¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
    Autobild.es

    Esto es lo que pasa cuando Tesla se olvida de que fabrica coches, no videoconsolas

    Esto es lo que pasa cuando Tesla se olvida de que fabrica coches, no videoconsolas
    El salpicadero de los Tesla es único, pero necesita un software muy eficiente e intuitivo.
    David Plaza
    David Plaza3 min. lectura

    No cabe duda de que Elon Musk es un visionario en muchas cosas y su introducción en el sector de la automoción ha generado un impulso que probablemente sea digno de estudio en unos años. Pero esto viene acompañado de no pocas extravagancias.

    Tesla se ha convertido en el fabricante de vehículos eléctricos más importante del mundo e incluso lidera las cifras de ventas en algunos países. Esto se debe a que sus creaciones rebosan innovación y rendimiento por los cuatro costados. Atributos que, unidos a una excepcional campaña de marketing, han conseguido colocar a la marca en la mente de todo usuario cuando se habla de este tipo de coches.

    Pero todo lo bueno que tienen los Tesla en ocasiones se convierte en un sinsentido a consecuencia de la obsesión de Elon Musk por innovar y convertirse en tendencia. El diseño interior de sus vehículos es un buen ejemplo de ello, con volantes como el rectangular, que ya puede montarse en los Model S, Model 3 y Model Y, y que ha recibido críticas por su discutible practicidad.

    Pero también en cosas tan relevantes para la seguridad como el uso y gestión de la tecnología en sus vehículos, tal y como podemos comprobar al analizar la última actualización navideña del software de gestión de la pantalla central del habitáculo.

    Funciones imprescindibles imposibles de encontrar

    Como todos sabemos, los habitáculos de Tesla destacan por la ausencia de botones y mandos, centralizando todos los controles en la enorme pantalla del salpicadero.

    El problema es que esta actualización lanzada en Navidad (v11) incluía funciones tan espectaculares como el uso de cámaras de punto ciego adicionales o configuración personalizada de luces exteriores, pero también la ocultación de funciones básicas para la seguridad en la conducción escondidas en menús y submenús complicados de encontrar.

    Cuando conducimos, necesitamos que elementos como la activación de los parabrisas, el desempañador del mismo o la calefacción de los asientos sean accesibles para evitar distracciones. Sin embargo Tesla ha considerado que es prioritario poder acceder a Tesla Arcade o Theater, elementos que no pueden usarse mientras se circula.

    Al menos es posible seleccionar algunos accesos directos para la pantalla de inicio, aunque no lo es volver a versiones anteriores del sistema. Elon Musk reconoció el pasado 30 de diciembre que se avecinaban «muchas mejoras en la interfaz del usuario», aunque no especificó cuándo llegarían.

    Mientras, los usuarios de Tesla tendrán que reaprender a utilizar los controles de su vehículo tras recibir una actualización muy distinta a la anterior y, además, bastante poco intuitiva. Algo que, tratándose de un vehículo, es especialmente peligroso.

    Fuente: The Drive / Fotos: Unsplash