¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir

Primer contacto Smart #1, cambio de rumbo

Primer contacto Smart #1, cambio de rumbo
15
El Smart #1 en un SUV eléctrico con enfoque premium
Oscar Magro
Oscar Magro10 min. lectura

Bajo el cobijo de Daimler y Geely a partes iguales, Smart se reinventa ofreciendo el primer SUV de su gama. El nuevo Smart #1 es el coche eléctrico más potente de su segmento y ya lo hemos podido ver y tocar.

Smart ha iniciado una nueva etapa y el Smart #1 (según la marca debe pronunciarse como «Hashtag One ») es el primer paso de la transformación del fabricante y lo he podido conocer en primera persona. No solo es el primer SUV del fabricante y el modelo más grande que haya ofrecido jamás en su gama sino que ejemplifica por qué senda caminará la nueva Smart.

La marca eléctrica Smart se reinventa apostando por un vehículo más polivalente que le permita adecuarse a un abanico más amplio de clientes en Europa y China. Estas localizaciones no son casualidad: el #1 es el primer fruto de la asociación en 2019 de Daimler con el gigante chino Geely en la que la nueva Smart Automobile está participada a partes iguales por ambos grupos automovilísticos.

Una joint venture que ha llevado la estabilidad a una marca cuyo futuro se había puesto en duda pero que mediante este cambio de aires espera volver a ser rentable. Cabe recordar que en 1998 la marca Smart llegó al mercado con el original Fortwo, el diminuto utilitario de dos plazas que hizo que el fabricante se situara inmediatamente como líder de la movilidad urbana, pero en los últimos años a Daimler no le salían las cuentas. La solución llegó desde el gigante asiático.

Geely es el mayor accionista individual de Daimler desde 2018 y también tiene estrechas relaciones con Lotus, Lynk & Co, LEVC, Volvo y Polestar, entre otros. Su irrupción sirve para llevar a Smart a una nueva era con una gama de productos totalmente diferente en la que Mercedes se encarga del diseño y Geely se ocupa de la parte técnica y la producción.

El nuevo modelo de Smart tiene 4,27 m de largo

Con estos mimbres el nuevo SUV de Smart llega con la idea de liderar la propuesta 100% eléctrica en el segmento B siendo el crossover urbano eléctrico más potente del mercado puesto que sus principales oponentes serán el DS 3 Crossback E-Tense y el Mazda MX-30 que muestran una menor caballería y autonomía. Aunque no tienen una estética crossover, también tendrá el punto de mira al MINI Cooper SE, al FIAT 500 eléctrico y al Honda e.

El nuevo modelo de Smart rompe con todo lo conocido hasta ahora por la marca alemana... bueno, ahora china ya que su sede central se ha trasladado a Ningbo. Es algo evidente, por ejemplo, en el lenguaje de diseño plagado de formas redondeadas y sinuosas que le permiten ofrecer un coeficiente aerodinámico de solo 0,29, un dato destacable para un coche de este segmento.

El frontal muestra mucho carácter con un aspecto de tiburón gracias a la forma de la entrada de aire frontal y los faros led unidos entre sí. Hay varios detalles vanguardistas como las manillas eléctricas que quedan enrasadas en la carrocería, las puertas sin marco, el techo solar panorámico o las llantas de aleación de 19 pulgadas. En la zaga el protagonismo es para los pilotos led, también unidos, y cuyo aspecto a mí me ha recordado mucho a los del Mercedes EQA.

Las formas sinuosas están muy presentes en todos los elementos

El primer SUV de Smart se asienta sobre una nueva plataforma SEA (Sustainable Experience Architecture) específica para vehículos eléctricos desarrollada por Geely. Tiene unas dimensiones notables para convertirse en el modelo más grande fabricado por la marca: 4,27 m de longitud, 1,82 m de anchura y 1,64 m de altura que le meten de lleno en el segmento B.

Por dentro también ha cambiado el diseño pero sobre todo una de las sorpresas más positivas ha sido encontrar que la calidad del habitáculo ha dado un enorme salto adelante. Los Fortwo y Forfour poseían interiores relativamente sencillos y con abundante presencia de plástico duro pero el #1 propone una atmósfera con cierto toque premium.

Un interior espacioso que apuesta por el diseño sofisticado

Con el nuevo enfoque de la marca, la cabina se ve muy actual y tiene un toque minimalista. La calidad de los materiales empleados es elevada y los asientos son muy confortables. Además la atmósfera propone una iluminación ambiental personalizable con 64 colores que luce en los bordes del salpicadero y los paneles de puerta, la moldura frontal y las salidas de aire.

La gran pantalla del sistema de infoentretenimiento es el centro neurálgico de la cabina

La instrumentación digital recurre a una pantalla 9,2 pulgadas en un formato muy alargado pero con una buena calidad de imagen y que, aparentemente porque se trata de un evento en estático, informa de todo lo necesario al conductor. Destaca aún más el sistema multimedia con una enorme pantalla táctil de 12,8 pulgadas que concentra la mayoría de funciones del vehículo.

La consola central, muy elevada, me crea sentimientos encontrados porque tiene un tacto duro y divide la cabina en dos dando menos sensación de espacio pero a cambio su formato permite ofrecer más huecos de almacenamiento, algo que siempre resulta útil.

Una de las cosas que más me han llamado la atención a bordo del Smart #1 es el enorme espacio interior. Con un tamaño exterior mayor que el de los modelos anteriores de la marca, sobre todo en anchura, era de esperar una ganancia en ese sentido pero aun así la habitabilidad está muy bien aprovechada y pasajeros de hasta 1,90 m de estatura encuentran acomodo tanto delante como detrás.

La altísima consola central separa las dos plazas delanteras

El fabricante chino incluso se permite el lujo de ofrecer una banqueta trasera deslizante en dos partes de manera que se puede maximizar el sitio destinado a los ocupantes o aumentar el volumen de carga. De esta manera el maletero ofrece entre 313 y 411 litros dependiendo de la posición de los asientos traseros. Además, en la parte delantera hay un compartimento de carga adicional de 15 litros, ideal para guardar los cables de carga.

La conducción queda aplazada para nuestro próximo encuentro con el nuevo #1 aunque en esta toma de contacto en estático tenemos las cifras básicas que definirán su dinamismo. Obviamente el Smart #1 es 100% eléctrico y se ofrecerá con una única versión de motor y batería, al menos de momento.

El motor eléctrico genera 200 kW de potencia, que equivalen a 272 CV lo que le convierte en el Smart más potente que se haya comercializado. El par máximo alcanza los 343 Nm y se envían íntegramente al eje trasero. La marca china aún no ha anunciado la capacidad de aceleración del SUV, una cifra que promete ser interesante, pero sí indica que la velocidad máxima es de 180 km/h.

El maletero delantero del Smart #1 tiene 15 litros de capacidad

Bajo el suelo hay una batería de iones de litio de 66 kWh de capacidad bruta (62 kWh netos) con cátodos NCM fabricada por la propia Geely con la que el nuevo modelo de Smart es capaz de ofrecer una autonomía de hasta 440 km según el ciclo WLTP. La capacidad de carga máxima es de 22 kW en AC y 150kW en DC.

¿Cuándo estará a la venta el Smart #? En los próximos días se iniciará la comercialización de la edición especial Lauch Edition limitada a 1.000 unidades de las que solo 70 están destinadas al mercado español. Las versiones normales se pondrán reservar en septiembre con los acabados Premium y Pro+ y será entonces cuando se anuncien los precios. Las primeras entregas a clientes están previstas para febrero de 2023.

Primer contacto Smart #1, cambio de rumbo