¿Por qué España quiere prohibir los vehículos térmicos e híbridos en 2040?

El anuncio del Gobierno de eliminar del mercado los coches con tubo de escape -que emitan CO2 directo- para 2040 ha hecho que muchos se lleven las manos a la cabeza, pero se trata de una maniobra que no ha sido precisamente improvisada.

Así será el mundo si se derrite el hielo de los polos, el mar subirá 67,5 metros y miles de millones de personas sufrirán las consecuencias - Imagen: Kevin Gill (Flickr) CC BY

Para empezar, no es la primera vez en nuestro país que se anuncia una medida similar. El Govern de les Illes Balears (o el Gobierno de las Islas Baleares) anuncioó que en 2025 no permitirá la entrada ni la matriculación de ningún diésel, y para 2035 de ningún gasolina. Los existentes podrán seguir usándose hasta el fin de su vida útil.

Para continuar, otras naciones tienen objetivos más ambiciosos todavía. Los siguientes países piensan hacerlo -o ya lo han establecido- en 2025 (Noruega) y 2030 (Alemania, Dinamarca, Holanda, Irlanda e Israel). Vaya, parece que en esos países no gobierna el PSOE ni están sus socios parlamentarios detrás.

Para finalizar, en el año 2040 harán lo mismo los gobiernos de Francia, Reino Unido y la región de Columbia Británica de Canadá. Esa es la lista actualizada al día, pero seguramente se quede desfasada en poco tiempo. Ah, también hay que añadir a Japón, aunque ellos darán más tiempo a la gasolina: 2050.

Los coches eléctricos -recargados con energía renovable- son la mejor solución que se ha inventado para poder continuar teniendo movilidad sin perjudicar al medio ambiente ni elevar las emisiones de CO2. Al contrario, siempre las bajan, o tienden a cero

Con o sin la futura Ley de Cambio Climático y Transición Energética, los fabricantes de coches van a tener que hacer un salto cuántico hacia la electromovilidad. Ya sabíamos que habrá una masiva llegada de motores eléctricos a los vanos de los coches, desde los sistemas híbridos ligeros (semihíbridos o mild-hybrid) hasta los eléctricos puros.

Para el año 2021 los fabricantes deberían llegar a una media de 95 g/km de CO2 en su gama, de media, considerando las ventas. Si se exceden de esos valores (ajustados al tamaño y masa de los coches que venden) pagarán a Bruselas unas multas milmillonarias. Eso, sin electrificación, es sencillamente imposible.

Los combustibles basados en propano/butano (GLP) y metano (GNC) también serán proscritos... son fósiles también, y producen CO2

Tomando los datos de emisiones medias de 2017, los que lo tienen más fácil para llegar al objetivo son Toyota (101,2 g/km), Peugeot (104,5 g/km), Citroën (105,5 g/km) y Renault (106,6 g/km). De media, la industria aumentó sus emisiones medias por las mayores ventas de SUV y más motores de gasolina por la crisis de los diésel.

Se espera un aumento explosivo de las ventas de vehículos eléctricos en pocos años, con y sin leyes que lo estimulen, ante el avance tecnológico y la mejora de la red de recarga

En cambio, Toyota, Peugeot, Citroën y Renault tienen un peso más fuerte en sus ventas de coches de tamaño pequeño o medio, hay más híbridos (caso de Toyota), más eléctricos (ídem con Renault) y pocas versiones gasolina grandes en tamaño o potencia. En cambio, Mercedes-Benz y Mazda, vagones de cola, ven con preocupación cómo tanto SUV les va a perjudicar.

Mazda estimó, con mucha torpeza, que los eléctricos puros solo serán el 5% de sus ventas en 2030

La marca de la estrella tiene 129,1 g/km de media (19º), Mazda llega a 131,2 g/km (20º) e incumple el objetivo de 2015, que eran 130 gramos por kilómetro. Como es poco probable que los SUV se descataloguen para bajar las emisiones de CO2, la eficiencia de los motores debe mejorar, obviamente, pero la electrificación es prácticamente obligatoria. El hidrógeno es otra solución, menos eficiente, pero al menos no produce emisiones directas, solo vapor de agua.

