¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
    Autobild.es

    Sebastián Montoya: «El LMP2 ha sido el mejor coche que he pilotado»

    Sebastián Montoya: «El LMP2 ha sido el mejor coche que he pilotado»
    Sebastián Montoya fue uno de los nombres propios del 'rookie test' del WEC en Bahrein.
    Fernando Sancho
    Fernando Sancho3 min. lectura

    Sebastián Montoya estuvo a los mandos del LMP2 de DragonSpeed durante el 'rookie test' del WEC en Bahrein.

    Con los Fórmula 4 como referencia, el hijo de Juan Pablo Montoya quedó fascinado por la potencia y rendimiento del LMP2.

    Sebastián Montoya todavía está dando sus primeros pasos en el mundo de la competición. De hecho, su temporada 2021 ha estado centrada en la Fórmula 4, tanto en Alemania como en Italia. Con todo, el hijo de Juan Pablo Montoya tuvo la oportunidad de participar en el 'rookie test' del WEC a los mandos del LMP2 de DragonSpeed, mismo prototipo que ha conducido su padre durante la temporada. Una experiencia totalmente nueva para Montoya Jr. y que ha dejado fascinado al piloto de 16 años. Al menos, esto es lo que se deduce de sus palabras al echar la vista atrás y hacer balance de esta sesión de pruebas.

    De hecho, Sebastián Montoya ha explicado en la web oficial del WEC que pilotar el LMP2 está a otro nivel. Con todo, el hijo de Juan Pablo Montoya respondió a la perfección y logró estar en ritmo rápidamente, tal y como ha confesado Elton Julian, dueño de DragonSpeed. Fruto de su buen hacer, el test para Montoya Jr. fue a pedir de boca: «Fue una gran experiencia conducir un LMP2, obviamente. Lo estuve esperando durante un tiempo y por suerte no me sentí tan nervioso como esperaba. Henrik Hedman, Ben Hanley, mi padre y Elton Julian me ayudaron mucho. Todos los ingenieros me ayudaron para que pudiera vivir una experiencia increíble».

    En esta línea, Montoya Jr. ha añadido: «El LMP2 ha sido el mejor coche que he pilotado. Nunca había pilotado un coche tan potente y poderoso, así que tuve que prepararme y asimilar todo rápidamente. Después de algunas vueltas me sentí bastante cómodo y pude dar un número alto de giros a sus mandos. Sólo puedo dar las gracias a todo el equipo. Fue genial tener allí a mi padre y también verlo de nuevo en acción. Me encantaría correr con un LMP2 en algún momento. Siempre he querido probar autos deportivos, más aún después de haber vivido Le Mans este año, prueba en la que vi a mi padre ganar su categoría».

    Fotos: FIA WEC