¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
Mis favoritosAccesoVender coche
Autobild.es
  • Inicio
  • Noticias
  • Tipos de gasolina: 95, 98, lowcost... ¿en qué se diferencian?

Tipos de gasolina: 95, 98, lowcost... ¿en qué se diferencian?

Son diferentes y algunos te pueden aportar ventajas muy concretas o un sobrecoste innecesario.

Existen varios tipos de gasolina y no, no solo se diferencian por su precio sino también por su octanaje y por los aditivos que se añaden al combustible. Conoce cuáles son y cuáles son sus diferencias para saber cuál debes echar en el depósito de carburante de tu vehículo.

La última, y todas las veces que hayas ido a tu gasolinera más cercana, lo habrás visto: hay varios tipos de gasolina. No es nada nuevo, pero es posible que desconozcas cuáles son sus diferencias además del precio. Y por 'tipos de gasolina' podemos hacer diferencias entre gasolina 95 y gasolina 98, como tipos más importantes, aunque también podríamos hacer distinción entre la gasolina lowcost y la premium. Y eso es lo que vamos a hacer.

En la gasolinera habrás visto, como avanzábamos, que tienes a tu alcance, y en el mismo surtidor aunque con manguera diferente, la gasolina 95 que es la que consideramos 'la barata', pero también está disponible la gasolina 98 que es algo más cara. Y en determinadas gasolineras es donde vamos a encontrar la gasolina lowcost, generalmente en las de 'marca blanca'. Conozcamos sus diferencias.

Las diferencias entre carburantes son importantes y conocerlas es fundamental para los conductores.

Existen varios tipos de gasolina: todas le valen a tu coche, pero son diferentes

Antes de ahondar en esta cuestión deberíamos conocer dos conceptos: 'octanaje', para conocer la diferencia fundamental entre los tipos de gasolina, y 'aditivos', para diferenciar correctamente entre la gasolina lowcost y la 'normal', o incluso la premium, cuando vayamos a una gasolinera o vayamos a escoger la manguera que va a rellenar nuestro depósito de combustible del coche.

Las diferencias entre estos tipos de gasolina van a repercutir de forma directa en la combustión del motor de nuestro coche y, por lo tanto, pueden afectar al rendimiento y también a las emisiones contaminantes. Pero, por supuesto, van a afectar también a nuestro bolsillo porque el precio de estos tipos de gasolinas es también distinto por sus propiedades. Vamos allá.

La mayoría de los coches utilizan gasolina 95, la barata.

Gasolina 95 vs gasolina 98 ¿cuáles son sus diferencias?

La diferencia entre la gasolina 95 y la gasolina 98 está, única y exclusivamente, en el octanaje. ¿Qué significa esto? El valor, que puede ser 95 ó 98, nos revela una escala de la capacidad antidetonante del combustible cuando se comprime dentro del cilindro del motor. Cuanto mayor es el octanaje, mayor compresión puede soportar.

Vale, pero ¿cómo afecta esto a mi coche? Si el motor de tu coche funciona a una alta compresión, la gasolina de mayor octanaje la podrá soportar. Tendrías, como resultado, una combustión más eficiente y, por lo tanto, mejor rendimiento de la mecánica de tu coche. Y ¿qué coches tienen mayor compresión? Normalmente, los modelos deportivos, que no son demasiados.

El propio fabricante nos especifica qué tipo de gasolina echar en nuestro coche y, para la mayoría de los modelos, la recomendación está en la gasolina 95. Si echamos gasolina 98, por las características de nuestro motor, y específicamente de la compresión a la que funciona, no conseguiremos absolutamente nada. En un deportivo, sin embargo, las diferencias sí pueden ser notables y la recomendación está en usar gasolina 98.

Pero es que, además de la diferencia en el octanaje, también hay que tener en cuenta que estos tipos de gasolina están diferenciados por la cantidad de azufre. Todas las gasolinas contienen azufre, pero la gasolina 98 en una proporción inferior, lo que significa que las emisiones contaminantes de este tipo de combustible son menores.

Además del octanaje, los aditivos también diferencian a los carburantes y afectan a su precio.

Gasolina lowcost vs gasolina premium ¿cuáles son sus diferencias?

El concepto de 'gasolineras baratas' ha ido tomando protagonismo a lo largo de los últimos años, y se caracterizan por ofrecer esta gasolina lowcost. Suele tratarse de gasolineras de 'marca blanca', diferenciadas de Repsol, Campsa y otras perfectamente reconocibles. Y la principal ventaja, para los conductores, es que disponen de un precio inferior en el litro de gasolina.

En España, el Grupo CLH -Compañía Logística de Hidrocarburos- se encarga del almacenamiento, el transporte y la distribución del combustible casi en exclusiva. Esto significa que el combustible es exactamente el mismo tanto para las gasolineras baratas como para el resto, pero las premium hacen 'algo' antes de que llegue a sus surtidores.

