¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
    Autobild.es

    PruebaPeugeot 308 SW BlueHDI 150 (II): Diseño, habitabilidad y maletero

    Peugeot 308 SW BlueHDI 150 (II): Diseño, habitabilidad y maletero
    12
    Oscar Magro
    Oscar Magro

    Los precios del Peugeot 308 SW comienzan en los 17.850 euros. El familiar del león disfruta de una imagen robusta y elegante y un equipamiento muy completo. Los faros Full LED, las barras de techo de aluminio, el freno de estacionamiento eléctrico o los sensores de aparcamiento forman parte del equipo de serie en el acabado Allure.

    El Peugeot 308 SW ha dado un gran salto con respecto a la anterior generación tanto a nivel estético como en calidad de realización. Mucho más atractivo y proporcionado, el familiar galo ha ganado en elegancia a la vez que ha aumentado considerablemente su capacidad de carga.

    Observa con detalle el nuevo Peugeot 308 SW en nuestra galería de fotos

    Como es lógico, los principales cambios respecto a la berlina se encuentran en la zaga

    Diseño exterior

    Con respecto a la berlina de cinco puertas, el Peugeot 308 familiar aumenta su longitud en 33 cm hasta alcanzar los 4,58 m. Ese incremento se corresponde en una mayor distancia entre ejes -11 cm más- y un voladizo posterior más alargado -22 cm más-. Pese al aumento de cotas, el cuerpo del 308 SW sigue estando tan bien proporcionado como el del modelo de cinco puertas. Una imagen robusta y elegante.

    Sus trazos destacan por una gran pureza de líneas. La calandra cromada corona un paragolpes con un diseño donde predomina la horizontalidad y da una sensación de mayor anchura. Los faros Full LED son de serie y sus luces diurnas configuran una firma luminosa, según Peugeot, evoca la pupila de un felino.

    Los faros Full LED forman parte del equipamiento de serie en el acabado Allure

    Los voladizos son pequeños y el dinamismo se acentúa con un nervio que sale del paso de rueda delantero y recorre las puertas para unirse con los pilotos traseros. Las hermosas llantas de aleación Zafiro de 18 pulgadas de nuestra unidad son opcionales y cuestan 380 euros -de serie lleva unas de 17 pulgadas-.

    Otros 100 euros más hay que desembolsar si se quieren los cristales laterales y la luneta trasera oscurecidos. En opción también se puede disfrutar de un techo solar panorámico que es inmenso, uno de los más grandes del mercado, y llega hasta la cabeza de los pasajeros de la segunda fila. Cuesta 600 euros.

    El techo panorámico del 308 SW es inmenso

    El portón tiene unas dimensiones generosas y una vez abierto deja una boca de carga muy amplia que permite introducir objetos voluminosos en el maletero sin dificultad. Hay diez colores para el exterior, todos muy discretos salvo el sugerente Rojo Rubí metalizado.

    Diseño interior

    En el habitáculo me encuentro con un coche muy bien hecho. Los materiales del Peugeot 308 destacan por su buena calidad a la vista y al tacto, además de gozar de ajustes impecables. Enseguida llama la atención el i-Cockpit, nombre que se refiere al puesto de conducción de Peugeot con un pequeño volante y un cuadro de instrumentos en posición elevada. Como curiosidad, el indicador del cuentarrevoluciones sube en el sentido contrario a las agujas del reloj, al revés que la mayoría de los modelos del mercado.

    Habitáculo con diseño limpio y minimalista

    El cambio automático EAT6 cuesta 1.200 euros

    Contar con un volante de reducidas dimensiones se hace extraño en un primer momento pero enseguida te acostumbras y hasta lo echas de menos cuando te subes a otros coches. Al ser pequeño resulta muy fácil maniobrar con él, además de que da mayor sensación de desahogo. Por el contrario, es posible que la parte superior del aro tape parte de la instrumentación dependiendo de la estatura y posición de conducción del conductor.

