¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
Mis favoritosAccesoVender coche
    Autobild.es

    Tesla debería insistir en que sus coches NO son autónomos: otro conductor ha muerto

    Steven M. Hendrickson posando con su Model 3@teslaclubsocal (Instagram)

    La historia se ha vuelto a repetir. La víctima mortal de un accidente reciente de tráfico en Estados Unidos, que iba conduciendo un Tesla, puede ligarse a un uso indebido del sistema Autopilot. Era conocido por sus loas al sistema en redes sociales.

    El pasado 5 de mayo hubo un accidente de tráfico en Fontana, una población a 80 kilómetros al este de Los Ángeles (California), concretamente en la Interestatal 210. Un Tesla Model 3 impactó contra un camión con semirremolque que se encontraba atravesado en una autopista. El conductor murió, resultaron heridos graves otros dos hombres que se encontraban cerca del camión y requirieron hospitalización.

    La Administración Nacional de Seguridad del Tráfico en las Carreteras (NHTSA) está investigando lo sucedido. De momento no está claro si el sistema Autopilot del coche estaba en funcionamiento o no. La policía (California Highway Patrol) dijo preliminarmente que el Autopilot estaba activado, pero al día siguiente reculó y dijo que no estaba tan claro. Indiciariamente, tiene pinta de que sí se estaba usando.

    La víctima deja viuda y dos huérfanos

    Hasta la fecha han muerto tres conductores de Tesla en Estados Unidos por un mal uso del Autopilot, ya que este sistema requiere que el conductor esté completamente atento y pueda tomar el volante con las manos en cualquier momento. Pero a algunos sigue sin entrarles en la mollera.

    Steven Michael Hendrickson, de 35 años, era el propietario del Model 3 blanco. Era un miembro activo del Club Tesla del Sur de California y en sus redes sociales no es difícil encontrar vídeos en los que parece tener mucha fe en las posibilidades del sistema Autopilot, sobre todo en TikTok.

    La NHTSA ya ha investigado 29 siniestros viales de este tipo en EEUU

    Comentó cosas como «el mejor conductor acompañante que se puede tener hasta conduce por el tráfico aburrido por mí», o «Qué sería de mí sin mi Tesla autónomo después de un largo día de trabajo», o «Llegando a casa desde Los Ángeles después de trabajar, gracias Dios, gracias, piloto automático».

    El sistema Tesla FSD, de «Full Self Driving», se encuentra en fase de pruebas cerrada con un número de clientes de la marca. Estos se tienen que comprometer a estar atentos a la conducción en todo momento, o pueden ser expulsados de la beta cerrada. Desconocemos si Hendrickson formaba parte de la beta o solo confiaba demasiado en el Autopilot.

    Publicación en TikTok de hace un año de Steve Hendrikson

    Tesla sigue teniendo un problema con sus propios clientes, no se terminan de convencer de que el Tesla Autopilot es un sistema semiautónomo y exige ir mirando a la carretera, por mucho que demuestre ser aparentemente autónomo. Entre los puntos débiles que se le conocen, está no localizar vehículos grandes atravesados en su trayectoria. Para muestra, un botón, un accidente similar en Taiwan.

    La compañía dirigida por Elon Musk ha tenido que ir añadiendo limitaciones para obligar a los conductores a estar pendientes del volante y no dejar al Autopilot hacerlo todo. Sin embargo, esto se puede burlar con un rollo de cinta americana y una cuerda para simular el peso de la mano, incluso si el conductor no está físicamente en el asiento.

    En las redes sociales, hemerotecas digitales e incluso Youtube hemos visto todo tipo de imprudencias, como conductores que se están echando la siesta en un atasco, que se han cambiado de asiento, o que circulan viendo una película en vez de mirar a la carretera. Desafían las leyes de la selección natural.

    Consumer Reports demostró -en circuito cerrado- que es posible «engañar» al sistema Autopilot para que el coche conduzca aparentemente solo y sin detectar que no hay conductor sentado

    Hasta que no exista una garantía vinculante de que un sistema autónomo es completamente autónomo, y que puede desenvolverse sin un conductor en cualquier tipo de situación, todo lo anterior dejará de ser una imprudencia o una travesura. Ahora mismo, sin ambajes, lo son. Y unos pocos ya lo han pagado con sus vidas.

    Los Tesla utilizan varios sensores para comprender el mundo que les rodea y tomar decisiones en milésimas de segundo: cámaras de televisión, radar, y sonar de corto alcance, básicamente. Aunque es un sistema muy sofisticado, y de los mejores de la industria, sigue sin ser totalmente autónomo, y considerarlo como tal puede ser peligroso.

    Estas muertes por uso indebido son la excepción que confirma la regla, si un conductor usa Autopilot (pero está pendiente a la conducción) tiene menos probabilidades de verse involucrado en un siniestro vial. Las estadísticas son muy claras al respecto.