¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
Mis favoritosAccesoVender coche
    Autobild.es

    Mitsubishi podría volver a fabricar en suelo europeo (y no irse, evidentemente)

    Mitsubishi L200

    Poco a poco empiezan a escampar los rumores sobre el adiós de Mitsubishi al mercado europeo. La Alianza Renault Nissan Mitsubishi está haciendo encaje de bolillos para mejorar su situación en distintos mercados mundiales. El jueves podría anunciarse algo al respecto.

    El año pasado recibimos la pésima noticia, Mitsubishi podría acabar abandonando el mercado europeo por falta de rentabilidad, unas ventas que no terminan de recuperarse y los problemas que afronta nuestra región. Sin embargo, tal cosa no ha ocurrido todavía, y las buenas noticias vienen llegando.

    En todo 2020 Mitsubishi produjo 854.091 vehículos, lo cual fue el 62,4% del volumen de 2019. Pocos fabricantes han quedado impasibles ante el impacto de la pandemia de coronavirus. Tengamos en cuenta que en 2019 produjo 1.368.599 unidades... En Europa se vendieron 142.400 unidades en 2019, pero en 2020 solo 63.111, menos de la mitad...

    Pero en lo que va de año Mitsubishi sigue sin irse. Se ha actualizado el Space Star (Mirage en otros mercados), manteniéndose como el superventas de la marca y de los pocos coches nuevos por debajo de 10.000 euros. El Mitsubishi Eclipse Cross PHEV también llega a nuestro mercado a partir de 41.500 euros.

    Mitsubishi Eclipse Cross PHEV 2021

    Buenas noticias por tanto para los concesionarios, que no se han quedado desprovistos de nuevo producto que ofrecer a sus clientes. ¿Y qué pasa con el Outlander PHEV? En su generación saliente se despide como el SUV híbrido enchufable que más se vendió, 26.673 unidades en 2020, la Clase A EQ Power de Mercedes-Benz le quitó el título de híbrido enchufable más vendido "a secas".

    En septiembre de 2020 un par de medios, el alemán Autohaus.de y el francés Autoactu.com, dejaron caer que gracias al Eclipse Cross PHEV evitaría la retirada de la marca de suelo europeo. Eso, por lo visto, ya está sucediendo. Por lo tanto, puestos a quedarse, hay que echar más carbón a la caldera.

    De acuerdo al Financial Times, se baraja la posibilidad de que Mitsubishi vuelva a fabricar en suelo europeo, pero esta vez en una fábrica de Renault, ya que los del rombo tienen infrautilizada su capacidad industrial. No sabemos de qué modelo se podría tratar, casi todas las opciones están abiertas.

    Mitsubishi Outlander 2021 (sin fecha de comercialización en Europa)

    Renault anunció que la fábrica de Flins, a las afueras de París, será reconvertida en los próximos años para dejar de producir coches. En su lugar, se transformará en una especie de planta de reciclaje, con un enfoque relativamente novedoso en la industria automovilística europea.

    A partir de septiembre de este año, Flins tendrá la capacidad de reacondicionar y mejorar 45.000 coches usados al año, para tener una gama de seminuevos que pueda estar lista para venderse en 6 días en vez de 21, y con la puerta abierta a convertir en eléctricos coches convencionales (lo cual en Francia ya es muy fácil).

    Las tres "R" de la ecología son reducir, reutilizar y finalmente reciclar

    No solo eso, Flins también se ocupará de reacondicionar baterías de los coches eléctricos de mayor antigüedad, tanto para su reutilización en otros coches como para usos secundarios como almacenes de energía. También habrá una línea de desguace, pero a lo bestia, con capacidad de 10.000 coches al año, reutilizar piezas y sacar más rentabilidad. Economía circular, vamos.

    Mitsubishi Space Star 2021

    Es posible que con estas actividades Renault saque una mayor rentabilidad que vendiendo coches nuevos, lo que seguirá haciendo. Pero como sigue sobrando capacidad producitiva, tiene sentido aprovecharla para las marcas de la Alianza. Nissan ya se beneficia de eso con el Micra y las furgonetas NV250, NV300 y NV400.

    En Flins se fabrican actualmente el Renault ZOE y el Nissan Micra

    A Mitsubishi no le vendría mal tener capacidad productiva en Europa, ya que no se hacen coches con los tres diamantes en el morro desde 2012. Fue el año en el que se deshizo de la fábrica de NedCar, sita en Holanda, por un euro. Se la quedó el Grupo VDL (un fabricante de autobuses), obviamente con todas sus deudas y cargas.

    Mitsubishi había utilizado dicha fábrica para producir diversos modelos. El último fue el Colt, además de la primera generación del smart forfour en colaboración con Daimler (hasta 2006). Su sucesor se basó en el Renault Twingo. A su vez, el Space Star fue el reemplazo -con unos años de paréntesis- del Colt. De un modelo más a la europea se trajo un coche más con el cliente asiático en mente. Hoy día pelea en un segmento en contracción, pocos A+/B- quedan con motores de gasolina.

    Fuente: Financial Times