¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
    Autobild.es

    Volkswagen rebaja el precio de la bomba de calor de los ID.3 e ID.4

    Volkswagen no quiere líos de ningún tipo. La firma alemana ha optado por devolver parte del dinero de la bomba de calor a los propietarios de los ID.3 e ID.4 vendidos con este sistema de calefacción durante 2020 y 2021, al no lograr el rendimiento esperado. Para los futuros compradores también rebaja el precio, al tiempo que trabaja en una actualización del software.

    Es uno de los equipamientos estrella de los nuevos Volkswagen ID.3 e ID.4. Los dos modelos eléctricos de la marca alemana se hacían con este sistema que calienta el habitáculo durante el invierno, y que permite alargar hasta un 30% la autonomía de la batería. Éste es, precisamente, unos de los «defectos» de los coches eléctricos, el que más preocupa a los clientes, ya que la calefacción consume energía de la batería, y rebaja la autonomía.

    El calor generado por la batería y por la electrónica de potencia no es suficiente para calentar el habitáculo en los días más fríos y en los climas del norte de Europa, unas regiones donde el termómetro baja hasta los -25º. Es donde entra en juego la bomba de calor, que se encarga de calentar el habitáculo tirando del calor generado por los componentes y también por el propio cargador de a bordo, gracias al circuito de refrigeración del climatizador automático. A través de un evaporador, el refrigerante se trasforma en gas y se libera como energía térmica en el interior.

    Esquema funcionamiento de la bomba de calor en el Skoda Enyaq iV
    Esquema de funcionamiento de la bomba de calor en el Skoda Enyaq iV

    El software de la bomba de calor de los ID.3 e ID.4 se actualizará

    El problema de la bomba de calor de Volkswagen es que la firma anunció un 30% más de autonomía en las regiones más frías, pero no ha sido así. Las quejas de los clientes durante el primero invierno, en el que hay 56.230 unidades -más del compacto que del SUV- han llegado a las más altas instancias, por lo que ha decidido no entrar en males mayores y apuntarse al lema de «lo que falla rápido, se repara rápido». Según el diario germano «Bild», fuentes de la firma alemana han señalado que si ocurren errores, deben corregirse rápidamente.

    Una reparación que le va a costar al fabricante nada menos que 20 millones de Euros, ya que a los cerca de 60.000 propietarios afectados, que han adquirido este sistema junto con sus vehículos durante 2020 y el primer semestre de 2021, recibirán una devolución de 285 euros, algo que la marca no tiene una obligación legal de hacer, pero que ha hecho y va a hacer, a la vez que ha rebajado el precio de la bomba de calor de 1.250 a 990 euros, a partir del 1 de julio de este año.

    El noticiario alemán también ha confirmado que Volkswagen se ha puesto manos a la obra para lanzar una actualización del software, de manera que el sistema logre la efectividad del 30% prometido en la autonomía. Un porcentaje que se basaba en las simulaciones y pruebas a las que se sometió la bomba de calor, pero que en condiciones más reales, la autonomía puede alargarse entre un 10 y 20 por ciento, dependiendo del estilo de conducción.