¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
    Autobild.es

    Renting o comprar un coche: 3 preguntas para saber qué te conviene más

    Renting o comprar un coche: 3 preguntas para saber qué te conviene más
    Actualmente, existen varias maneras de acceder a un vehículo privado.Freepik
    David Plaza
    David Plaza5 min. lectura

    Cada vez es más habitual seleccionar la modalidad de renting para disponer de un coche privado, aunque siguen siendo muchas las personas que optan por comprar un vehículo en propiedad. Te ayudamos a saber qué opción es mejor para ti.

    Los gustos y necesidades de la sociedad están cambiando y, si hace unos años se daba por hecha la compra de un coche, actualmente son muchas las personas que renuncian a ello o toman un camino diferente al convencional.

    Esto hace que ya sean muchos los conductores que se planteen la opción del renting, una modalidad de alquiler a largo plazo que ofrece muchas comodidades y ventajas, pero que no siempre compensa económicamente.

    El mercado está cambiando y aún no está claro cómo evolucionará de aquí a cinco o 10 años

    Así pues, ¿qué es mejor para ti?¿Comprar un coche nuevo o de ocasión, o apostar por el renting? Vamos a intentar ayudarte a responder a la pregunta del modo más claro posible.

    Antes de comenzar, ¿quieres conocer en profundidad en qué consiste el renting y cuáles son sus principales características? Entonces no te pierdas este artículo en el que profundizamos sobre ello.

    1. ¿Cómo quieres gastarte el dinero?

      Lo primero que debes tener en cuenta es cómo quieres utilizar tus ahorros para disponer de un coche. ¿Puedes desembolsar una gran cantidad de dinero e incluso pagar el coche al contado? ¿Puedes entregar una entrada y financiar el resto? ¿O te resulta más ventajoso evitar un gran desembolso inicial y pagar una mensualidad?

      En este último caso, optar por el renting es lo más sencillo, pues no tendrás que hacer frente a ninguna entrada ni cantidad inicial, ya que sólo pagarás una cuota mensual fija durante el periodo de duración del contrato.

      2. ¿Cuánto tiempo quieres tener este coche?

        Esta pregunta es realmente importante, pues comprar un coche prácticamente te obliga a mantenerlo durante al menos 10 años para que compense su adquisición. Pero, en ese caso, debes tener claro que el tipo de vehículo que vas a comprar es el que satisfará todas tus necesidades a largo plazo.

        ¿Grande o pequeño?¿SUV o berlina?¿Diésel, gasolina, híbrido o eléctrico?¿Con etiqueta C, ECO o CERO para entrar en la ciudad sin restricciones? ¿Cómo de estable es tu actividad profesional actual?¿Puede eso afectar al tipo de coche que necesitaras en el futuro?¿Teletrabajarás, volverás a una oficina, necesitarás acceso a grandes ciudades, harás muchos más kilómetros, menos?

        El coche que he elegido, ¿me seguirá siendo útil en unos años?

        El mercado está cambiando y aún no está claro cómo evolucionará de aquí a cinco o 10 años, especialmente en lo referente al avance de la movilidad eléctrica y las políticas que las administraciones aplicarán para combatir al coche con motor de combustión, al que claramente le han declarado la guerra.

        Obviamente, la opción del renting, en la que puedes elegir la duración del contrato que te ate a un modelo de coche concreto, permite mayor flexibilidad a la hora de adaptar tu vehículo a necesidades variables. Está claro, si no sabes cómo será tu vida a corto o medio plazo, el renting es la respuesta.

        3. ¿Qué uso le quieres dar al coche?

          Finalmente, debes preguntarte qué tipo de relación quieres tener con tu coche. ¿Lo consideras un servicio que debe ser, ante todo, práctico y adaptable a tus necesidades según estas vayan evolucionando?

          O, por el contrario, ¿consideras que el coche es un bien que quieres conservar a largo plazo y que es más que una simple herramienta? Esto, obviamente, implica tenerlo al menos 10 o 15 años y asumir los riesgos y responsabilidades de un vehículo que va envejeciendo con el paso de los años.

          Si tienes claras las respuestas a estas preguntas, entonces es momento de hacer números y decidir si la opción elegida es viable económicamente. Como es lógico, también entran otras variables como desgravaciones fiscales, devaluación del vehículo, o evolución del mercado de segunda mano. Sea como fuere, esperamos haberte ayudado.

          ¿Has optado por la compra de un vehículo? No te pierdas nuestras ofertas para coches nuevos y de segunda mano.

          Fuente: Idoneo