Mis favoritosAccesoVender coche
Autobild.es

El Porsche 911 S 1969 único de Ferry Porsche

Este es el Porsche 911 S de 1969 del propio Ferry Porsche, hijo del fundador de la marca y CEO de la compañía alemana durante una buena parte de la segunda mitad del siglo XX. En 1969 encargó para su uso personal un 911 S muy especial, uno de los primeros de esta versión.

El ejemplar se encuentra en un estado impecable y totalmente original.

A Porsche le gusta recordarnos su glorioso pasado y en esta ocasión nos presenta un ejemplar muy particular. El Porsche 911 S 2.2 litros del mismísimo Ferry Porsche, hijo de Ferdinand Porsche -fundador de la marca- y el CEO de la compañía alemana durante décadas.

Su sobrino Ferdinand Alexander Porsche, más conocido como ‘Butzi’ Porsche, fue el encargado de desarrollar las líneas (hoy icónicas) del nueveonce, y en 1969 Ferry encargó un ejemplar muy especial de la nueva versión 911 S equipada con el nuevo motor de 2.2 litros, la que podemos ver en estas imágenes, tomadas recientemente.

Este ejemplar fue solicitado con unos pocos cambios, como los protectores del paragolpes delantero, que no eran del agrado de Ferry, sin embargo, en la trasera sí que los monta. De un llamativo color verde oliva en su exterior, en el interior podemos encontrar un atractivo habitáculo en tonos marrones, con el clásico salpicadero negro.

El interior se muestra totalmente original.

El habitáculo de este 911 S de 1969 no cuenta con modificaciones y se encuentra en un estado completamente original, con todos sus elementos y superficies intactas, al igual que el resto del vehículo. El estado de este es excepcionalmente impecable y totalmente original, ha sido correctamente preservado durante todos estos años.

Con el número de bastidor 9110300014, esta unidad es una de las primeras de la versión 911 S con el nuevo motor de seis cilindros y 2.2 litros, que entregaba 182 CV (180 hp), la versión más potente de la época, disponible desde 1969 hasta 1971.

El ejemplar estuvo en manos de Ferry Porsche hasta 1971 y desde entonces ha tenido dos propietarios. El último, el coleccionista Michael Heinemann, lo sigue conservando y lo expuso en Pebble Beach hace unos años.

Noticias relacionadas

Configuración de cookiesLas cookies son importantes para el correcto funcionamiento de nuestra web. Usamos cookies para mejorar tu experiencia de navegación, recordar tus datos de inicio de sesión y recopilar estadísticas para optimizar la funcionalidad de la web y ofrecerte contenido personalizado en función de tus intereses. Lee aquí nuestra política de cookies. Acepto