¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
    Autobild.es

    ¿Estás sin batería? E-GAP recargará tu coche eléctrico en la calle con furgonetas especiales

    ¿Estás sin batería? E-GAP recargará tu coche eléctrico en la calle con furgonetas especiales
    Estas furgonetas pueden recargar coches eléctricos en la calleE-Gap
    Javier Costas
    Javier Costas6 min. lectura

    Llega a España la empresa E-Gap, que lleva tres años prestando un servicio de recarga bajo demanda de vehículo a vehículo. No volverá a ser un problema el haber quedado con poca carga en las baterías y sin posibilidad de llegar a un punto de recarga.

    ¿Quién no ha necesitado alguna vez pedir prestado un cargador porque el teléfono móvil está a punto de apagarse por falta de batería? El mismo problema se puede dar con un coche eléctrico por falta de previsión o no haber podido recargar -por cualquier motivo-. Llega a España E-Gap para evitar ese problema.

    Supongamos que hemos conducido nuestro coche eléctrico hasta que no ha podido más, necesitando una recarga de emergencia para poder volver o terminar el trayecto. E-Gap se encarga de traer un cargador rápido hasta donde está el coche estacionado, y darle la energía que necesita. Técnicamente hablando, es recarga de vehículo a vehículo (V2V).

    El clásico remedio de transferir energía con pinzas solo sirve para el arranque, no puede recargar baterías de alto voltaje

    Esta compañía de origen italiano está ya presente en Italia, Francia, Alemania y el Reino Unido. Recién ha anunciado su llegada al mercado español, inicialmente a la ciudad de Madrid y posteriormente a Barcelona, donde se acumulan la mayoría de coches eléctricos matriculados. Otras ciudades llegarán más adelante.

    ¿Cómo funciona E-Gap?

    Hay que estar registrado en su sistema, algo que podemos hacer en minutos con su aplicación móvil para Android o iPhone. Una vez que tengamos una cuenta a nuestro nombre y un medio de pago asociado -porque no se paga en efectivo-, basta con solicitar el servicio de recarga.

    Mediante geolocalización, la posición del coche se envía a un operario, que acudirá al sitio con una furgoneta adaptada con baterías adicionales. Piden que el coche esté correctamente estacionado y a ser posible quede espacio para que la furgoneta de E-Gap aparque al lado.

    La trampilla que da acceso al enchufe debe quedar abierta, especialmente si no vamos a estar presentes cuando llegue la asistencia. El operario aparcará al lado, conectará el cable y esperará a que el proceso de recarga se complete. El cliente elige anticipadamente cuántos kWh pretende recargar.

    Las furgonetas de E-Gap pueden ser muy rápidas, tienen una potencia de 130 kW, siempre y cuando el coche acepte ese ritmo. El eslabón más lento de la cadena siempre determina la velocidad máxima de recarga, entre otros factores (temperatura, estado de carga...).

    Dado que es un servicio que no se va a solicitar habitualmente -tienen que repercutir el coste del servicio-, y partiendo de la base de que van a recargar baterías con poca carga, estas aceptarán mucha potencia fácilmente. Es a partir del 80% cuando el proceso se ralentiza bastante y caen los amperios.

    E-Gap está tejiendo alianzas con distintas empresas, como Stellantis, EnelX, Avis o Saba, para dar servicio a su vez a los clientes de estas. E-Gap contará con 20 furgonetas de recarga eléctrica bajo demanda en España a finales de año. La empresa acumula tres años de experiencia positiva en otros mercados y ha estado creciendo.

    Mientras el coche se recarga, hay tiempo de sobra para tomar algo cerca - Fotografía: Freepik.es

    No es la primera vez que llega a España un servicio de este tipo. Previamente First Stop ofrece un servicio de recarga de emergencia de la mano de Full&Fast con furgonetas Nissan e-NV200 y triciclos Scoobic. Además, la empresa L-Charge realizó una demostración de sus furgones de recarga en Barcelona, aunque no opera en España, solo en Londres.

    E-Gap cuenta con más potencia de recarga que los vehículos de First Stop, que funcionan de 7,2 a 22 kW. Su ámbito de operación también es Madrid y Barclona, aunque está limitado a flotas y empresas. Este servicio es uno más de los que van a poblar el ecosistema de la electromovilidad en poco tiempo.

    Uno de los principales problemas de adopción del coche eléctrico es el miedo «a quedarse tirado» o ansiedad por autonomía. Empresas como E-Gap permiten al usuario local despreocuparse, si se alinean los planetas y las baterías se agotan, se puede pedir una recarga rápida a un precio razonable, evitando tener que llamar a la grúa para pedir una recarga en un taller.