¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
Mis favoritosAccesoVender coche
    Autobild.es

    El BMW M3 cumple 30 años ¡Probamos todas sus generaciones!

    10

    Sin duda, uno puede considerarte afortunado de poder conducir las cinco generaciones de una auténtica leyenda dentro del mundo del automóvil. El BMW M3 celebra 30 años y conmemora su aniversario con una inolvidable fiesta de cumpleaños en el histórico circuito del Jarama.

    Han pasado 30 años desde que se presentó por primera vez el BMW M3. Aquel automóvil presentado en 1985 y nacido del mundo de la competición inmediatamente se hizo un hueco en la historia situándose como una referencia en su segmento, dominando cientos de campeonatos en todo el mundo y logrando unos resultados comerciales inmejorables.

    Pocas veces se tiene ocasión de ponerse tras el volante de un automóvil que ya es una leyenda y un objeto de culto entre los aficionados. Pero además, si hablamos de poder conducir todas sus generaciones en la misma jornada y hacerlo en un circuito de competición con tanta historia detrás como el circuito del Jarama uno no puede más que sentirse todo un privilegiado.

    A aquel primer M3 con código E30 le han seguido cuatro generaciones más y un representante de cada uno de ellos estaban esperándonos en la línea de boxes del trazado madrileño. Una manera inmejorable de apreciar las diferencias y la personalidad de cada una de las generaciones de este deportivo de leyenda.

    Un poco de historia

    Si me permites, antes de contar la experiencia comenzaré recordando cómo nació el M3. Seré breve. En 1983 BMW pensó que el Serie 3 E30 sería una buena base para competir en distintos campeonatos de turismos dentro del Grupo A. Esta circunstancia les obligaba a comercializar 5.000 unidades de calle para poder homologar el vehículo de competición. BMW Motorsport se puso manos a la obra.

    Así en el Salón de Frankfurt de 1985 se presentaba el BMW M3, la versión deportiva del Serie 3 que lucía una carrocería ensanchada, nuevos elementos aerodinámicos, un motor de 200 CV, una caja de cambios Getrag y un diferencial autoblocante tarado al 25%. Superar la cifra mínima de ventas para la homologación fue un juego de niños llegándose a comercializar 17.970 unidades del M3 E30, tanto en su versión estándar como en las diferentes ediciones que se presentaron durante su presencia en los concesionarios.

    Estaba claro que el BMW M3 estaba destinado a ser una leyenda automovilística: arrasó en el plano comercial y también lo hizo en las carreras. De hecho, el modelo bávaro puede presumir de ser el turismo más exitoso en competición de la historia: más de 1.500 victorias en todo el mundo y docenas de títulos nacionales e internacionales le avalan. Aquí tienes la historia del BMW M3 contada en capítulos.

    Prueba BMW M3 E30 (1985)

    Con él empezó todo y por ello es el más codiciado. Ya es todo un clásico. Las aletas ensanchadas son toda una declaración de intenciones pero también es distintivo por su gran alerón trasero, sus llantas multirradio de 15 pulgadas, la doble salida de escape y la parrilla que luce orgullosa el logo M3.

    Su motor es un cuatro cilindros de 2,3 litros que entrega 200 CV. En cuanto a prestaciones ha sido ampliamente superado por sus sucesores pero no importa: el E30 enamora por sus sensaciones. La dirección, muy directa y precisa, es su mejor cualidad. Es posible atacar las curvas con mucha decisión, notándose su ligereza en todos los giros, pero no conviene confiarse porque la frenada no es tan contundente como cabría esperar. Una de sus particularidades es caja de cambios invertida, es decir, con la primera hacia abajo y la segunda y tercera velocidad compartiendo carril. Más sobre el BMW M3 E30.

    Prueba BMW M3 E36 (1992)

    Entre otros galardones, el M3 de segunda generación fue premiado como “Coche del Siglo” por la revista francesa Auto Plus. Lo cierto es que el M3 E36 tiene una imagen poco diferenciada del resto de versiones del Serie 3 motivo por el que su diseño puede llamar poco la atención, una ventaja si nos gusta su aspecto de lobo con piel de cordero. Otros lo verán como un inconveniente y quizá por ello no obtenga unas cotizaciones muy elevadas en el mercado de segunda mano.

