¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
Mis favoritosAccesoVender coche
    Autobild.es

    La tecnología de iluminación LED se convierte en una referencia del diseño

    Luces traseras LED del nuevo Audi A7 Sporback

    La iluminación LED se ha convertido en un estándar en la industria de la automoción. Casi todos los modelos del mercado cuentan con con faros y luces con esta tecnología, cada vez cobrando mayor protagonismo en el interior por las grandes posibilidades que ofrece.

    Los diodos electro-luminiscentes que conocemos como LED se han convertido en un estándar entre los fabricantes. Raro es el modelo que todavía no cuenta con ellos en las luces diurnas, los faros o las luces traseras. Una fuente de luz de bajo consumo, con una larga vida útil y que ofrece una gran capacidad de iluminación, con un brillo muy cercano al de la luz del sol.

    Los LED han dejado atrás su mera función de iluminación exterior, ahora son una de las estrellas en el diseño de interiores, convirtiéndose en una cualidad fundamental de la estética, y con la que juegan los diseñadores a su antojo. Solo hay que ver su importancia en la iluminación ambiental de múltiples colores y con un aspecto cenital para que no moleste.

    La barra luminosa de LED en verde en la base del parabrisas indica que está listo para conducir. / Foto: Engadge

    Los LED juegan un papel muy importante en la elección de los clientes a la hora de comprar coche, el poder variar su intensidad y color es uno de los preferidos, ganando mayor fuerza en la personalización. Su pequeño tamaño permite incrustarse en cuero y otros materiales textiles dando grandes resultados como el techo estrellado de los Rolls-Royce.

    Los fabricantes avanzan en nuevas tecnologías con los LED y el color como protagonistas. De hecho, uno de los primeros ha sido el nuevo Volkswagen ID.3. El eléctrico cuenta con una barra luminosa encima del salpicadero que se ilumina con diferentes colores expresando distintos estados; por ejemplo, si está bloqueado o si esta listo para empezar la conducción. La idea es establecer una comunicación con el color, parpadeos, intermitencias, movimientos animados, etc.

    Y este paso no está tan lejano, más bien más cercano de los que pensamos. Pero hay un escalón más que se asocia con la inteligencia artificial, el de iluminar según estado de ánimo y sentimiento, ofreciendo un ambiente más cálido, alegre o fresco según el comportamiento de los pasajeros.