¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
    Autobild.es

    Coches RarunosPeugeot VSP, el imitador de Jeep que el ejército francés no quiso tener

    10
    Peugeot 203RB, la versión final del VSP

    En los años 50 Peugeot intentó sin mucha convicción realizar su primer todoterreno militar para el ejército francés. Se hicieron hasta tres versiones del Peugeot VSP (203R, 203RA y 203RB) pero el ahorro de costes y la inexperiencia hicieron que el proyecto fracasara.

    El Peugeot VSP fue un vehículo todoterreno desarrollado por la marca francesa para las fuerzas armadas francesas en la década de 1950. Finalmente no se puso en servicio de este modelo del que hay poca información y del que se realizaron escasas unidades, motivo por el cual merece pasar por nuestra sección Coches Rarunos.

    Acabando la Segunda Guerra Mundial, el ejército francés pasaba por dificultades y recibió ayuda estadounidense siendo equipados con miles de Jeep Willys MB y su gemelo, el Ford GPW. Aquello sucedió en 1944 y 1945 así que a finales de los años 40 ya iba llegando el momento de reemplazar estos todoterrenos y los líderes políticos franceses impusieron que el ejército debía estar equipado con vehículos construidos en territorio francés.

    El Gobierno francés se fijó en sus tres principales fabricantes en la búsqueda de un reemplazo moderno: Citroën, Renault y Peugeot. La propuesta de realizar un modelo militar fue recibida con gran indiferencia porque Citroën estaba centrada en la fabricación del 2CV y Renault hacía lo propio con el 4CV.

    El Peugeot 203R tenía la estética Jeep y usaba el motor de la berlina 203 con 45 CV

    Peugeot tampoco mostró interés puesto que tras la guerra fue uno de los primeros fabricantes europeos en reanudar sus líneas de producción así que sus ventas de turismos iban bien. En la marca del león no veían óptimo meterse en un proyecto militar donde haría falta desarrollar un modelo especial que en principio le reportaría pocas ventas.

    El Gobierno también expuso sus necesidades a otras marcas más pequeñas y quien recogió el guante en 1947 fue Delahaye. Antes de la guerra, este fabricante francés era reconocido por sus automóviles de lujo, pero con la guerra ese mercado estaba casi extinguido así que la producción de un vehículo militar sería la clave para evitar la bancarrota. Su aventura dio como resultado el Delahaye VLR.

    A pesar de su escasa preocupación inicial, en 1949 finalmente Peugeot buscó una fórmula que le pareció rentable. Si conseguían realizar un todoterreno militar que utilizase muchos componentes de un modelo que tuvieran en producción podrían abaratar costes y ser lucrativo para el negocio.

    Interior sencillo con una instrumentación que procede del 203 de producción

    Además de como vehículo militar también podría tener una variante civil, para uso agrícola, porque en aquella época viendo el éxito de Land Rover se pensaba que estos pequeños todoterrenos podrían reemplazar a los tractores agrícolas. Manos a la obra, aunque se sumaban tarde a la carrera comenzaba el trabajo con el Peugeot VSP (Véhicule Spéciale Peugeot).

    La primera versión del VSP fue el Peugeot 203R. La ‘R’ venía de reconnaissance (reconocimiento), ya que por sus pequeñas dimensiones estaba pensado para misiones de reconocimiento y observación. Sólo tenía 3,40 m de longitud y, como casi todos los vehículos de este tipo en aquella época, estaba inspirado en el Jeep utilizado por los aliados en la Segunda Guerra Mundial.

    Por tanto, 203R se presentaba como un todoterreno ligero con chasis de escalera, ejes rígidos y tracción total con capacidad para cuatro plazas. La carrocería de acero es abierta, sin techo ni puertas, aunque se podía montar un techo de tela extraíble. En el frontal no faltaban los faros redondos, pasos de rueda separados y el parabrisas se podía plegar hacia adelante sobre el capó mientras que en la trasera la rueda de repuesto quedaba montada en el exterior del vehículo.

    La trasera con la lata y la rueda en el exterior del habitáculo, además del obligatorio enganche de remolque

    Como ya desvela el nombre de la versión, este todoterreno tenía mucho en común con la berlina Peugeot 203 que se comercializaba en los concesionarios. El motor, el embrague, la transmisión, el eje trasero y la dirección provienen del 203, además de otros elementos secundarios como el cuadro de instrumentos. También el motor de 1,3 litros y 45 CV, que se asociaba a una caja de cambios de cuatro velocidades con reductora.

