¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
Mis favoritosAccesoVender coche
    Autobild.es

    Nuestra opinión sobre el BMW i8

    Te traemos nuestra opinión sobre el BMW i8 tras haber convivido con él en distintas situaciones. Además iremos actualizándola si volvemos a trabajar con él y nuestra percepción varía. Se trata de un vehículo especial y distinto por sus características.

    Nuestra opinión del BMW i8

    Lo seguimos en su fase de prototipo, lo vimos durante su presentación en los salones más importantes del mundo, estuvimos durante su presentación estática a la prensa, lo hemos probado y comparado con otros modelos. Es hora de contarte que opinamos realmente del BMW i8.

    Rompiendo moldes, por Oscar Magro

    El BMW i8 es un modelo que llegó rompiendo los moldes de todo lo que se había planteado hasta el momento. Mientras sus rivales mantienen las fórmulas tradicionales en modelos como el Mercedes AMG GT o el Audi R8, la marca bávara dio un golpe sobre la mesa con una ejecución inesperada para su flamante deportivo. Con su arriesgado diseño futurista, su tecnología eficiente y su innovador planteamiento se ha convertido en el objeto de deseo de todos.

    Todo el mundo lo mira, todo el mundo lo quiere. Tiene mucho mérito para un coche que tiene el mismo motor de gasolina que un Mini, con un consumo de combustible más bajo que el de un Prius, con la mitad de potencia de un Aventador y cuyo precio está lejos del de un superdeportivo. El i8 es diferente. Es especial.

    Nuevo concepto de deportividad, por Fran Valle

    No es el más rápido, ni el más caro, pero sin lugar a dudas el más tecnológico, innovador y, de largo, el más exclusivo. No es un deportivo en sentido estricto ya que su ADN no comparte los principios de la deportividad en formato clásico. Su ligereza y las sensaciones que transmite al conductor son sus grandes puntos fuertes.

    Es un modelo que se disfruta a cualquier velocidad, despacio con el motor eléctrico funcionando y rápido por la fuerza que ofrece su sistema híbrido que hasta en las situaciones más desfavorables tiene un consumo bajo de carburante.

    Por contra tiene un acceso complicado a las plazas delanteras y exigente en las traseras que por otro lado son impracticables. Otro aspecto a mejorar es su maletero qeu resulta muy escaso con 154 litros de capacidad.

    Umbral de puertas del i8, un obstáculo que tendremos que salvar al acceder a su interior

    Respetuoso con el medio, por Juanjo Delgado

    El BMW i8 es un deportivo único y nada más verlo te percatas de ello. Su diseño es espectacular de líneas muy arriesgadas sobretodo en la zaga pero que han dado como resultado un vehículo muy deportivo y elegante. Un coche del futuro que existe en el presente y con el que nunca pasarás desapercibido allá por donde vayas.

    Además de ello es pura tecnología: tiene el honor de poder decir que fue el primero en equipar faros láser y cuenta con un propulsor híbrido enchufable que le permite finalizar el 0 a 100 km/h en 4,4 segundos con un motor de tres cilindros ¿Qué seria capaz de hacer con uno de mayor tamaño?

    Pero el BMW i8 también es ecología: homologa un consumo medio de casi dos litros a los 100 km y sus materiales, procesos de fabricación y métodos de trabajo que le rodean forman parte de la filosofía BMW i de respeto al medio ambiente durante todo su ciclo de vida, desde su fabricación hasta su destrucción. El i8 es sin duda la mejor carta de presentación que tiene el fabricante en todos los aspectos presentes y futuros.

    Ahí podemos enchufar la manguera y recargar su batería

    Sin rivales directos, por Javier Gómara

    El BMW i8 es un deportivo difícil de catalogar. A la hora de analizar el comportamiento de un coche solemos compararlo con sus rivales para así determinar en qué acierta y en qué falla. Sin embargo este trabajo se vuelve muy complicado con el i8, pues es el primero de un segmento que en unos años estará copado por grandes marcas y rivales.

    Sin embargo podemos decir que BMW ha vuelto a conseguir un gran trabajo. Un deportivo híbrido que se comporta como un deportivo de la vieja escuela. Ágil, preciso, potente, rápido, divertido, innovador. Atributos que fácilmente podríamos apuntar al i8.

    Tan solo la falta de un rugido más prominente nos hará ver que no estamos ante el tradicional seis cilindros en línea. Por todo lo demás el BMW i8 se ha ganado el derecho a estar entre los grandes deportivos de la actualidad.

    BMW i8. Es otro tipo de deportividad