¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
Mis favoritosAccesoVender coche
Autobild.es
  • Uber ya trabaja con taxis en España, aunque no con muchos

Uber ya trabaja con taxis en España, aunque no con muchos

La bestia negra del gremio del taxi a nivel mundial, Uber, colabora en algunos mercados con los taxistas que se adhieran a la plataforma para conseguir más clientes. A partir de hoy también sucede en Madrid, donde coexistirán con los VTC.

Las recientes reformas que ha experimentado el sector del taxi en Madrid han permitido que Uber pueda acoger a los taxistas que lo deseen en su plataforma para conseguir más viajeros, aunque ganen menos con cada carrera. Es una de las consecuencias de la liberalización que supuso el "decreto Ábalos" hace ya un año.

En Madrid se permite la precontratación y el precio cerrado por trayecto también para los taxis, así como compartir taxi por varios usuarios. A partir de hoy, cuando un usuario de Uber pide un vehículo en Madrid -en modalidad UberX-, se le asigna el VTC o taxi adherido más cercano, sin distinción.

A diferencia de su principal competidor, Cabify, el usuario no elige en esta modalidad, aunque puede no aceptar el traslado ya sea en un VTC o en un taxi. Para las categorías superiores del servicio no participan taxis. Eso sí, Uber exige a los taxistas unos mínimos en limpieza, calidad de servicio y contar con buenas valoraciones, como a los VTC.

De momento participan en la iniciativa medio centenar de taxis de la empresa Ciudad del Taxi. Por cada carrera el conductor cobrará un 22% menos de lo normal, entre el 12% de comisión que se lleva Uber y la reducción del 10% del precio. A cambio, ese mismo taxista podrá hacer más carreras y facturar más.

A los VTC se les aplica el doble de comisión, el 25%

Según Juan Galiardo, director de Uber en España, han estado negociando durante meses con taxistas y asociaciones. No hace mucho los taxistas estuvieron varios días parados, durante un cierre patronal, para así tratar de presionar al gobierno de la Comunidad de Madrid y al Ayuntamiento. No funcionó. En Barcelona sí, la Generalitat expulsó de facto a los VTC al endurecer la normativa local.

De todos los taxis en Madrid, 50 coches son prácticamente una gota en el océano, y la amplia mayoría del sector sigue sin ver con buenos ojos a una multinacional a la que acusan de querer cargarse su profesión, de evadir impuestos o de estar haciendo una competencia desleal.

Fotografía: fotologic (Flickr) CC BY

En Madrid hay licenciados unos 15.600 taxis, por lo que ese medio centenar supone apenas el 0,3%. A pesar de las reticencias que hay entre taxistas y Uber, Juan Galiardo ha manifestado que a largo plazo quieren ser socios de estos profesionales del transporte. Resulta obvio, el conflicto no es bueno para Uber.

Los clientes de Uber no van a notar grandes cambios, ya que hablamos de pocos coches. Sin embargo, las concesiones de nuevas autorizaciones de transporte por la vía judicial al sector de los VTC se van a terminar en algún momento, ya que solo se pudieron pedir en el periodo de "vacío legal", entre 2009 y 2015. Uber podría seguir creciendo, gracias a los taxistas.

Desde entonces, el número de VTC está limitado a 1 cada 30 taxis, así que si no crece el número de licencias de taxi, no crecerá el de VTC. Las autorizaciones que se están concediendo son retroactivas, desde 2015 prácticamente no se ha emitido ni una -salvo en aquellos lugares donde el número de VTC no llegaba a la proporción 1:30.

Protesta de taxistas en la Puerta del Sol durante el cierre patronal - Fotografía: Élite Taxi Madrid

De todas formas, los taxistas tienen una alternativa a trabajar con Uber o Cabify, y es montar su propia plataforma digital con las mismas comodidades que ofrecen los principales actores ligados al sector VTC. Hace dos meses supimos que la Federación Española del Taxi (Fedetaxi) quiere hacer eso mismo.

Las ventajas serían las mismas: conocer el precio antes de contratar el servicio y evitar sorpresas con el taxímetro, compartir la carrera entre varias personas (carpooling) allí donde lo permita la normativa, un sistema de valoraciones... y una forma de reconciliarse con un sector de población que está abandonando el taxi, principalmente menores de 40 años (millenials).

Literalmente, es adaptarse o morir

Con el tiempo sabremos si los 50 taxis que ahora trabajan con Uber -además de prestar el servicio de siempre- empiezan a ser más rentables. Si hay algo completamente absurdo en todo esto es que los taxistas facturen mucho dinero y tengan dificultades para llegar a fin de mes, entre su hipoteca/alquiler, la "hipoteca" con la que pagaron el traspaso de licencia, el coche, combustible, impuestos, etc.

Noticias relacionadas

Configuración de cookiesLas cookies son importantes para el correcto funcionamiento de nuestra web. Usamos cookies para mejorar tu experiencia de navegación, recordar tus datos de inicio de sesión y recopilar estadísticas para optimizar la funcionalidad de la web y ofrecerte contenido personalizado en función de tus intereses. Lee aquí nuestra política de cookies. Acepto