    No está claro cuántos prototipos se realizaron del 203R pero la versión más extendida es que se hicieron cinco aproximadamente. Aunque habían entrado en la carrera con Delahaye mucho más tarde, en sólo un año estuvo todo listo y el ejército francés comenzó a realizar pruebas con el Peugeot 203R en verano de 1950. No tardaron en quejarse de la falta de potencia del motor para cumplir con las necesidades de las fuerzas armadas y fue descartado.

    Poco después, en otoño de aquel mismo año, el ejército galo probó el Delahaye VLR. Los dos años de ventaja en el desarrollo que llevaba el VLR sobre el VSP se hicieron notar. El coche era mucho más sofisticado y fue el elegido para recibir un pedido inicial de 4.000 unidades.

    El Peugeot 203RA aumentaba su potencia a los 65 CV

    A pesar de que el contrato ya estaba asignado en Peugeot no se quedaron con las ganas e hicieron algunos ajustes a su modelo, lo que sería su segunda versión bajo el nombre Peugeot 203RA. Se cogieron dos unidades del 203R y se les cambió la mecánica 1.3 de 45 CV del 203 por el motor 1.5 de 65 CV del 403. Sin embargo, tampoco logró convencer en otros tests militares realizados en mayo de 1951.

    Aunque en las pruebas quedaron encantados con el todoterreno de Delahaye, en el mundo real las cosas fueron muy diferentes. La complejidad mecánica del vehículo provocaba averías habituales además de necesitar mantenimiento exhaustivo y costoso. Tras los dolores de cabeza, el ejército perdió la confianza en Delahaye y descartó seguir con esta marca.

    El resultado fue que la producción del VLR se terminó en marzo de 1954 aunque el stock acumulado permitió que las fuerzas armadas siguieran recibiendo unidades hasta 1956. En total se hicieron 9.621 VLR. Delahaye se declaró en quiebra y otro fabricante francés, Hotchkiss, se hizo cargo de la empresa.

    El Gobierno lanzó una nueva licitación en verano de 1954 y esta vez ya no quería vehículos sofisticados sino un vehículo simple, confiable y capaz. Poco tardaron en escoger al legendario Jeep, ensamblado en Francia por Hotchkiss bajo licencia y renombrado como Hotchkiss M201. El ejército no quería experimentos y además suponía la ventaja de que todavía tenían muchas piezas acumuladas de los Jeep dados de baja en los años 40 así que con los nuevos M201 se les daría salida.

    Aunque el Ejército ya había ordenado los pedidos a Hotchkiss, Peugeot volvió a la carga con la tercera versión de su VSP, esta vez con un producto más maduro. Era el Peugeot 203RB y la marca del león aún confiaba en lograr el contrato. Habían despertado y conseguir la adjudicación no era un mal negocio ya que según sus cálculos se podrían fabricar 25 vehículos por día y crear 680 empleos.

    La última versión del Peugeot VSP

    Se construyó una preserie de 12 unidades que el ejército probó en 1955 y 1956. El resultado fue más convincente que con las versiones anteriores pero ya era tarde, las fuerzas armadas francesas siguieron con el Hotchkiss M201. No querían un imitador de un Jeep cuando con Hotchkiss ya tenían tenían un Jeep de verdad.

    Peugeot continuó desarrollando el VSP hasta 1957 pero el proyecto finalmente se suspendió a mediados de 1958. Algunas unidades del 203RB se destinaron al departamento de bomberos de la fábrica que la marca tenía en Sochaux y los estuvieron utilizando hasta 1965.

    El Hotchkiss M201 siguió siendo el vehículo del ejército hasta 1982. Su sustituto fue el Peugeot P4, íntimamente relacionado con el Mercedes Clase G ya que se hizo en colaboración con Mercedes-Benz ¡Peugeot por fin consiguió la producción de un todoterreno ligero para las fuerzas armadas francesas!

    Fuente: L'Automobile Ancienne, Classic Military Vehicle

    Peugeot VSP, el imitador de Jeep que el ejército francés no quiso tener