    El salpicadero está presidido por pantalla táctil de 9,7 pulgadas. Los accesos directos siempre están presentes alrededor de la pantalla así que el área de visualización real de la información es de 7 pulgadas. Al no disponer de botones físicos, pulsar estos botones o navegar por los menús requiere más atención de la debida, obligándonos a retirar la vista de la carretera momentáneamente.

    Como la pantalla táctil recoge casi todas las funciones apenas hay botones físicos

    Esta pantalla incluye todas las funciones del sistema de audio, navegación, climatización, telefonía y ajustes del vehículo. En general, los menús resultan intuitivos y fáciles de manejar. Hay varias opciones de sistema de info-entretenimiento con navegación entre los 150 y los 440 euros. Merece la pena hacer el desembolso por el navegador ya que es un precio bajo y guía perfectamente.

    El equipamiento puede ser muy completo recurriendo a la lista de opcionales. Por ejemplo, el sistema de apertura y arranque sin llaves tiene un coste de 500 euros y lleva asociado una práctica toma de 220V y tiradores de puerta cromados. Otro paquete interesante es el Driver Asistance Pack, que tiene un coste de 900 euros y mejora la seguridad activa del vehículo. Incluye una alerta por colisión, un sistema de frenada de emergencia y un control de velocidad activo.

    El Park Assist de Peugeot permite estacionar en paralelo y en batería

    La cámara trasera cuesta 160 euros y resulta muy práctica en un coche de estas dimensiones… siempre que sea de día. De noche o en aparcamientos poco iluminados sirve de poco porque ofrece una imagen muy oscura. Está disponible dentro de un paquete denominado Pack City 2 que integra el sistema de aparcamiento automático Park Assist, vigilancia de ángulo muerto y la mencionada cámara de visión trasera.

    Habitabilidad

    Las plazas delanteras son amplias y muy cómodas. Por 600 euros más los asientos delanteros pueden contar con una función de masaje, algo propio de segmentos superiores. En el caso del asiento del conductor también incluye la regulación eléctrica con memoria.

    El espacio de las plazas traseras es simplemente correcto

    El sistema Magic Flat es de serie en toda la gama

    De serie, el 308 SW BlueHDI 150 está tapizado con una tela de color gris que porta mucha luminosidad, aunque hay hasta cinco opciones de tapicería. Nuestra unidad equipa la variante más exclusiva y costosa de suave cuero nappa de color negro con un diseño muy elegante y atractivo. Esta tapicería cuesta 1.600 euros e incluye asientos delanteros deportivos y calefactables además de alfombrillas a juego.

    Aunque parecían espaciosas a simple vista, una vez sentado en las plazas traseras descubro que no son tan amplias como cabía esperar. Pasajeros de hasta 1,75 m de estatura viajarán a gusto, pero los que superen esta altura echarán en falta algo de espacio para la piernas y, si se monta el techo solar opcional, también para la cabeza. Además, no hay salidas de aireación para estas plazas. Los asientos están en una posición bastante alta, lo que ayuda a sentarse en una posición natural y resultan cómodos en viajes largos.

    Con un volumen de 610 litros, el maletero del 308 SW está entre los líderes de la categoría

    Maletero

    El maletero es grande, enorme y ofrece un volumen de 556 litros. Bajo el piso hay un compartimento que añade otros 54 litros más al montar el kit de reparación de pinchazos -47 litros si lleva rueda de repuesto-. En total, se pueden disponer de hasta 610 litros de capacidad, una cifra sólo superada por el Honda Civic Tourer.

    El suelo tiene rieles para facilitar la colocación de una red que inmoviliza los objetos depositados en su interior aunque en contrapartida se echan en falta perchas. La bandeja cubreequipajes se puede desmontar y colocar bajo el piso en un hueco destinado para ello. En los laterales del maletero hay sendos tiradores para abatir remotamente el respaldo de los asientos traseros, un sistema que Peugeot denomina Magic Flat. De esta manera el piso queda totalmente plano y la capacidad de carga se amplía hasta los 1.660 litros.

    Peugeot 308 SW BlueHDI 150 (II): Diseño, habitabilidad y maletero