Baleares vetará los vehículos diésel desde 2025 y los gasolina desde 2035

El Govern de Les Illes Balears ha hecho una audaz propuesta que ha encendido las alarmas en todos los que dependen de los coches gasolina y diésel. A partir de 2025 no entrarán más diésel al archipiélago, y en 2035 ningún gasolina.

El gobierno autonómico presentó su proyecto de Ley sobre Cambio Climático la semana pasada

Antes de llevarnos las manos a la cabeza, como está haciendo medio sector de la automoción, hay que leer las cosas con más calma. Para empezar, hablamos de un proyecto de ley, no aprobado, y que puede chocar con competencias del Estado. Por otro lado, puede haber algún otro problema legal, es un borrador.

La idea del gobierno autonómico es impedir las nuevas matriculaciones de los vehículos diésel en 2025, a la vez que impedirá que se bajen de los barcos para circular por las islas. Diez años después pasará lo mismo con todos los vehículos con motores térmicos, incluyendo los híbridos no enchufables.

Todos los vehículos de los residentes podrán seguir circulando, qué duda cabe, hasta que sus dueños decidan exportarlos a la Península o mandarlos a los desguaces. Lo mismo pasará con las empresas de alquiler, en 2020 deberán ofertar un 2% de eléctricos, y en 2035 el 100%. Será una transición relativamente natural.

Argumentos a favor de la medida

Los coches eléctricos están mejorando sus capacidades de recarga y autonomía con baterías cada vez más grandes. Para 2025, no solo habrán bajado de precio considerablemente, también dispondrán de autonomía suficiente para circular más de un día sin recargar, ¡algunos incluso podrán cargar semanalmente!

El Govern empleará 10 millones de euros para mejorar la red de recarga pública, obtenidos de la ecotasa que se cobra a los turistas, y no será por falta de turistas. A partir de 2018 hablamos de 3 euros de media por persona, con lo que en un solo año se recupera más de 10 veces el dinero destinado a cargadores.

Por otro lado, la configuración isleña es ideal para los coches eléctricos: la energía no sobra, las distancias a recorrer son cortas, y es un medio eficaz para una relación más amistosa con el medio ambiente y los habitantes de las ciudades. Bajará la contaminación, el ruido... y otras cosas que no necesariamente benefician a todos: el negocio de los talleres.

Argumentos en contra

Obviamente hay gente a la que le va a perjudicar que vaya menguando la población de vehículos de combustión interna en las islas, porque los eléctricos tienden a no estropearse, y sus reparaciones son muy escasas. El mantenimiento es muy simple y apenas requiere piezas. Bueno para el usuario, malo para el taller.

La revisión de un vehículo eléctrico suele constar de cambio de filtros (si toca), rellenar el líquido del limpiaparabrisas, comprobar frenos (si toca), neumáticos... y poco más. Habrá talleres que tendrán que cerrar por falta de negocio, y otros tendrán que reciclarse en expertos en electricidad: esa formación no es barata. Los veteranos preferirán cerrar o dedicarse a clásicos.

También hay voces en contra respecto a la infraestructura de carga y los precios de los coches, usando datos de ahora, 2018, cuando en 2025 las cosas serán radicalmente distintas. Aun así, coches que hacen 100 kilómetros suelen hacer muy buen servicio a los habitantes de una isla, donde las carreteras no llegan tan lejos.

La opinión de un periodista del Diario de Mallorca, a modo de ejemplo

Tampoco están satisfechos los concesionarios, que pondrán alegaciones (pegas) al proyecto de ley. Puede que su negocio se acabe resintiendo, si a los habitantes de Baleares los coches les empiezan a durar mucho porque no se van estropeando, venderán menos. Tendrán que adaptarse a esa realidad.

El sector cree que los isleños tenderán a alargar al máximo la vida útil de sus vehículos en vez de pasarse a los eléctricos (el efecto contrario)

También tendrán que adaptarse las gasolineras y cualquier otro negocio relacionado con la movilidad por carretera. Para 2025 habrá hasta sustitutos razonables para los camiones y los autobuses, la tecnología avanza muy rápido, y siete años a futuro es mucho tiempo. Para 2050 la isla puede ser 100% libre de emisiones en el transporte, con la salvedad de algún vehículo clásico que aún resista.

Es dudoso que el Govern pueda lograr objetivos tan ambiciosos, entre alegaciones y choque de competencias, pero si lo logran, será una gozada circular por Mallorca, Menorca, Ibiza o Formentera. Es más, Ibiza y Formentera ya han empezado en esa dirección, apostando fuertemente por los eléctricos como la solución a futuro para la movilidad. Solo hay que cambiar el experimento de escala.

Tasa tu coche. ¡¡Gratis y sin compromiso!!

El redactor te recomienda

Noticias relacionadas

Más leídas
Más comentadas

¿Qué te parece el nuevo diseño?

Tú opinión nos importa.

Un pequeño formulario con nombre opcional, e-mail opcional y el comentario.

×
Configuración de cookiesLas cookies son importantes para el correcto funcionamiento de nuestra web. Usamos cookies para mejorar tu experiencia de navegación, recordar tus datos de inicio de sesión y recopilar estadísticas para optimizar la funcionalidad de la web y ofrecerte contenido personalizado en función de tus intereses. Lee aquí nuestra política de cookies. Acepto