¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
    Autobild.es

    El nuevo Rolls-Royce Ghost Black Badge debuta con un grado más deportivo

    El nuevo Rolls-Royce Ghost Black Badge debuta con un grado más deportivo
    19
    Rolls-Royce Ghost Black BadgeRolls-Royce
    Fran Romero
    Fran Romero4 min. lectura

    Como era de esperar, el nuevo modelo «deportivo» de la firma británica es la berlina de acceso a la gama. El nuevo Rolls-Royce Ghost Black Badge es el último integrante que se suma a la exclusiva oferta de los etiqueta negra. Con un plus más agresivo por fuera y sin renunciar a su elevado confort, el Ghost gana también un extra de potencia.

    Los pretendientes del nuevo Rolls-Royce Ghost ya tienen una nueva opción para pensarse un poco más todavía si decantarse por el lado más deportivo o apostar por una personalización especial y aumentar el ya de por sí alto nivel de lujo que ofrece. La firma británica acaba de presentar el cuarto modelo con la ya habitual etiqueta negra, el Rolls-Royce Ghost Black Badge.

    La imponente berlina se ha presentado con un par de combinaciones de colores, aunque el fabricante ya ha dejado claro que la gran mayoría de los compradores se declinan por uno: el negro oscuro, aunque por supuesto se ofrecen otras opciones o carrocería bitono con color de contraste. Este Ghost más especial también destaca por el acabado oscurecido de la parrilla del radiador, además de por las brutales llantas de aleación de 21 pulgadas, con unos reflejos azules. Las llantas están construidas con 44 capas de fibra de carbono para rebajar el peso del conjunto.

    Foto Rolls-Royce Ghost Black Badge - exterior
    El Rolls-Royce Ghost Black Badge ya no es solo un modelo exclusivo, sino también deportivo

    Rolls-Royce Ghost Black Badge, cuarto Etiqueta Negra

    Por dentro, los pasajeros se envuelven en una atmósfera especial, con un revestimiento de cuero y napa en colores azul y negro, predominando especialmente el primer color. La decoración de las molduras del salpicadero se han realizado en meta, pero por supuesto el catálogo de Rolls-Royce Bespoke está a la entera disposición con otros materiales más lujosos y sofisticados.

    Los ingenieros de la firma británica también han retocado las especificaciones técnicas del chasis para el Ghost Black Badge. El fabricante ha señalado que cuenta con una calibración especial, que no solo mantiene el incomparable nivel de con confort a bordo del que hace gala, sino que ahora es capaz de ofrecer un comportamiento dinámico más deportivo. Frenos potenciados y una dirección más directa son las grandes novedades en este apartado.

    El Rolls-Royce Ghost Black Badge mantiene el enorme motor de gasolina V12 biturbo de 6.75 litros, pero sus 572 CV de potencia máxima que ofrece el modelo normal se han llevado a unos «redondos» 600 CV. El par motor también se ha incrementado, pasando de los 850 Nm de serie a ​​900 Nm, además de recortar el tiempo de cambio entre relaciones de la caja automática de 8 velocidades. Unas modificaciones necesarias para lograr unas prestaciones difíciles de creer en un modelo de 5,5 metros y casi 2,5 toneladas: de cero a 100 km/h en 4,7 segundos y capaz de alcanzar una velocidad punta de 250 km/h.

    Foto Rolls-Royce Ghost Black Badge - interior
    El suntuoso interior del Rolls-Royce Ghost Black Badge ofrece una atmósfera más deportiva
    El nuevo Rolls-Royce Ghost Black Badge debuta con un grado más deportivo