Lo que hacen es añadir aditivos, que son diferentes por cada compañía y por cada combustible. En tanto que se tiene que cumplir la normativa EN 22, todas las gasolineras ofrecen 'lo mismo'. La diferencia, como avanzábamos, está en los aditivos, que pueden dar propiedades beneficiosas para nuestro motor y otros componentes mecánicos a la gasolina premium.

Y además de esta diferencia, que son los aditivos de la gasolina, en los combustibles low cost, también está la de que las gasolineras baratas reducen costes en instalaciones, o en personal, apostando -por ejemplo- por los establecimientos más pequeños, sin tienda y sin trabajadores, o por surtidores de autoservicio.

Si no tienes un deportivo, olvídate de la gasolina 98 porque su sobrecoste no te aportará nada.

Entonces ¿qué tipo de gasolina tengo que echar y usar en mi coche?

Refiriéndonos por 'tipo de gasolina' a las gasolinas 95 y 98, como avanzábamos, todo depende de tu modelo específico. Si tienes un coche normal, olvídate de la de 98 octanos porque no va a aportarle absolutamente nada a tu vehículo y te va a salir más cara. Pero si tienes un coche deportivo, o con un motor de alta compresión, entonces no solo es recomendable la gasolina de 98 octanos, sino que en algunos casos es casi una obligación.

Utilizar de forma recurrente o puntual la gasolina de 98 octanos, en motores 'normales', no va a conseguir que el funcionamiento del motor sea mejor, ni va a ayudarte a hacer una limpieza de inyectores, ni nada por el estilo. Además, la eficiencia en la combustión seguirá siendo idéntica. Si notas diferencias en el funcionamiento, o en el rendimiento, casi con toda seguridad será cosa tuya, no una realidad.

Pero ¿qué hay de la gasolina low cost? Como comentábamos en este sentido, la gasolina low cost es segura. No hay nada de malo en ella, pero sí hay propiedades buenas en algunos de los combustibles premium por lo que avanzábamos, y es que llevan más aditivos. Aquí, quedaría ir revisando cada combustible premium para saber qué aditivos lleva y qué propiedades o efectos tienen. Pero sí, esos aditivos pueden ayudar a extender la vida de tu motor y su salud a lo largo de los kilómetros, o a aumentar ligeramente la autonomía y sus prestaciones frente a un combustible low cost.

En el año 2001 desapareció el plomo, como aditivo de la gasolina, por orden de la Unión Europea.

Olvídate de 'gasolina 95' y 'gasolina 98', porque ahora se llaman así

Desde hace ya algún tiempo, y aunque nosotros seguimos llamando a los combustibles de este modo, ya no se les conoce por estas denominaciones. En la mayoría de las gasolineras se sigue manteniendo el etiquetado que nos ha acompañado durante tantos, y tantos años, pero deberíamos ir acostumbrándonos a los nuevos nombres que se usan para los carburantes.

Un poco de historia: otros tipos de gasolina que hubo antes en España

No, no siempre tuvimos esta gasolina en España porque, como es evidente, los motores de nuestros coches han ido evolucionando. En nuestro país llegamos a echar gasolina de 63 octanos, pero aquello fue en los años 20 y hasta que se produjera la llegada de las de 75 octanos. La llegada no fue en absoluto rápida, este tipo de combustible tardó en extenderse bastante tiempo.

Más adelante, en los años 50, fue cuando se produjo la llegada de la gasolina de 85 octanos. El salto, como puedes apreciar, fue importante a lo largo de aquellos años en el octanaje del combustible por la evolución de los propios carburantes y también de la mecánica de los coches.No obstante, no sería hasta los años 80 cuando llegase la gasolina de 91 octanos, y hubo que esperar algo más hasta el aterrizaje del carburante de 97 octanos.

Años atrás hubo otros tipos de gasolina, también diferenciados por su octanaje y sus aditivos.

Durante algún tiempo, y esto corresponde a la historia más reciente de nuestro país, los surtidores estaban protagonizados por estos combustibles: la Gasolina Normal 91, efectivamente de 91 octanos, que era la barata, y la Gasolina Súper 97. Mayor octanaje y, como ocurre ahora con las 95 y 98, mayor precio para llenar el tanque de combustible.

En aquellos años los combustibles venían acompañados por plomo como aditivo. El plomo servía para mejorar las propiedades antidetonantes del carburante, lo que permitía que la culata del motor estuviera más protegida. Pero en el año 2001, y por orden de la Unión Europea, fue cuando empezamos a usar la gasolina sin plomo y, por tanto, se produjo la evolución más reciente de los tipos de gasolina.

Noticias relacionadas

Configuración de cookiesLas cookies son importantes para el correcto funcionamiento de nuestra web. Usamos cookies para mejorar tu experiencia de navegación, recordar tus datos de inicio de sesión y recopilar estadísticas para optimizar la funcionalidad de la web y ofrecerte contenido personalizado en función de tus intereses. Lee aquí nuestra política de cookies. Acepto