes de la bancarrota de MG Rover Group. Pero pocos profesionales se molestan en analizar o recordar de dónde vino realmente este modelo, que es toda una historia en sí misma.

    Este proyecto fue presentado de manera conceptual en el Salón del Automóvil de Frankfurt 2001 bajo el nombre MG X80 y con un diseño claramente emparentado con el MG F, lo que fue toda una sorpresa, pues MG en aquel entonces se limitaba a comercializar simples versiones remarcadas de antiguos modelos Rover. Salvo el mencionado MG F roadster, el resto del catálogo de la marca eran simples Rover con nuevos emblemas y otra denominación. Por lo que la aparición de un superdeportivo de MG con casi la potencia de un Ferrari de 8 cilindros de la época era algo que nadie hubiera sido capaz de adelantar.

    Bocetos oficiales del modelo.

    Origen

    El verdadero origen de este modelo se remonta varios años atrás, cuando Alessandro de Tomaso y la familia Qvale se unieron para lanzar el De Tomaso Mangusta de segunda generación, modelo que había sido presentado inicialmente como De Tomaso Biguá pero que cuando llegó realmente al mercado ya había perdido el nombre De tomaso (y toda implicación de De Tomaso) y adoptó el apellido de la familia fundadora de la nueva compañía, pasando a ser conocido como Qvale Mangusta. Aunque esta familia es estadounidense la nueva compañía fue fundada en Italia, donde fue fabricado este extraño deportivo convertible de techo rígido, uno de los superdeportivos más peculiares y exclusivos de su época.

    El nuevo Mangusta nació en una época poco propicia para este tipo de modelos y por ello la compañía y el proyecto no lograron salir adelante, siendo adquiridos en última instancia y a precio de ganga por MG Rover Group. Corporación británica surgida tras la compra de Rover Group por parte de BMW y que realmente era la heredera de la antigua British Leyland, la propietaria de marcas como Land Rover, Austin, Vanden Plas, Jaguar, Morris o Mini, entre muchas otras.

    A pesar de su precio, solo 7 millones de Libras, la adquisición de esta compañía italiana en bancarrota fue un movimiento bastante extraño, puesto que la compañía británica tampoco se encontraba en un buen momento económico y además, su gama de productos se estaba quedando bastante desfasada con respecto a sus rivales europeos. Pero aún así, los responsables de la compañía británica, célebres por décadas de malas decisiones y pésima gestión, decidieron que lo que les hacía falta era un modelo estandarte y no invertir en nueva tecnología o modelos de producción en masa.

    Versión de producción del Qvale Mangusta.

    El proyecto Qvale Mangusta italiano pasó a formar parte de la compañía británica y esta fue la base empleada para dar vida al no menos extraño MG XPower SV. Si sus formas eran bastante peculiares, pues contaba con una silueta extremadamente simple, casi infantil y salpicada de accesorios FIAT - como las ópticas delanteras del FIAT Punto o las ópticas traseras del FIAT Coupé, no menos extraño resultó su absurdamente laborioso y caro proceso de fabricación.

    La compañía británica quería un superdeportivo de carbono con centenares de caballos cuyo único propósito debía ser el de servir como estandarte tecnológico de MG, pero esto supuso tener que recurrir a un proceso de fabricación tan caro como complejo. Los paneles básicos de carbono procedían de un proveedor británico, quien los enviaba a una compañía italiana para que crearan los paneles de la carrocería, que luego eran ensamblados para construir el cuerpo del modelo sobre un bastidor fabricado también en Italia por Vaccari & Bosi que ya contaba con el tren rodante. Tras esta primera parte del ensamblaje, incomprensiblemente, el vehículo a medio construir era enviado a Inglaterra, donde se le añadía el interior y los acabados finales.

    Por lo que nos encontrábamos con un deportivo supuestamente británico cuyo desarrollo partía de un deportivo italiano (financiado por estadounidenses) y cuya fabricación se llevaba a medio camino entre Gran Bretaña e Italia con la participación de cerca de media docena de empresas diferentes y con una mecánica procedente de los Estados Unidos. Este extraño y absurdamente caro proceso de fabricación nos recuerda a la solución que tuvieron que improvisar Italdesign y BMW para producir el BMW M1 tras la bancarrota de Lamborghini..

    Producción

    Tras unos pocos cambios de diseño con respecto al prototipo original, el modelo fue comercializado en dos versiones, el SV (Sport Veloce) dotado de un V8 Ford de 4.6 litros y 324 CV, y el SV R, que empleaba un V8 Ford de 5.0 litros preparado por Roush que aumentaba la potencia hasta 390 CV. Cuyos precios partían de las 65.000 Libras (74.870 € al cambio actual) de la versión SV y que ascendían hasta las 82.950 Libras (95.500 €) del SV R, precios en consonancia con el Porsche 911 de la época.

    En total solo fueron fabricados poco más de 80 ejemplares del que a la postre fue el último modelo desarrollado por la antigua MG, ya que poco después fue adquirido por Nanjing Automobile, aunque en 2007 esta fue fusionada con SAIC, compañía que ahora es la casa matriz de MG, que está viviendo un capítulo muy diferente de su historia y que precisamente acaba de presentar un nuevo superdeportivo, el MG Cyberster concept.

    El maravilloso desastre del MG XPower SV, el primer y último superdeportivo de MG