    Una valoración que puede ser injusta teniendo en cuenta el enorme salto de prestaciones con respecto a la generación anterior. BMW dispuso un motor de seis cilindros en línea con 3,0 litros y 286 CV, que se elevaron posteriormente hasta los 3,2 litros y 321 CV. Por primera vez contaba con un cambio de seis marchas. Los asientos de tipo baquet nos sujetan mientras abordamos las curvas, la frenada también es más contundente, pero también se nota muy exigente demandando toda la atención del conductor para exprimir su rendimiento. Más sobre el BMW M3 E36.

    Prueba BMW M3 E46 (2000)

    La generación E46 se reivindica por su motor de seis cilindros con 3,2 litros y 343 CV. Es, posiblemente, una de las mejores mecánicas fabricadas por la marca bávara en toda su historia ¡casi nada! Buena prueba de ello es que este propulsor ganó en seis ocasiones el prestigioso premio internacional “Motor del Año”.

    Lo cierto es que tanto el rendimiento del motor como el comportamiento dinámico son intachables haciendo del E46 la generación más equilibrada. Además su diseño sigue siendo igual de atractivo gracias a numerosos destalles que lo delatan como un producto de BMW M como la característica rejilla en la aleta delantera y las cuatro contundentes salidas de escape. Más sobre el BMW M3 E46.

    Prueba BMW M3 E90 (2007)

    Las versiones más solicitadas de la cuarta generación del M3 eran la carrocería coupé (E92) con la caja secuencial de doble embrague DKG. Sin embargo en el circuito madrileño nos esperaba lo que se puede considerar una rareza: un M3 con carrocería sedán (E90) y cambio manual. Su propietario decía que lo mejor del coche era su versatilidad: divertido en un circuito, cómodo y práctico en el día a día.

    Con el modelo lanzado en 2007 BMW recurría por primera vez a un propulsor de ocho cilindros para dar vida a un M3. Una característica que tiene una influencia directa en su individualidad: el sonido del bloque 4.0 V8 que habita bajo el abultado capó es delicioso, un gorgojeo hipnótico que hace disfrutar aún más de sus 420 CV, aunque como desventaja se nota más pesado que sus hermanos. Más sobre el BMW M3 E90.

    Prueba BMW M3 F80 (2014)

    La actual generación de la berlina alemana es la que mejor conocemos. De hecho, la unidad presente en el Jarama fue la que empleamos en el imperdible reportaje de 'Misión Imposible'. Con el F80 la Bayerische volvió a la configuración de seis cilindros pero dejando a un lado la aspiración, éste es el primer M3 con motor turbo. La mecánica BMW M TwinPower Turbo es un seis cilindros biturbo de 3,0 litros y 431 CV. También por primera vez las versiones coupé y cabrio cambian de denominación, pasando a llamarse BMW M4, pero sin perder ninguna de sus cualidad tal y como comprobamos al enfrentar el M4 Coupé con el Lexus RC F.

    La evolución a lo largo de estos 30 años tiene como resultado el M3 más potente y el más eficiente de todos. Y el más tecnológico puesto que tenemos docenas de gadgets de seguridad y confort, controles electrónicos que enmascaran nuestros errores al volante e incluso un sistema de escape activo que trasmite el sonido del motor a través de los altavoces. Quizá se hayan perdido un poco las sensaciones del E30 pero se ha ganado en efectividad, de eso no hay duda. Más sobre el BMW M3 F80.

    ¿Cuál es el mejor? Es difícil decantarse por uno y nuestros gustos personales tendrán mucho que decir. El E30 es el más icónico de todos y un clásico cada vez más buscado, el E36 es tentador porque tiene una cotización baja en el mercado teniendo en cuenta las prestaciones que ofrece, el E46 representa el equilibrio casi perfecto, el E90 es capaz de enamorar por el sonido que emite su motor de ocho cilindros y el F80 es el que ofrece las mejores prestaciones y consumos.

    Todos tienen su personalidad, características que los hacen especiales, apetecibles y diferentes entre sí como bien nos han demostrado en el asfalto del circuito del Jarama. Y tú ¿con qué generación del M3 te quedarías?

    El BMW M3 cumple 30 años ¡Probamos todas sus generaciones!