¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
Mis favoritosAccesoVender coche
    Autobild.es

    ZF presenta un freno de estacionamiento eléctrico para el eje delantero

    Detalle del freno de estacionamiento eléctrico del eje delantero desarrollado por ZFZF

    El gigante de las transmisiones automáticas, y de otros componentes para el automóvil, acaba de presentar una primicia mundial: el primer freno de estacionamiento eléctrico para el eje delantero. Bautizado como "WPB", el nuevo dispositivo de ZF es compatible con un asistente de arranque en pendientes e ideado para urbanos y utilitarios.

    Novedad de ZF, el líder de las transmisiones automáticas y otros componentes y tecnologías de la industria del automóvil. En esta ocasión, y después de un largo período de investigación, pruebas y desarrollo, acaba de presentar el primer freno de estacionamiento eléctrico para el eje delantero, un sistema que hasta ahora solamente se aplica a las ruedas del eje posterior.

    Bautizado con las siglas de "EPB", el nuevo freno se ha diseñado especialmente para modelos utilitarios y urbanos que no pesan mucho, y que disponen de un freno de estacionamiento manual con discos traseros o de tambor, una solución que de montarse solo necesita "mínimos ajustes" en las pinzas de los frenos delanteros, según apuntan desde ZF.

    El proveedor acumula nada menos que 19 años de investigación en el desarrollo de este nuevo sistema, empezando los trabajos en 2001, por lo que ya se encuentra listo para una producción en serie de lo que, para el proveedor, es toda una innovación de la industria. Manfred Meyer, Vicepresidente Senior de Ingeniería en la División de Seguridad Activa de ZF, señala que "Los fabricantes de automóviles pequeños y muy pequeños ahora pueden usar la tecnología EPB con todas sus ventajas. Los conductores se benefician de una mayor seguridad y comodidad".

    Los técnicos de ZF explican que su instalación es sencilla y no incurre en grandes costes, suponiendo también una importante mejora de cara a la tecnología de seguridad, ya que el sistema permite que los componentes electrónicos se integren en la la unidad de control del sistema de estabilidad "ESC", eliminando el peso del freno de estacionamiento manual en el eje trasero.

    Además la nueva solución también permite disponer de otras funciones añadidas y su conexión con diferentes asistentes de seguridad, incrementando ésta con una función de retención automática o disponiendo de un asistente de arranque en pendientes, incluso cuando la superficie sea resbaladiza.