¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
    Autobild.es

    Prueba CUPRA Formentor eHybrid 245 CV: deportividad ecológica

    12
    Cambian pequeños detalles a nivel estético.

    El CUPRA Formentor eHybrid es la versión híbrida enchufable del primer modelo propio de CUPRA. Un equilibrio perfecto entre compromiso ecológico y deportividad, la esencia y ADN de la marca en todos y cada uno de sus modelos hasta la fecha.

    En solo tres años, CUPRA ha conseguido configurar un catálogo completo de modelos en el que, eso sí, dos de sus modelos son herencia de SEAT: el Ateca y el León, que está disponible en versión hatchback y en configuración familiar. Pero el CUPRA Formentor ha llegado para cambiar precisamente eso y convertirse en el primer crossover propio y exclusivo de la que algún día fue una versión deportiva de SEAT. La CUPRA de hoy.

    Esta CUPRA de hoy es una marca que tiene en el diseño uno de sus pilares más fuertes, pero también en la deportividad. Es y aspira a ser una marca en la que la experiencia de conducción es un punto crítico y de diferenciación respecto a sus competidores. Pero ¿cómo casa eso con la tendencia de electrificación? Pues así, con el CUPRA Formentor eHybrid, que es la versión híbrida enchufable del modelo.

    Las colas de escape se han teñido en color cobre en el eHybrid.

    Deportividad ecológica

    La normativa en torno a las emisiones contaminantes exige la electrificación. Y CUPRA no solo está de acuerdo con ello, sino que apuesta en su Formentor eHybrid por la fórmula del híbrido eléctrico enchufable. Es decir, una configuración que se basa en el motor 1.4 TSI de 150 CV, pero junto a un motor eléctrico de 116 CV, alimentado por una batería de 13 kWh, y todo ello controlado por una transmisión automática DSG de seis relaciones.

    Con esto, el modelo puede ofrecer una autonomía eléctrica de 52 a 59 kilómetros en modo eléctrico según el ciclo de homologación WLTP. Y es curioso que existan dos versiones, de 204 y 245 CV respectivamente, porque la propia CUPRA nos indica sin complejos que su mecánica es idéntica y que la diferencia a nivel de potencia se debe única y exclusivamente al software.

    Entre 26 y 35 g/km de CO2 es lo que emite el CUPRA Formentor eHybrid, en función de la configuración y el equipamiento, y según el ciclo de homologación WLTP. Es decir, que sus cifras son muy similares a las de otros modelos híbridos enchufables, y su precio también está en la horquilla habitual de modelos de este tipo de prestaciones.

    Cuenta con llantas específicas como diferencia estética.

    En cuanto a la carga de su batería de 13 kWh, el tiempo variará en función de si usamos 3,6 kW o 2,3 kW. El mejor tiempo será de 3 horas y media y el peor de 5 horas, para cargarla desde el 0% y hasta el 100% de su capacidad, tanto en un caso como en el otro. Y hablando de tiempos, el 0 a 100 km/h se completa en 7 segundos en su versión más rápida, que alcanza los 210 km/h de velocidad punta.

    La definición de CUPRA es exactamente el CUPRA Formentor eHybrid

    Tanto en el Ateca como en el Leon, CUPRA ya nos había enseñado cuáles iban a ser los rasgos clave de su identidad como marca y producto. Pero el lanzamiento del CUPRA Formentor ha sido el punto clave para la 'recién nacida' que, en realidad, ya lleva tres años entre nosotros. Este es su primer modelo propio, así que en términos de diseño, ingeniería y dinámica, esto es exactamente lo que define a la marca, el Formentor.

    Pero, como avanzaba, CUPRA está comprometida de lleno con la tendencia de electrificación, y el CUPRA Formentor eHybrid es en este punto la pieza clave. Así que, si juntamos todo lo anterior con el concepto de deportividad ecológica, el CUPRA Formentor eHybrid es exactamente lo que define a CUPRA y definirá a la marca a lo largo de los próximos años. Aunque, sin duda, con el CUPRA Born van a ponerse de lleno en el punto de mira.

    A máxima velocidad, en 3,5 horas estará cargado por completo.

    Un híbrido enchufable que ofrezca sensaciones deportivas tiene ciertos retos: el peso es uno de ellos, por contar con una batería de iones de litio frente a un equivalente de combustión, y el sistema de carga que añade otro 'plus' de peso adicional. Pero también la configuración del sistema híbrido es un punto crítico y, en cualquier caso, CUPRA lo ha hecho de maravilla con el Formentor eHybrid.

    Prestaciones y comportamiento

    En conducción urbana, el CUPRA Formentor eHybrid se siente cómodo y tranquilo. El excelente aislamiento acústica ayuda al confort, y el funcionamiento en modo eléctrico va exactamente en el mismo camino. Disponemos de una autonomía eléctrica holgada no solo para tener unos consumos reducidos, o incluso inexistentes según la duración habitual de nuestras rutas, sino también para evitar contaminar en cualquier ciudad.

    Pero ¿y cuando sales? Igual puedes mantener ese uso eléctrico -si tus trayectos en relación a su autonomía te lo permiten- y hacer tus recorridos de casa al trabajo sin apenas gasto, que puedes salirte a la comarcal y, con el selector de modos de conducción del volante, activar el modo CUPRA para que la mecánica te preste la máxima deportividad que hay en el modelo.

    Etiqueta Cero para poder entrar siempre a cualquier ciudad sin problemas.

    En esta configuración el CUPRA Formentor eHybrid cambia a nivel de entrega de potencia, de disponibilidad de la misma, ajusta el comportamiento de la suspensión, también de la caja de cambios, y de la dirección. Se vuele un coche mucho más reactivo y dispuesto a nivel de aceleración, más duro y sensible a cualquier actuación sobre sus mandos, y mucho más deportivo.

    En cualquiera de sus versiones, el CUPRA Formentor es un modelo con un chasis soberbio. En esta versión híbrida enchufable no se resiente de su 'sobrepeso' por el sistema eléctrico y, gracias al motor eléctrico, acelera con mucho más nervio. La transmisión actúa de una manera inmejorable haciendo las reducciones precisas para tener la máxima potencia a toque de pedal y la suspensión, junto a la dirección, nos comunican de manera muy correcta lo que ocurre en el eje delantero.

    En definitiva, sí, CUPRA lo ha conseguido. Un sistema híbrido enchufable que cumple sin concesiones a nivel de ecología, que además nos ayudará a ahorrar en combustible, y bastante, y un sistema híbrido enchufable que, en el modo oportuno, ofrece una muy buenas prestaciones. Pero uno de los puntos clave en todo esto es precisamente la base, el propio CUPRA Formentor. Su chasis ya era una delicia, y se ha puesto a tono para acoger una mecánica híbrida más conveniente todavía que el resto de sus configuraciones mecánicas.

    Prueba CUPRA Formentor eHybrid 245 CV: deportividad ecológica