¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
    Autobild.es

    Amores de juventud: el Renault 4

    Amores de juventud: el Renault 4
    18
    El Renault 4, uno de los mitos del siglo XX en el sector del automóvil.
    David Plaza
    David Plaza12 min. lectura

    Al igual que Citröen con su 2CV o FIAT con su Panda, Renault apostó por el mercado de los coches prácticos asequibles. El ‘R4’ o ‘4 Latas’, como se le sigue conociendo popularmente, está ligado a los recuerdos de millones de familias y aquí recordamos su historia.

    Este mismo año se han cumplido 60 años del nacimiento de uno de los coches más relevantes de la segunda mitad del siglo XX: el Renault 4. Un coche que adoptaba un enfoque muy similar al del Citroën 2CV o el FIAT/SEAT Panda, es decir, asequible, espartano, polivalente y muy resistente incluso en el entorno rural.

    Tal es la relevancia del R4 que recientemente la marca francesa ha celebrado su aniversario con el lanzamiento del Air4, un ‘4 Latas’ volador. Pero como todos sabemos, este modesto coche familiar nacido en la década de los 60 no ha pasado a la historia por su velocidad, potencia o sofisticación.

    A lo largo de sus 31 años de permanencia en el mercado (de 1961 a 1992), se vendieron 8.135.424 unidades fabricadas en 28 países diferentes. Incluso, llegó a comercializarse en más de 100. No cabe duda de que la idea presentada por Pierre Dreyfus, director general de Renault durante 20 años, fue todo un éxito.

    Renault 3

    La historia del R4 comienza en realidad con su predecesor, el Renault 3, que se comercializó únicamente durante dos años antes de ser retirado en beneficio de nuestro protagonista.

    El R3 era en realidad una versión menos potente y ligeramente más barata que sirvió como punto de partida para el R4. Mucho más que eso, en realidad, pues las similitudes eran numerosas, tanto a nivel mecánico como estético. Ambos supusieron un punto de inflexión en la historia de Renault, pues fueron los primeros en trasladar toda la mecánica a la parte delantera, rompiendo radicalmente con la herencia del Renault 4CV y el Dauphine.

    Un repaso a la historia del Renault 4 en este espectacular vídeo.

    En 1956, Dreyfus presentó su proyecto a la junta directiva de Renault: un coche pequeño y polivalente que fuera asequible para familias modestas y que permitiera moverse con facilidad en el campo. Las premisas principales en el apartado mecánico quedaron configuradas a través de un pequeño motor de cuatro cilindros colocado en posición delantera, refrigeración por circuito cerrado con vaso de expansión, tracción igualmente delantera y suspensiones por barra de torsión.

    «Un coche debe dejar de reducirse a dos asientos y un maletero. ¡Quiero volumen!», afirmó Dreyfus, y el equipo de diseño capitaneado por Robert Barthaud creó un nuevo concepto de automóvil con las líneas maestras marcadas por Dreyfus. Se estaba gestando un vehículo versátil, apto para conducir en ciudad, en el campo, entre semana, el fin de semana, para ir al trabajo o de vacaciones... un coche que gustará a hombres y mujeres por igual.

    En 1958 se da luz verde al proyecto, que pasa a denominarse 112, pero al que se le conoce como Marie-Chantal para mantener su desarrollo en secreto. Un año después, el Renault 4 ha recorrido millones de kilómetros en diversos países del mundo y condiciones. La fase final de su desarrollo está en marcha.

    Lanzamiento en 1961

    El 21 de septiembre de 1961, el Renault 4 es presentado mundialmente en el Salón Internacional de Frankfurt con cuatro versiones iniciales: R4, R4L, R4L Superconfort y la más básica, R3. Poco después se lanzaría la versión R4T con carrocería de furgoneta.

    Para hacerlo popular rápidamente, Renault lleva 200 unidades a París para exhibirlas junto a la Torre Eiffel, permitiendo que cerca de 60.000 parisinos puedan conocerlo de primera mano. Es el inicio de un gran éxito comercial.

    El Renault 4 GTL a prueba.

    Con un precio de 350.000 francos, el Renault 4 cautiva a los usuarios con su interior de suelo plano, su amplio portón trasero y su banqueta trasera modulable. Además, su mayor altura al suelo y su suspensión de gran recorrido le hacían ideal para el entorno rural. Un coche para todo que pronto desafió al veterano Citröen 2CV.

