¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
    Autobild.es

    Cómo tapizar el coche tú mismo: asientos y otras piezas

    Si haces tú mismo el tapizado de los asientos del coche te costará mucho menos.

    El tapizado del coche es una parte clave, indudablemente. No solo los asientos sino también los recubrimientos de las puertas, por ejemplo. Y si el tiempo les ha hecho daño, o la suciedad, tú mismo puedes tapizar el coche de forma relativamente sencilla.

    El tapizado de un coche está presente en los asientos, principalmente, pero también puede estar en otras zonas como recubrimientos de las puertas. Sea donde sea, ese tapizado se puede reparar o sustituir; en el segundo caso estaríamos hablando de tapizar, como tal, y es un proceso de restauración. Hay quienes están especializados en esto, pero si queremos ahorrar podemos hacerlo por nosotros mismos.

    Antes de enfrentarte a tapizar los asientos del coche, u otras partes, deberías saber que todo influye en la calidad final y el resultado. Desde el tejido que compremos, que es una parte crítica en todo este proceso, hasta la limpieza con que hagamos el trabajo, y pasando por cualquier otro aspecto.

    Los asientos no son los únicos, muchos coches tienen tapicería en las molduras de las puertas.

    ¿Qué materiales voy a necesitar para tapizar el coche?

    Los materiales que vas a necesitar no son muchos, básicamente un kit de costura compuesto por agujas y un cortador. Y por supuesto, el material propio para coser que serán los hilos y el tejido que vayas a utilizar para tapizar los asientos del coche, o cualquier otra parte que tenga tejido y vayas a restaurar.

    • Hilo.
    • Agujas de coser.
    • Cortador de hilos.
    • Tejido.
    • Tijeras.

    Pero tienes que tener en cuenta que no es lo mismo textil que polipiel, por ejemplo. ¿Por qué? Porque el tejido textil es más fino y por tanto utilizaremos un hilo más fino, así como también agujas típicas. Sin embargo, si vamos a tapizar con cuero o polipiel tendremos que hacer uso de agujas más gruesas, específicas para este tipo de material, y también hilo más grueso.

    Puedes restaurar tu tapicería o cambiar de textil a polipiel tú mismo, por ejemplo.

    Cómo tapizar los asientos del coche (y otras piezas), paso por paso

    El primer paso será retirar los asientos del coche. Podemos empezar con uno, trabajar con él hasta el final y, cuando hayamos terminado y lo hayamos colocado de nuevo en su anclaje, entonces sí, sustituir el siguiente. Sea como fuere, una vez extraído del anclaje y el vehículo, y llevado a donde vayamos a trabajar, es recomendable mirar las costuras que ya tiene de fábrica.

    Revisando las costuras podremos comprender qué piezas de tejido tiene el asiento; es decir, de cuántas y de qué manera está compuesto el tapizado al completo. Lo siguiente que haríamos sería, con el cortador de hilos, ir cortando de forma manual toda la costura de la pieza que vayamos a sustituir, o de todas y cada una de las piezas exteriores.

    La misma pieza que hayamos quitado y queramos sustituir la podemos poner encima de nuestro rollo de tejido para ver las dimensiones exactas y cortar en consecuencia. De este modo respetaremos las medidas originales y encajará todo a la perfección cuando procedamos al cosido. Y si no es una pieza, sino todo el tejido completo el que vamos a sustituir de nuestro tapizado, procederemos igual y tomando como referencia las piezas de tejido originales.

    No es demasiado difícil, pero sí requiere de mucho tiempo y mucha paciencia.

    Un asiento está compuesto de varias piezas de tejido, cada una de ellas con sus medidas y formas. Si las replicamos en nuestro nuevo tejido, el siguiente paso será tan sencillo, pero tan laborioso, como coserlas del mismo modo en que estaban cosidas las piezas originales. Y en este caso, si vamos únicamente a sustituir piezas concretas del tejido nos será mucho más fácil, porque podremos seguir las costuras originales.

    A lo largo de todo este proceso ten cuidado con algo: hay una serie de costuras centrales que sirven para mantener la tensión del tapizado. Debes replicarlas también si no quieres que el tejido se arrugue y se deteriore con facilidad. Además, en caso de no hacerlo será bastante más incómodo.