¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
Mis favoritosAccesoVender coche
Autobild.es

Mitsubishi en Europa será "pequeña, pero bonita"

El Lancer es un tipo de coche que Mitsubishi no ha vuelto a traer (ni traerá)

Mitsubishi tiene que levantar el pie del acelerador, y al igual que han hecho otros fabricantes, concentrarse en lo que mejor le funciona, lo que le da dinero, y dejar de pretender expandirse mientras otros están empujando. Y la historia nos suena por algo.

La historia se repite. No hay tarta suficiente para todos, y cuando unos fabricantes crecen a es a costa de otros, que encogen. Es lo que le pasa a Mitsubishi ahora, historia que nos recuerda mucho a lo que sucedió hace unos años. La marca de los diamantes ya realizó una retirada parcial del mercado europeo que se anunció en 2009, al albur de la crisis que estalló en 2008.

No fue un buen año. Mitsubishi anunció que no volvía a participar (temporalmente) en el Rally Dakar tras haber cosechado 12 victorias, siete de ellas del tirón. Por entonces se retiraron de la competición otras marcas por razones presupuestarias, como Honda, Suzuki o Kawasaki. También se anunció la disolución de la red comercial en 34 pequeños importadores para aquel verano.

El motivo fue la pérdida de 450 millones de euros, así como una caída en ventas del 18%. Mitsubishi había perdido tracción. Se destinaron a Japón varias áreas de negocio, como la planificación de nuevos modelos, ventas o marketing. Y mantenían la fábrica de Holanda, NedCar, que compartían con Daimler (Mitsubishi Colt y smart forfour).

El Mitsubishi Space Star (Mirage fuera de Europa) es un modelo pensado globalmente, reemplazando un modelo desarrollado más para europeos

Dicha fábrica pasó de producir 200.000 unidades al año a la cuarta parte, 50.000, y se quedó produciendo unos cuantos Outlander de primera generación y el monovlumen Colt, ya que Daimler retiró el forfour con genes japoneses de su catálogo. En 2012 se anunció la venta de la fábrica al Grupo VDL, se quedaban la fábrica por 1 euro y todos sus problemas y cargas. BMW contrató a su vez a VDL para producir modelos de MINI.

Mitsubishi había producido en NedCar desde 1991

El Mitsubishi Outlander de segunda generación llegó completamente renovado desde Japón y con un enorme acierto, la versión enchufable -PHEV- aprovechando la experiencia ganada en coches eléctricos con el i MIEV y sus correspondientes versiones PSA (Citroën C-Zero y Peugeot i0n). El híbrido enchufable llegó a Europa en otoño de 2013, empezando por Holanda, para aprovechar una fiebre de ayudas a la compra.

En cuanto al Colt, fue reemplazado por un modelo global, el Space Star, conocido en otros mercados como Mirage. La historia tiene toda la pinta de repetirse, que Mitsubishi va a dedicar menos recursos al mercado europeo, en vista de que una mayor inversión no siempre implica un retorno en forma de beneficios.

Mitsubishi Outlander PHEV, todo un caramelito en el segmento de los híbridos enchufables

En 2019 Mitsubishi recuperó el control de la red de ventas europeas con una filial (Mitsubishi Motors Europe B.V.), habiendo dejado al cargo a los importadores desde hace 10 años. No sirvió de mucho, ya que las ventas apenas subieron un 3,4%, quedándose por debajo del 1% de cuota en el continente. No compensó el gasto extra.

Takao Kato, CEO de Mitsubishi, explicó a sus accionistas el jueves 18 que el aumento de la inversión para el año fiscal de 2017, un 30% más que respecto a los cuatro años anteriores, no implicó beneficios. De ahí que Mitsubishi vuelva a una retirada inteligente, menor gasto de dinero, pero con nivel similar de beneficios.

MME tiene además un centro técnico en Trebur, Alemania

Sabemos que Mitsubishi es fuerte dentro de la Alianza Renault Nissan Mitsubishi en tecnología híbrida enchufable, en pick-ups y en todoterrenos de chasis de largueros y travesaños, y el formato monovolumen. No hay que esperar que Mitsubishi desarrolle nada específicamente para el mercado europeo, como mucho adaptar modelos de venta global, y desde luego producidos fuera de Europa.

Mitsubishi Eclipse Cross

Las preocupaciones principales de Mitsubishi van a estar en los mercados donde son más fuertes, es decir, Sudesde Asiático, Australia, Nueva Zelanda y otros mercados insulares de Oceanía. Por cierto, Mitsubishi fue de las primeras marcas en abandonar la producción australiana, dejando únicamente a Toyota, General Motors y Ford. Todos acabaron cerrando sus plantas allí.

En resumen, Mitsubishi básicamente va a seguir viviendo de las rentas de sus SUV de éxito, el Outlander y el Eclipse Cross. De momento tanto el utilitario Space Star como el crossover compacto ASX se quedan, y el pick-up L200 sigue teniendo su público aunque no seamos un continente muy amigo de ese tipo de vehículos para los particulares.

Cuando acabe la crisis en la que nos acabamos de meter, que el COVID-19 ha acelerado sin ninguna duda, puede que Mitsubishi vuelva a pelear en otros segmentos donde antes estaba, pero será sin duda mediante sinergias más fuertes con Renault y con Nissan. No tiene sentido que en los mismos mercados los tres compitan entre ellos. Después del 30 de junio conoceremos más detalles.

Configuración de cookiesLas cookies son importantes para el correcto funcionamiento de nuestra web. Usamos cookies para mejorar tu experiencia de navegación, recordar tus datos de inicio de sesión y recopilar estadísticas para optimizar la funcionalidad de la web y ofrecerte contenido personalizado en función de tus intereses. Lee aquí nuestra política de cookies. Acepto