    Los primeros motores utilizados eran pequeños bloques de 603 cm³ para el R3 y 747 cm³ para las diferentes versiones del R4, ofreciendo ambos potencias comprendidas entre 23 y 27 CV.

    No hay muchas unidades de ocasión a la venta, pero en Motor.es puedes encontrar algunas. Click aquí

    Pronto el R3 deja de producirse y llega el R4 Super con un motor de 845 cm³ y 30 CV, mecánica que posteriormente se extendería al resto de la gama. El gran portón trasero con las bisagras situadas en la parte superior llega en 1963, dándole al coche aún más polivalencia. También llega una transmisión sincronizada y la primera edición limitada: el R4 Parisienne lanzado en colaboración con la revista Elle.

    En marzo de 1964, se vende la unidad 500.000 y se introducen los asientos reclinables individuales, además de la versión 4x4 para mejorar aún más sus cualidades todoterreno. Ya en 1965, el nombre del coche abandona la R y pasa oficialmente a ser Renault 4.

    Coche de culto

    El paso de los años, así como su éxito comercial, permiten la paulatina introducción de diversas mejoras a todos los niveles, lo que provoca que la popularidad del Renault 4 no decaiga e incluso aumente.

    En 1966, se vende la unidad un millón y dos años después ya son dos millones los coches comercializados. En ese periodo llega también la caja de cambios manual de cuatro velocidades y cambios estéticos relevantes como la integración de los faros en la parrilla delantera, un cuadro de mandos más completo y claro o un nuevo interior de las puertas. También hereda el eje delantero del Renault 6 y se lanza la versión ‘Targa’ con techo abatible: el Renault 4 Plen Air.

    Coincidiendo con los tres millones de unidades vendidas, el Renault 4 da un paso más en su consolidación como vehículo de culto al aparecer en la película Trafic, del director francés Jacques Tati.

    Euro 1

    Con el paso de los años, Renault mantiene su ritmo de actualización sostenido, pero constante. Poco a poco se aumenta la potencia de los motores hasta llegar a los 34 CV de las versiones TL y GTL, lanzadas a mediados y finales de la década de los 70. El Renault 6 sigue cediendo elementos mecánicos a su hermano pequeño, que también recibe una edición limitada de competición denominada Coupe de France Renault Cross Elf, campeonato que llegó a reunir hasta 60 coches en cada carrera y que duró nada menos que 10 años.

    En 1975 llegan los limpiaparabrisas con retorno automático a su posición, en 1976 un alternador trifásico y la versión Safari. En 1977 se alcanzan los cinco millones de unidades comercializadas, récord para un coche francés, y al año siguiente llega el Renault 4 GTL, la versión más apreciada de este exitoso vehículo con sus 34 CV de potencia y 6,3 litros de consumo en tráfico urbano.

    Con el final de la década, nuestro protagonista conquista el Rally París-Dakar con los hermanos Bernad y Claude Marreau llegando en segunda posición a bordo de un Renault 4 Sinpar 4x4 y ya en 1980 llegan los neumáticos sin cámara y cinturones automáticos para los asientos traseros en la versión tope de gama, la GTL.

    Ya bien entrada la década de los 80, el Renault 4 sigue recibiendo mejoras, pero también comienza a dejar de venderse en algunos países de Europa. Su final definitivo se produce en 1992 tras haber superado la barrera de los ocho millones de ventas. ¿La razón? la nueva normativa anticontaminación impuesta por Europa, la Euro 1, haría demasiado cara la renovación de un modelo tan antiguo, por lo que Renault decide centrarse en los más modernos Renault Supercinco, Renault 19 y el posterior Renault Mégane, entre otros.

    30 años más tarde, el Renault 4 sigue presente en el mundo del automóvil a través de numerosos clubes de fans, restauraciones y festivales que honran su existencia y contribuyen a que perdure en el tiempo. Los 4L Trophy congregan a enamorados del R4, conocidos como «Trelleurs», para competir en raids por todo el mundo, mientras que otros ponen a prueba las capacidades de su Renault 4 durante el Meeting 4L International. ¡Larga vida al ‘4 Latas’!

    El interior del primer Renault 4 era muy espartano.

    CARACTERÍSTICAS TÉCNICAS

    El Renault 4 supuso una revolución en su época por su gran modularidad y espacio.

    No te pierdas el resto de clásicos recordados en nuestra sección, Amores de juventud.

    Fotos: wheelsage.org

    Amores de juventud: el Renault 4