Prueba Ford Focus 1.0 EcoBoost (I): Interior y novedades 2015

Foto 1
  • Foto 2
  • Foto 3
  • Foto 4
  • Foto 5
  • Foto 6
(10 fotos)

Antes del restyling, era uno de los mejores compactos del mercado. Ahora, también lo es. El superventas llega con nuevos motores, más tecnología y errores subsanados. Ford ha escuchado a sus clientes y ha mejorado bastante el coche en lo que antes cojeaba. Vuelve a marcar el listón en cuanto a tecnología en el segmento C.

Ya ha caído en nuestras manos el restyling del Focus, el cual vamos a analizar por completo. Ya era uno de los compactos más apetecibles del mercado, y ha renovado los argumentos para seguir siéndolo. Analizamos el motor de gasolina de un litro, tres cilindros y 125 CV (EcoBoost), con el equipamiento más completo, Titanium.

Frontal de Aston Martin a precio asequible

Antes de hablar de él en marcha, lo haremos a coche parado. El diseño refrescado se identifica inmediatamente por la parrilla trapezoidal invertida -o boca de carpa- , que le da al morro una presencia más bajita y ancha. Me gusta más que el diseño del modelo anterior, que me pareció un poco desordenado y forzado.

Es un diseño bien resuelto, hasta la tapa del radar frontal no desentona, está en una posición mucho más forzada en coches que le duplican y triplican en precio. También han apañado las ópticas traseras, que tampoco eran de mi gusto en el modelo anterior. El color azul de esta unidad de pruebas es novedad en la gama, se llama Azul Impact.

El puesto de conducción ha ido decididamente a mejor, todo está a mano y los huecos portaobjetos están colocados con acierto

Un interior rediseñado y simplificado

Los cambios son también llamativos en el interior, donde encontramos la respuesta a las peticiones de los clientes del Focus 2010. El volante, de tres radios, ha ganado en ergonomía, los botones son más fáciles de pulsar, y también ha mejorado su presencia. Además, los botones están agrupados de una forma más lógica que antes.

El modelo 2015 deja muy anticuado al anterior Focus

En la consola central han retirado la excesiva cantidad de botones del modelo anterior, y colocado una pantalla de 8 pulgadas táctil, que funciona incluso con guantes. Desde ahí gobernaremos el equipo de música, conectividad, navegador, teléfono móvil, aplicaciones auxiliares, y si queremos, el climatizador también.

Sigue manteniendo un climatizador con sus propios botones a pesar de poderse gobernar por la pantalla, es muy fácil de usar. Entre la pantalla y el climatizador están los botones imprescindibles, y muchas funciones se pueden realizar con la voz, una vez hayamos aprendido a usar el sistema.

El Focus tiene un interior muy a la altura de modelos Premium de precio superior, en todos los sentidos. No puede tener madera de nogal, ¿y qué?

Al retrasar la palanca del freno de mano un poco, se ha ganado espacio para un portaobjetos, otra toma de 12 voltios y algunos botones. Así está genial. El cambio de marchas está en una posición muy adecuada y se maneja con mucha comodidad.

Prácticamente pasaría como un compacto Premium más

Encontraremos diversos materiales acolchados y blanditos al tacto, reforzando así la sensación de calidad. El único fallo que le he encontrado al conjunto es que las gafas de sol, si están en el compartimento que hay en el techo, pueden vibrar. Es un receptáculo de plástico duro sin acolchar, se nota especialmente con el equipo de música a un volumen ya empezando a ser alto.

También es nuevo el doble posavasos con cortinilla entre los asientos delanteros, y el cofre central. Este dispone de una toma USB, otra de mechero, lector SD (para el navegador) y una bandejita para colocar el móvil (mientras se carga) o la cartera, muy práctico también. La verdad es que al volante del Focus me he sentido a mis anchas.

A la vista queda un puerto USB (tiene dos) y una toma de 12 voltios. Es un buen lugar para dejar el teléfono móvil cargando. A la vista los botones del sistema de aparcamiento, apagado del Stop&Start y calefacción del volante

Ha ganado material aislante e insonorizante, no es que el Focus anterior fuese precisamente ruidoso, pero al llevar ahora motores más apretados, la diferencia se agradece. De hecho, prácticamente no vamos a tener la sensación de estar conduciendo un tricilíndrico, ni por vibraciones -testimoniales- ni por ruido.

