¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
    Autobild.es

    Embrach presenta el Skoda Kodiaq RS Ursus, un SUV de 7 plazas de armas tomar

    Embrach presenta el Skoda Kodiaq RS Ursus, un SUV de 7 plazas de armas tomar
    3
    Skoda Kodiaq RS UrsusEmbrach Edition
    Fran Romero
    Fran Romero4 min. lectura

    El Skoda Kodiaq RS es uno de los SUV deportivos más asequibles del mercado. El modelo cumbre de la marca checa ha pasado por las manos de unos auténticos especialistas en la materia del tuning, los suizos de Embrach Edition. El resultado es el exclusivo Skoda Kodiaq RS Ursus.

    El Skoda Kodiaq RS es la versión más deportiva del modelo de la marca checa. El único de los tres SUV disponibles en la oferta que ofrece prestaciones muy deportivas, y prácticamente el único de su categoría en sumar esta cualidad a la del gran espacio de su habitáculo con nada menos que siete plazas. Pero, para los especialistas suizos de Embrach no es suficiente el rendimiento que ofrece, por lo que han desplegado toda su experiencia para transformar al más potente de los Kodiaq en una verdadera máquina.

    Salta a la vista que no nos encontramos ante un Kodiaq RS normal y corriente. A pesar de que se ha tratado de mantener la esencia principal del modelo, las novedades son más que importantes. Cabe destacar que la nueva preparación se ha realizado tomando como base el modelo original, y no el reciente facelift al que se ha sometido. Aún así, la estética es más agresiva gracias a una calandra que luce completamente cromada, y a un paragolpes delantero con un nuevo diseño de las tomas de aire con un patrón de nido de abeja en todas ellas y extendidas a todo lo ancho, sin divisiones.

    Foto Skoda Kodiaq RS Ursus - exterior
    El Skoda Kodiaq RS Ursus de Embrach Edition ofrece una vista trasera más agresiva

    El Skoda Kodiaq RS Ursus combina elegancia y deportividad

    A pesar de que distinguir esta imagen cuesta algo más, llama mucho más la atención por la imponente postura sobre el asfalto, ya que dispone de un kit especial que ha aumentado la anchura del modelo checo en nada menos que 140 milímetros. Los tremendos pasos de ruedas dan cuenta de este detalle, como también las brutales llantas de aleación de 21 pulgadas de diámetro, montadas en neumáticos con 275 milímetros de ancho de la banda de rodadura o los 40 milímetros que se le han restado a la altura de la carrocería al suelo comparado con el modelo de producción en serie.

    Los de Zúrich no han dado cuenta de novedades especiales en el interior, pero donde sí que se han explayado es en el apartado mecánico. Skoda se vio obligada a retirar al modelo estrella del mercado en 2020 porque su motor diésel biTDI no cumplía con las exigentes normas de emisiones de CO2, aprovechando el facelift para sustituir ese bloque por uno de gasolina de 2.0 litros y una potencia máxima de 245 CV. El especialista suizo en tuning ha puesto su granito de arena aumentando esta cifra hasta los 275 CV, al mismo tiempo que el par motor máximo también se ha incrementado: de 370 Nm a unos brutales 545 Nm.

    Un importante aumento en las dos especificaciones que se han de reflejar también en las prestaciones, rebajando el tiempo de aceleración y aumentando la velocidad máxima, cifras de las que el preparador no ha dado cuenta alguna, pero que también ha obligado a realizar alguna mejora en el cambio automático de doble embrague y 7 velocidades DSG. Una transmisión que mantiene, como también la tracción total a las cuatro ruedas.

    Embrach presenta el Skoda Kodiaq RS Ursus, un SUV de 7 plazas de armas tomar