¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
Mis favoritosAccesoVender coche
Autobild.es

Una gran berlina polifacéticaBMW M6 Gran Coupé, rugido ejecutivo

28

El BMW M6 Gran Coupé es la máxima expresión del lujo y las prestaciones dentro de la Serie 6 de BMW, combinando un aspecto deportivo a la par que elegante. Más de cinco metros de esencia M donde el motor V8 de 4.4 litros y 560CV de potencia es el protagonista indiscutible de una experiencia de conducción que te hace decir: Sí, me gusta conducir.

Delante de mi está aparcado el BMW M6 Gran Coupé, un coche llamativo donde los haya. Estoy próximo a vivir una experiencia de conducción muy diferente a las anteriores, con el coche más potente que he tenido oportunidad de conocer.

Bajo el prominente capó se esconde un bloque V8 de 4.4 litros sobrealimentado que eroga 560CV y 680Nm de par motor en el increíble rango de las 1.500 a las 5.700 revoluciones por minuto. El arranque es por botón, y el "discreto" sonido que emite el motor al arrancar y en ralentí no nos hace imaginar lo que viviremos en los próximos kilómetros.

Tras colocarme en una postura de conducción cómoda toca iniciar la marcha con cautela. 560CV bajo el pie derecho y veremos que al intentar iniciar la marcha, a pesar de que el selector del cambio esté en D o R el coche no avanza, hay que dar un pequeño toque gas, que al principio da respeto, porque un pequeño toque de gas en un coche de 560CV no sabes como será. Sale con suavidad y es hora de incorporarse al tráfico.

Es un coche grande, y la ciudad no es su hábitat, pero gracias a las ayudas a la conducción y al aparcamiento todo es mucho más fácil. Además es muy confortable, las suspensiones deportivas en modo Confort no tienen la comodidad de una suspensión neumática, desde luego, pero no resultan incómodas. El truco está en que tanto los reglajes de suspensión, dirección y respuesta del acelerador y cambio son regulables de forma independiente desde unos botones ubicados junto a la palanca. También se puede elegir si queremos que el coche meta marchas rápidamente o revoluciones un poco más el motor mediante otro botón.

Es por esto último que el BMW M6 Gran Coupé es un coche polifacético, puede ser una berlina cómoda de representación, o una berlina tremendamente rápida y efectiva (teniendo en cuenta pesos y dimensiones). Además, en el volante encontramos los botones M1 y M2 que son configurables con los ajustes que queramos, incluso con la completa desconexión de las ayudas a la conducción. Esto último solo aconsejable cuando vamos a pilotar en condiciones controladas que no impliquen riesgo para otros usuarios. No es lo mismo gestionar la potencia de un tracción trasera sencillo que la de este M6, con 560CV y un par motor descomunal.

Los controles electrónicos hacen un trabajo realmente bueno, evitando perdidas de tracción y cualquier tipo de insinuación cuando no las buscamos.

Lo que más sorprende no es lo bien que responde a nuestras órdenes este M6 Gran Coupé, si no la forma en que acelera, la forma en la que nos pega al asiento, sobre todo cuando hacemos kick-down y llegamos a la parte final del recorrido del acelerador, un poco más dura. El 0-100 lo completa en 4.2 y las recuperaciones son impactantes, pierdes de vista todo lo que hay en los retrovisores instantáneamente. En lo que un coche potente no hace el 80-120, nosotros nos jugamos las papeletas para que no empapelen bien.

Además, es un vehículo con una extraordinaria insonorización y que a velocidades estabilizadas no da sensación alguna de velocidad. Pasaremos por zonas de 80 a 100, porque tenemos la sensación de que circulando más despacio entorpecemos el tráfico.

Si finalmente nos decantamos por un BMW M6 Gran Coupé, habrá que convivir con dos cosas, con consumos elevados que no deberían importarnos si podemos pagar este coche y con ser el centro de atención allí por donde pasemos.

No podremos dejar el coche aparcado sin que los curiosos se asomen o se saquen fotos junto a el, y la gente nos hará gestos por la calle diciendo "dale, dale" "a ver como suena" o simplemente poniendo cara de asombro, más si lo escuchan en todo su esplendor. En tres ocasiones un mismo motorista se me puso a la par para preguntarme sobre el coche... mientras circulábamos por una vía urbana de doble sentido.

Lo cierto es que la Serie 6 Gran Coupé de BMW es llamativa de por sí, pero el M6 lo es aún más. A pesar de ser la versión más radical de la gama, tiene un buen compromiso estético entre la deportividad y la elegancia, a diferencia de otras marcas que crean coches equiparables de imagen más "macarra".

Pero definitivamente de la toma de contacto con este monstruo me quedo con el pasar pie a fondo por un túnel con las ventanillas bajadas, soltar de golpe el acelerador y oír los excitantes petardeos del escape. El sonido es de lo mejor de este coche, prestaciones al margen, tanto que es absurdo pagar más de 6.000 euros por el equipo de Sonido Bang & Olufsen opcional, es un elemento totalmente prescindible.

¿Quieres saber más sobre el BMW M6 Gran Coupé? Click Aquí

Noticias relacionadas

BMW M6 Gran Coupé, rugido ejecutivo
Configuración de cookiesLas cookies son importantes para el correcto funcionamiento de nuestra web. Usamos cookies para mejorar tu experiencia de navegación, recordar tus datos de inicio de sesión y recopilar estadísticas para optimizar la funcionalidad de la web y ofrecerte contenido personalizado en función de tus intereses. Lee aquí nuestra política de cookies. Acepto