¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
    Autobild.es

    La estructura de fibra de carbono del Polestar 1 resiste las pruebas de choque frontal

    Fran Romero
    Fran Romero4 min. lectura

    Volvo comienza las pruebas de validación del nuevo Polestar 1. A través de un vídeo nos muestra una de las claves del deportivo híbrido enchufable: el comportamiento de la estructura de fibra de carbono del chasis que, sometido a una fuerza muy elevada puede generar el efecto contrario al deseado, explotar en lugar de deformarse.

    Un prototipo de validación del nuevo Polestar 1 se somete a una prueba de choque frontal

    Volvo ya ha comenzado la fabricación de los primeros prototipos del nuevo Polestar 1. Concretamente, 34 unidades que están destinadas, entre otras, a las pruebas de validación de choques antes de pasar por las pertinentes de Euro NCAP. Con un vídeo especial, el fabricante sueco muestra la deformación de la estructura de fibra de carbono reforzada con plástico del deportivo híbrido enchufable.

    Esta prueba es obligatoria antes de que comience la producción en serie del modelo. A una velocidad máxima de 56 km/h y lanzado como una catapulta contra un sólido bloque de hormigón, el primer modelo de la nueva marca de eléctricos de la compañía sueca hace uso de la misma arquitectura escalable SPA de los grandes modelos de la marca pero la estructura del bastidor no tiene nada que ver.

    Mientras que en los modelos convencionales es de acero de alta resistencia -con algunas secciones de aluminio- en este modelo, y en los de Polestar, se ha recurrido a fibra de carbono reforzada con plástico que ofrece una elevada rigidez de la estructura, al mismo tiempo que un reducido peso en báscula para ofrecer unas altas prestaciones a bordo. Pero, a pesar de la resistencia que este material ofrece, en realidad también tiene un límite de deformación.

    De hecho, la fuerza que es capaz de generar un objeto como un vehículo cuando se somete a una prueba de colisión para estudiar la absorción de energía cinética por deformación permanente puede alcanzar un grado extremo y, como consecuencia, explotar en lugar de deformarse como es lo esperado.

    Pero en el vídeo promocional del nuevo Polestar 1 que puedes ver más arriba, se puede apreciar que no se llegó a este extremo en la colisión frontal. Según los técnicos del fabricante, el prototipo de validación superó esta prueba que era una de las claves del desarrollo del modelo, dejando caer que en choques laterales la estructura también soportará las fuerzas y deformándose, pero realmente no dan datos ni han mostrado imágenes de tales pruebas.

    Por ahora, Volvo continuará con un programa de pruebas para terminar de evaluar la seguridad del nuevo Polestar 1, tanto activa como pasiva, en el centro de desarrollo de seguridad que la marca tiene en su sede de Gotemburgo, pruebas que se extenderán hasta que el modelo inicie su producción en serie de forma oficial -a mediados del próximo año- para comenzar con la entrega de unidades que está prevista finales de 2019.