¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
    Autobild.es

    Comparativa CUPRA León vs BMW M135i xDrive, deportivos y compactos (Con vídeo)

    Comparativa CUPRA León vs BMW M135i xDrive, deportivos y compactos (Con vídeo)
    30
    Javier Gómara
    Javier Gómara15 min. lectura

    Los compactos deportivos siempre han sido el objeto de deseo de los jóvenes por sus capacidades y economía. El CUPRA León y el BMW M135i xDrive son dos de los mejores hot-hach del mercado. Los enfrentamos y declaramos un firme ganador.

    Los compactos han sido durante años el segmento más importante del mercado. Son esos coches que sirven para casi todo. Pequeños familiares que cumplen con todo y que son capaces de colmar a una amplia variedad de clientes. El León y el BMW Serie 1 son dos compactos de referencia, pero ¿qué pasa cuando se les lleva al extremo? Pues que surgen las figuras del CUPRA León y del BMW M135i xDrive, las versiones más radicales y también las más divertidas.

    Si hablamos de hot-hatch es imposible no hacer mención al Volkswagen Golf GTI. Fue el precursor de una era allá por la década de los 70. Aquellas primeras unidades más gamberras hoy se han transformado en auténticos deportivos. Las marcas los han hecho cada vez más y más potentes, y cada vez más y más agresivos. Poco o nada tienen que ver con aquellos modelos originales.

    Sin embargo, todavía mantienen algunas características básicas, como por ejemplo los motores de pequeño tamaño. Ambos nos ofrecen mecánicas de gasolina con bloques turboalimentados de cuatro cilindros y dos litros. Las cifras de rendimiento son casi idénticas, con 306 caballos para el BMW y 300 caballos para el CUPRA. Los dos se decantan por cajas de cambio automáticas de doble embrague y siete velocidades para el León y de convertidor de par y ocho relaciones para el M135i, que además va acompañado del apellido xDrive porque solo se comercializa con tracción total, por la tracción delantera del CUPRA.

    Sus imágenes dejan bien claro que no son compactos normales y corrientes

    Mucho ojo que verás que estoy hablando de CUPRA y no SEAT. Como ya sabrás hace poco que la marca española dividió la gama. Los modelos de CUPRA llevan al límite las capacidades de los SEAT, explotando de paso esa vía pasional y deportiva que siempre ha acompañado a la marca. Tiene pinta de SEAT León, pero te aseguro que una vez en marcha no se parecen en absolutamente nada.

    Las tendencias de diseño han cambiado mucho con los años. Cuando empezaron a explotar la vía de los compactos deportivos, estos eran auténticos lobos con piel de cordero. Por fuera apenas dejaban ver lo que escondían. Solo los verdaderos expertos sabían diferenciarlos. Pero ahora, por el contrario, los diseños no esconden absolutamente nada. Siempre los vemos con cara de enfadados, acicalados con costuras de guerra y colores de batalla llamativos para dejar claro que, si te metes con ellos, no van a ser indulgentes contigo.

    En esta batalla particular, tanto el León como el M135i xDrive resultan muy parejos. No me podría decantar por ninguno, porque a pesar de sus claras diferencias, los dos me gustan. Son agresivos a la par que discretos, aunque si nos ponemos a indagar en los configuradores vamos a descubrir que el aspecto del CUPRA puede llegar a ser más radical por sus llantas y sus colores, aunque eso sí, el precio también va a subir como la espuma.

    La clave está en los detalles. A diferencia de sus aburridos hermanos con menos potencia, las versiones deportivas lucen elementos exclusivos como llantas de 19 pulgadas, pinturas específicas o detalles que suelen aportar esos toques diferenciadores y más gamberros como la doble salida de escape del alemán, o las cuatro salidas de escape del CUPRA, y salidas de verdad.

    Es difícil escoger entre ellos. Ambos me gustan por su estilo y deportividad

    Me llama la atención que por el contrario los dos son bastante modositos de puertas para dentro, e incluso diría que ninguno de los dos consigue transmitir esa esencia deportiva que tanto se les presupone, a excepción de unos llamativos y contundentes asientos tipo baquet que lucen de serie. El único que la luce un poco más es el León gracias sobre todo a este volante con mandos satélite. Me recuerda mucho al del Audi R8.

    También he de reconocer que el que presenta mejor calidad de acabados es el BMW. Ahí nadie puede negar lo evidente, y aunque no sea lo primero que uno demanda de un compacto deportivo, la verdad es que tampoco está de más cuando se empiezan a pagar semejantes cifras. Superficies blandas, materiales bien ajustados, una alta sensación de fabricación bien hecha... No solo en esta comparativa el Serie 1 sale ganador, para mí es el compacto mejor fabricado en la actualidad.

    Tampoco importa mucho el factor equipamiento, pero ambas marcas saben recompensar a sus clientes con un amplísimo despliegue de tecnologías y sistemas. Los dos ofrecen esos detalles que hoy se están volviendo imprescindibles como la conectividad para dispositivos móviles, mando fónico o las pantallas digitales para la instrumentación y el sistema multimedia. Cuentan con más que suficiente para mejorar la vida a bordo, pues no hay que olvidar que una de las claves de todo compacto deportivo está en la usabilidad para el día a día.

    Como cabría esperar el BMW puede mostrarse más completo, pero también es más caro. Por el contrario, los opcionales del CUPRA son más económicos, aunque el sistema multimedia es bastante peor. Y lo bueno que tiene este es que también se guarda en la recámara alguna que otra chuchería mecánica para mejorar el comportamiento como los frenos Brembo o los neumáticos semi slick Bridgestone Potenza Race. No del todo ideales para esos días fríos o de lluvia.

