¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
    Autobild.es

    Cómo "engañar" a un Tesla para no precisar conductor al volante con Autopilot

    Este Tesla Model Y está circulando sin conductor (en circuito cerrado)Consumer Reports

    En teoría, el sistema Autopilot de Tesla se desactiva si el conductor no está atento a la conducción, pero solo lo percibe si nota peso en el volante. Ingenieros de Consumer Reports demuestran lo sencillo que es «engañar» al Autopilot.

    Recientemente tuvimos conocimiento de un accidente en las afueras de Houston (Texas, EEUU), en el que dos hombres fallecieron. Uno iba de copiloto en un Tesla Model S, el otro iba detrás, y aparentemente NADIE estaba conduciendo. Es la conclusión preliminar de la policía.

    Sin embargo, Elon Musk salió al paso en Twitter para calmar los ánimos. De acuerdo al CEO de Tesla, los registros que han recuperado indican que no solamente Autopilot no estaba activado en ese momento, tampoco contaba con el equipamiento necesario para el sistema FSD o «Full Self Driving».

    Lo que vamos a ver a continuación se ha realizado por conductores conocedores del sistema Autopilot, en una pista de pruebas y en condiciones de seguridad, y NO debe intentar reproducirse. ¿Es posible que un Tesla vaya solito sin que haya un conductor en el asiento? Según Consumer Reports, es posible.

    Lo habitual en un sistema de conducción semiautónomo o asistente a la conducción (ADAS) que mantiene un vehículo dentro de un carril delimitado por líneas es que determine si el conductor tiene las manos en el volante si se detecta una contrapresión en el mismo.

    El sistema Autopilot de Tesla, un poco más sofisticado que un ADAS al uso, tiene en cuenta esa información. Si no detecta resistencia en el volante, se reciben advertencias, y si se ignoran el sistema se desactiva. Eso sí, no tiene en cuenta nada más, ya que no tiene en cuenta el peso en el asiento.

    La comprobación de Consumer Reports ha consistido en probar un Tesla Model Y en un recorrido sin tráfico, con Autopilot activado, sin conductor. Para ello, el ingeniero Jake Fisher se sentó encima del cinturón de seguridad abrochado, ya que no podría cambiar de posición después; si se desabrocha el cinturón, Autopilot se desactiva.

    A continuación, activó el sistema Autopilot y programó la velocidad a cero con el volante, por lo que el coche se detuvo. Al estar ya el cinturón abrochado, y sin abrir una puerta, procede al cambio de posición pasando las piernas por encima de la consola central. Colgando del volante dejó cinta de embalar sujeta con una cadena, para simular la contrapresión de la mano.

    Una vez en el asiento del copiloto, Fisher aumentó la velocidad con el mando del volante y el coche ganó velocidad, aunque todo se hizo sin superar los 50 km/h. Desde el asiento del copiloto Fisher podría detener el vehículo accionando el pedal del freno. La prueba se repitió varias veces, y en ningún momento se emitió alerta ni se detectó que el conductor estaba efectivamente ausente.

    Autopilot es un sistema semiautónomo de nivel 2, exige las manos en el volante (no permanentemente) y que el conductor preste atención a la carretera: «hands-on, eyes-on»

    Se da la circunstancia de que esto no podría hacerse en algunos modelos recientes de BMW, Ford, General Motors (con Super Cruise) o Subaru, dado que monitorizan la atención del conductor con más sensores, y si este no está prestando atención a la carrera, sus asistentes se desactivan. No pasa eso con el Tesla Model Y. La cámara interior no está vigilando en tiempo real, es más un registro para reconstrucción de accidentes. El Model S no la tiene.

    Que levante la mano (o ambas) quien no haya hecho esta prueba en un Tesla equipado con Autopilot o sistema equivalente de la competencia -desde un LKAS normal-

    Este experimento, que Consumer Reports, un servidor y evidentemente Motor.es solicitamos NO REPETIR NI INTENTAR, pone de manifiesto que Autopilot tiene un margen de mejora: detectar si hay o no peso en el asiento del conductor. Esto también puede burlarse, pero es más difícil. El asiento ya cuenta con un sensor de peso y su señal no se está utilizando.

    Consumer Reports no liga esta posibilidad al accidente de Texas. Elon Musk recordó que Autopilot no se activa sin líneas que delimitan el carril, lo cual no se dio en la carretera en cuestión, y Autopilot tampoco se salta los límites de velocidad. Las conclusiones de ese accidente tardarán en llegar y solo tenemos esa información preliminar.

    Tesla tiene un quebradero de cabeza en forma de gente que pretende llevar el sistema Autopilot al límite y enfrentarlo a situaciones para las que no está preparado o para las que no puede mantenerse como un sistema autónomo, ya que no lo es. Mientras tanto, el accidente mortal en cuestión sigue siendo un misterio.

    Fuente: Consumer Reports