Pero hay más. La Unión Europea está a un paso de obligar a los fabricantes a vender un 35% de coches de emisiones cero para el año 2030. Cuando se llegue a 2040, la propia evolución del mercado ya habrá significado que los eléctricos serán mayoría: red de recarga consolidada, más autonomía, precios competitivos con los térmicos, posibles subidas del crudo, etc. Gasolina y diésel estarán sentenciados, con o sin la colaboración del Gobierno de España. Ojo, los híbridos cuentan como "gasolina", consumen petróleo y tienen emisiones, aunque sean bajas.

Los falsos todoterreno (SUV y crossover) son responsables -así como sus compradores y fabricantes- de un retroceso en la reducción de emisiones, después de una década de caída sostenida

Todo esto obedece no al deseo sádico de amargar a los conductores, sino a la emergencia planetaria que supone el aumento de las emisiones antropogénicas de CO2 (provocadas por el hombre... y la mujer), que en millones de años no han subido tan rápido. No, no suben por los volcanes, apenas representan el 2% de las emisiones anuales.

El CO2 es un gas de efecto invernadero, permite que la Tierra retenga más calor del Sol, por lo que aumenta la temperatura en tierra, mar y aire

Si para 2050 no se recortan en un 90% las emisiones de CO2 del escenario base 1990, se pueden superar los 2 ºC de aumento medio de temperatura. Eso ni se nota en nuestro país (trato de ser irónico), pero sí en los casquetes polares. Que se derritan supone aumento del nivel del mar, cambios en las corrientes, más temperatura en el mar, liberación de CO2 y metano del permafrost...

Eso significa un cambio climático aún más rápido e irreversible. Hasta los millonarios de Hollywood ya han podido comprobar los efectos del cambio climático en sus propias casas recientemente, y lo notarán hasta los más poderosos en sus casas en los Alpes suizos. No hay escapatoria, aunque lo peor se lo llevarán las naciones que más población concentran en las costas, y las más pobres. Solo pueden negar el cambio climático los imbéciles, los sobornados y los mal informados (o los tres a la vez).

Tenemos que ser conscientes de la amenaza que supone el cambio climático en el planeta Tierra. Solo hay que ver qué pasó con el planeta Venus, que es un infierno donde no puede vivir nada, porque hace miles de millones de años sufrió un cambio climático, aunque sin mediación humana. No llegaremos a ver eso aquí, ninguno de nosotros. Venus llegó a ser, antaño, un planeta muy similar al nuestro.

La Tierra, a lo largo de su historia, ha vivido catástrofes peores que el hombre... y la mujer. Las erupciones de algunos volcanes y meteoritos de destrucción total por poco dejan al planeta hecho un erial, pero la vida se abrió camino. Cuando de nosotros no queden ni restos arqueológicos, la Tierra seguirá su curso. Solo las sondas Voyager, ondas de radio emitidas y basura espacial le dirán a alguien que existimos.

El hombre... y la mujer han roto un equilibrio de millones de años en que el CO2 solo aumentaba de forma alarmante con desastres naturales. El homo sapiens sapiens es, por tanto, un desastre natural

Algunos tendrán la suerte de haber muerto antes de que el cambio climático nos tenga bien j****os, pero otros estaremos vivos, y hay que pensar mínimamente en qué mundo queremos dejar a nuestros descendientes. Por tanto, si eliminamos las toneladas de demagogia que hay en esta cuestión, se comprueba que España hará lo mismo que harán otros países, y que acabarán haciendo casi todos.

Tasa tu coche. ¡¡Gratis y sin compromiso!!

El redactor te recomienda

Noticias relacionadas

Más leídas
Más comentadas

¿Qué te parece el nuevo diseño?

Tú opinión nos importa.

Un pequeño formulario con nombre opcional, e-mail opcional y el comentario.

×
Configuración de cookiesLas cookies son importantes para el correcto funcionamiento de nuestra web. Usamos cookies para mejorar tu experiencia de navegación, recordar tus datos de inicio de sesión y recopilar estadísticas para optimizar la funcionalidad de la web y ofrecerte contenido personalizado en función de tus intereses. Lee aquí nuestra política de cookies. Acepto