Las cotas de habitabilidad siguen siendo buenas

Muy buen puesto de conducción, ergonómico y cómodo, no es más cómodo porque el Focus es un poco transmisor de lo que ocurre bajo las ruedas. Atrás irá a sus anchas un adulto de 1,80 metros, no tanto por anchura, sino por altura. La plaza central trasera me ha parecido muy utilizable, más por la parte de las posaderas que por respaldo, algo durito.

Comentario aparte merece el paquete de invierno, que no solamente tiene la luneta delantera térmica o los asientos delanteros calefactados. Conduciendo a primera hora de la mañana, suelo usar guantes, pero con el volante calefactado la verdad es que no los necesito. Es una opción muy muy rara en el mercado español, donde como todos sabéis, también llega el invierno.

El tablero de instrumentos es prácticamente igual, ya estaba bien antes, no había necesidad de cambiarlo

Más tecnología 100% útil

Las novedades tecnológicas son cuantiosas. No solo pasamos del sistema SYNC al SYNC 2, mucho más versátil. Cuando se lanzó la generación actual del Focus (la tercera), era el compacto más tecnológico del mercado. Pues ahora lleva más ayudas y gadgets, dan ganas de comprarlos todos.

El frenado automático en ciudad ahora funciona hasta 50 km/h en vez de 30 km/h, a la vez que el radar frontal detecta diferencias de velocidad con el tráfico y proporciona avisos con antelación para que reaccionemos, entre 8 y 180 km/h. Si no le hacemos caso, aplicará fuerza extra sobre los frenos automáticamente, salvando valiosos metros.

Mide la distancia de seguridad siempre, sin tener que activar nada

Con este coche se nos quitará la asquerosa manía de pegarnos a los paragolpes de los demás, nos dará advertencias con frecuencia. No es pesadez, es que un día tendrá razón, y mucha. Redescubriremos qué es la distancia de seguridad. El control de crucero tiene en cuenta el tráfico y su velocidad, aumentando al máximo confort en autopista.

Con los nuevos sensores laterales traseros, es capaz de aparcar -con movimiento automático de volante- en perpendicular y avisarnos de tráfico posterior mientras estamos saliendo de una plaza marcha atrás

El modelo anterior ya era capaz de aparcar "solito" (solo hay que tocar los pedales) en línea, pues ahora también lo hace en perpendicular gracias a un par de sensores adicional. Resulta muy fácil de usar y lo "clava". También proporciona asistencia para salir marcha atrás de un aparcamiento en paralelo, avisándonos incluso del tráfico perpendicular que no podamos ver.

El asistente de aparcamiento de nueva generación es primicia en el Focus

No faltan otras ayudas como el asistente de mantenimiento de carril -llega incluso a movernos el volante- o el aviso de vehículos en el ángulo muerto del retrovisor. Por otra parte, la cámara de visión artificial nos lee las señales de tráfico (puede avisarnos si vamos por encima de los límites) y ajusta la intensidad de los faros de noche.

Si todo eso fuese poco, aún queda hablar de la llave inteligente MyKey, que sirve para prestarle el coche a un conductor digamos menos fiable, limitándole lo que puede hacer, como alcanzar elevadas velocidades o apurar mucho la reserva. Prácticamente solo le falta hablar, perdón, pensar, porque hablar ya lo hace.

El nuevo cofre central tiene un piso superior, ideal para el móvil o la cartera. Permite pasar con facilidad cables sin aprisionarlos, parece que han pensado en todo

Próximamente... más.

Ford Focus 1.0 EcoBoost

Tasa tu coche. ¡¡Gratis y sin compromiso!!

El redactor te recomienda

Noticias relacionadas

Más leídas
Más comentadas

¿Qué te parece el nuevo diseño?

Tú opinión nos importa.

Un pequeño formulario con nombre opcional, e-mail opcional y el comentario.

×