¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
    Autobild.es

    Presentación Bentley Continental GTC Speed, navidades adelantadas

    Presentación Bentley Continental GTC Speed, navidades adelantadas
    Oscar Micó
    Oscar Micó6 min. lectura

    Nada como conocer un descapotable con 659 CV en pleno invierno para poder disfrutar de la clase que tiene un Bentley. Reconozco que es la segunda vez que es la segunda vez que estoy dentro de uno, pero el sentimiento siempre es el mismo, ponte y cómodo porque esto es algo más que un descapotable.

    El Bentley Continental es un modelo de gran relevancia para la marca, no sólo lleva en su gama desde el original anunciado en los años 50, es también para la gran mayoría uno de los Bentley más populares y no es para menos. Esta nueva generación eleva un poco más todo ese refinamiento y el saber hacer que los de Crewe han demostrado en a lo largo de su historia.

    Si encima hablamos del Continental GTC Speed tenemos que elevar un poco más todos los ingredientes, pero sobre todo estamos ante un coche que mantiene la clase que todo Bentley debe tener, pero con unos detalles sutiles para hacerlo más deportivo. Por ejemplo, en el frontal las entradas de aire y el elemento que rodea las ópticas frontales en vez de contar con el acabado tradicional cromado ahora son de un tono oscuro brillante.

    De nuevo, son detalles muy sutiles que quizás a primera vista no sean del todo visibles pero una vez los ves ya sabes que no estás ante un Continental cualquiera. La unidad que además pude ver en directo contaba con una combinación de gris para la pintura y rojo para la capota exquisita.

    No olvidemos que el objetivo es que descubras que bajo el gran capó hay un motor W12 TSI con 659 CV de potencia. Si estas cifras no te terminan de parecer suficientes para preparar la tarjeta, el motor produce hasta 900 Nm de par motor y puede empujar a este GTC hasta los 335 Km/h.

    Veréis, si os gustan mucho los detalles estos coches son un auténtico patio de recreo. No hacía más que dar vueltas y cada vez que lo veía me daba cuenta de un detalle que a primera vista no ves. Ya sea la iluminación con el logotipo de la B Alada de la marca, un logotipo escondido en la parte baja del faldón lateral, etcétera.

    El impresionante patrón de las luces traseras con un efecto tridimensional que ocurre de manera similar con los faros delanteros que, seguro que fue movimiento de los ambales encargados del concesionario de Quadis en Valencia, una vez empezaban a recibir luz directa del sol contaban con un efecto similar a mis ojos a los de un diamante, son detalles.

    Y es que en estos coches está esa magia, esos dos sentidos que en los últimos años hemos perdido en la industria automotriz en favor de reducir consumos o quizás aumentar los márgenes de beneficios. El olfato y el tacto.

    Una vez te subes dentro, toques donde toques la sensación que te recoge es de artesanía pura. Pasaba las manos por todos los materiales y paneles para comprobar que todo estaba perfecto, como un reloj suizo. Todo estaba perfectamente encajado, todos los diales que encontramos en el interior tienen una resistencia cuando los empleas que desde luego te recuerdan que no se trata de un coche normal y corriente. Sé que no es una actitud muy amigable con el COVID pero tenía que probarlo.

    Sí, todo esto viene a un coste y puede llegar a ser muy elevado cuando pasamos a la zona de Bespoke. Junto al protagonista del día, estuvimos viendo la zona de configuración de Bentley y es impresionante. Es de esas pocas ocasiones en las que no tener tantos dígitos en la cuenta bancaria te dan tranquilidad, os cuento por qué.

    Supongamos que mañana te quieres comprar un coche, fantástica noticia, a la hora de elegir un color quizás puedas elegir entre 7 u 8 opciones dependiendo del modelo y marca, en muchas ocasiones menos. En el caso de Bentley cuando llegas a la zona de configuración cuentas con una auténtica variedad de cajones donde una vez los abres descubrirás una variedad de distintos tonos con los que después tendrás que combinar con el interior.

    También hay muestras de todos los distintos acabados para las molduras del interior ya que si no sois fans del negro piano como yo y como media redacción de Motor.es, podrás elegir entre un gran número de materiales y tonalidades.

    Y digo podrás porque dependerá de cuantos dígitos te acompañen en tu cuenta bancaria, inversiones o criptomonedas porque como mínimo el precio de partida supera los 350.000 euros. A ese precio habrá que sumarle todas las opciones y configuraciones adicionales que se quieran añadir.

    Efectivamente, no es el típico SUV medio híbrido que vemos todos los días, pero a veces está bien recordar que hay un pequeño nicho donde todavía se puede jugar con los excesos y con el que muchos soñamos disfrutar.