¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
Mis favoritosAccesoVender coche
Autobild.es

La ofensiva diésel Blue dCi de Renault empieza a caer en Europa

Bloque diésel Blue dCi de Renault

A los del Rombo se le empieza a atragantar la inversión realizada en la nueva gama de motores diésel, que ya se ha extendido por toda la oferta de modelos, incluida Dacia y que cumple con la norma Euro 6d-TEMP con los avanzados Blue dCi.

Los famosos "Blue dCi" se están implantando también en Dacia y cuentan con sofisticada tecnología de tratamiento de partículas para cumplir con los estándares de emisiones más recientes y los que están por venir, la Euro 6d e, incluso la Euro 7.

Esta nueva generación de motores fue desarrollada por los franceses y compartida con los de Mercedes, para la gama de compactos desde el Clase A y hasta el Clase C. Pero fueron los de la estrella los que desmontaron los bloques y los volvieron a montar con su propia tecnología, añadiendo el famoso líquido AdBlue y su correspondiente filtro SCR, solución que Renault no contaba.

El Renault Mégane un éxito de ventas, es el último modelo en contar con los motores diésel Blue dCi

Una vez que los alemanes introdujeron en el mercado la nueva generación del Clase A, entonces los del Rombo se valieron de las mejoras adaptando los bloques a sus modelos y características.

Pero ahora, se le está yendo de las manos la inversión realizada porque no venden tantos como sería deseable; al menos, ni siquiera los necesarios para recuperar la parte invertida.

Aunque es conocido que los diésel no pasan por su mejor momento desde hace unos años, y mientras que algunos fabricantes renunciaron a apostar por este combustible, Renault fue de los que insistieron en "ver futuro" y hacer lo contrario.

Hoy, la marca francesa se ha dado cuenta de que los compradores prefieren gasolina. Por ahora, en República Checa, uno de cada diez unidades de Renault vendidas es diésel... En los Mégane, Scénic y Kadjar, la estrella es el motor 1.3 TCe, mientras que en los Talisman y Espace el 1.8 TCe se lleva la palma.

Por ahora, el problema se está dando en este país, pero los franceses temen que se traslade a otros mercados. Y es que la fuente de esta noticia apunta a una razón fundamental para el fenómeno que está viviendo la marca francesa: el elevado precio de los modelos diésel frente a los gasolina.

Una diferencia de precio al alza -y muy significativa- comparada con los anteriores motores diésel en la que se incluye la tecnología necesaria para superar las normas de emisiones de la Unión Europea, en el que se cumple a rajatabla el principio de "a mayor complejidad, mayor coste".

Fuente: RNews.cz

Noticias relacionadas

Configuración de cookiesLas cookies son importantes para el correcto funcionamiento de nuestra web. Usamos cookies para mejorar tu experiencia de navegación, recordar tus datos de inicio de sesión y recopilar estadísticas para optimizar la funcionalidad de la web y ofrecerte contenido personalizado en función de tus intereses. Lee aquí nuestra política de cookies. Acepto