    Como era de esperar el BMW supera al CUPRA en calidades y equipamiento

    Como ya he dicho, es importante que para seguir siendo práctico en el día a día no se desprendan de muchas comodidades, como el espacio de las plazas traseras. La habitabilidad del León es mucho mejor que la del M135i. En capacidad de carga ambos se equilibran gracias a sendos maleteros con 380 litros de capacidad mínima. Si necesitamos más que eso el único que puede dárnoslo es el CUPRA León Sportsourer con su carrocería familiar. Un recurso poco habitual en el segmento que además ofrece una potencia ligeramente superior a la de su hermano compacto con 310 caballos y tracción total.

    Comparativa CUPRA León vs BMW M135i xDrive

    Todas las cifras declaran un ganador absoluto en esta comparativa. Sobre el papel el BMW es mejor en todos los sentidos. Más potencia y más par en un mayor rango de revoluciones, mejor aceleración, menor consumo… Pero qué quieres que te diga, una vez te sientas tras el volante no consigue transmitir lo mismo que el León. Al menos a mí no.

    Es como si le costara sacar la mala leche. Corre, corre muchísimo pero no lo transmite por culpa de un habitáculo excesivamente aislado. Nunca pensé que me podría quejar de algo así, pero es la verdad. A fin de cuentas, un compacto deportivo es tan bueno como las sensaciones que consiga generarte. La velocidad y la precisión no son factores determinantes. Importan, sí mucho, ninguno queremos quedarnos atrás en un pique, pero poco importa ganar si por el camino no te genera ese gusanillo de emociones que resulta esencial.

    El Golf GTI original nos demostró que no hace falta mucha potencia. Con sus 110 caballos conseguía transmitir lo mismo o más que estas dos figuras con el triple de potencia, y creo saber cuál es la clave. El peso. Mientras que las primeras unidades eran pequeñas y ligeras, el GTI original apenas superaba los 800 kilogramos, los modelos actuales duplican las cifras en báscula. En esta comparativa el BMW arroja un peso de 1.600 kilogramos, 110 kilos más que el CUPRA León. Son datos aterradores que no consiguen neutralizarse con el incremento de potencia. No al menos en sensaciones, repito.

    Las mecánicas son muy similares, bloques de parecidas características, pero diferentes rendimientos

    Porque está claro que en lo que a comportamiento se refiere, la técnica que ofrecen el M135i y el CUPRA León sería la envidia de superdeportivos de antaño. Tracción total y diferencial de deslizamiento limitado para el BMW y diferencial autoblocante tipo Haldex para el CUPRA. Cajas de cambios automáticas, discos de freno de alto rendimiento, sistemas de gestión de la potencia, y los ya habituales modos de conducción con programas de ajuste específicos para diversos componentes.

    Es impresionante cómo se mueven ambos en un tramo revirado. Son capaces de soportar pasos por curva a ritmos demenciales, y encadenar giros sin sacar a relucir los kilos extra. Es muy fácil llevarlos al límite, transmiten mucha confianza y permiten que el conductor se crea mucho mejor de lo que puede llegar a ser, porque en caso de peligro la electrónica siempre sale al rescate para mantener la seguridad en regla.

    El CUPRA tiende más al subviraje, el motor cuelga más del eje delantero y le falta una barra entre torretas en el eje delantero

    Debo reconocer que el CUPRA León es uno de los compactos que más me ha gustado en los últimos años, junto con el Hyundai i30N. El trabajo que han hecho los ingenieros es encomiable, y consigue entregar todo aquello que un comprador pide o necesita. Por decirlo de otra manera, no será el mejor en el cifra a cifra o el mejor en conducción, pero sin lugar a dudas es el que transmite más. Al acelerar a tope te engloba el sonido del turbo cogiendo aire, transmite más sensación de velocidad, pero sin perder el control, y, además, lo mejor de todo, es que de vez en cuando el escape suelta pequeños petardeos, cosa que el alemán no.

    Pero por mucho que os diga de la conducción, el factor determinante de esta comparativa lo va a marcar el feo asunto del dinero. Los hot-hatch siempre han sido el sueño de los adolescentes. Deportivos de tamaño reducido con los que poder lucir palmito. Pero ahora, por culpa de los precios, parecen estar más destinados a colmar las faltas juveniles de los adultos entrados en años. El más barato de estas dos figuras es el CUPRA León con un coste de salida de 40.697 euros. El BMW se ofrece desde los 54.200 euros. Excesivo se mire por donde se mire.

    Y el ganador es...

    Tras poner a prueba a estas dos criaturitas uno se da cuenta que dentro de un mismo concepto los dos son bastante diferentes. El BMW es una máquina de pura precisión. Su puesta a punto es mejor, su dinámica también, pero no consigue transmitir esa alegría al conductor. No digo que resulte aburrido, pero le falta mejorar la experiencia. Por el contrario, el León no es tan efectivo en curva o en comportamiento, pero esas carencias las suple con mayores sensaciones. Yo valoro más eso que no la pura precisión, no al menos en este segmento, y ya te digo que el M135i xDrive no es 14.000 euros mejor. Así que, victoria para el CUPRA León.

    El CUPRA no será el mejor técnicamente hablando, pero es el que entrega mayores sensaciones, y por eso gana
    Comparativa CUPRA León vs BMW M135i xDrive, deportivos y compactos (Con vídeo)