¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
    Autobild.es

    Toyota convierte al Sienna en un verdadero monovolumen off-road

    12
    Toyota Sienna Woodland Special EditionToyota

    El nuevo Toyota Sienna Woodland Special Edition es una peculiar variante del monovolumen estadounidense dotada de tracción total y una nueva configuración de tipo off-road, con nuevo esquema de suspensión sobreelevada y mayor altura libre al suelo. Aunque curiosamente no monta ninguno de los accesorios estéticos habituales en las versiones crossoverizadas.

    Ya estamos más que acostumbrados a que los fabricantes desarrollen versiones crossoverizadas de prácticamente todos los modelos y tipologías. Desde pequeños utilitarios hasta los sedanes tradicionales pueden contar con esquemas de bastidor y accesorios que tratan de imitar la estética todoterreno. Sin embargo, Toyota ha decidido seguir el camino contrario a la hora de desarrollar esta particular variante 4x4 de su monovolumen Sienna.

    En lugar de crear una variante decorada con accesorios de estilo todoterreno, como protecciones plásticas o metálicas en los bajos, pero sin verdaderas capacidades off-road, Toyota ha decidido implementar una serie de mejoras de bastidor a su monovolumen destinadas realmente a mejorar su comportamiento fuera del asfalto pero, curiosamente, sin añadir ninguno de los elementos decorativos habituales. De ahí que a simple vista sea prácticamente imposible distinguirla de otras versiones regulares del modelo.

    A simple vista es indistinguible de las versiones estándar del modelo.

    Novedades

    Las modificaciones son pocas pero más que suficientes para que el modelo realmente pueda desenvolverse mejor en caminos no asfaltados, pues el Sienna Woodland Special Edition estrena ejes reforzados y un esquema de suspensión que aumenta la altura libre al suelo, lo que permite al MPV poder circular más soltura por caminos no demasiado rotos de tierra o grava.

    Por lo que sin ser realmente un todoterreno al uso, nos encontramos con una variante del MPV que realmente está mejor capacitada para circular por caminos de tierra pero que sigue manteniendo su estética de vehículo urbano, sin tratar de simular carácter campero o deportivo, como hacen todos los crossovers del mercado.

    Otras peculiaridades de esta versión es que monta un paquete blackout, con cromados oscuros y emblemas negros en el exterior y muchos elementos negros también en el habitáculo. También monta gancho de remolque, sistema de audio premium, puertas eléctricas, asientos calefactados y otros elementos de equipamiento destinados a los usuarios que deseen emplear el modelo en su tiempo de ocio y en la naturaleza, como las nuevas barras de techo o una toma de corriente en la zona trasera de 1.500 vatios.

    Toyota convierte al Sienna en un verdadero monovolumen off-road