¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
Mis favoritosAccesoVender coche
Autobild.es

Prueba Hyundai Genesis: Diseño, habitabilidad y maletero (parte II)

10

El diseño elegante y proporcionado del Hyundai Genesis sedán nos anuncia que estamos ante un coche lujoso y distinguido. Lo comprobamos en un habitáculo vestido de piel natural, madera auténtica de poro abierto y aluminio. El Hyundai Genesis ya está la venta en los concesionarios españoles por un precio cerrado de 67.850 euros.

El Hyundai Genesis vio la luz en el Salón de Seúl 2013 luciendo las tensas líneas del lenguaje de diseño Fluidic Sculpture 2.0 obra de Peter Schreyer. Su imagen ha sido merecedora de prestigiosos premios de diseño como el iF Design Award 2014 y el Red Dot Award 2014 estando basada en la del prototipo Hyundai HCD-14 Genesis que fue presentado en el Salón de Detroit 2013.

Diseño exterior

Parados ante el Genesis los ojos se van inevitablemente a la inmensa parrilla hexagonal del frontal con el marco cromado y seis lamas horizontales. En el capó, el logo de Hyundai deja paso al emblema alado distintivo del Genesis. Los faros son proyectores HID bixenón adaptativos. A diferencia de algunos de sus rivales, el Genesis no puede montar faros LED si bien la tecnología LED se encuentra presente en las luces de conducción diurna, en los faros antiniebla frontales y en los pilotos traseros.

La enorme distancia entre ejes de 3.010 mm promete una habitabilidad interior destacable que luego comprobaremos. Las llantas de aleación de 19 pulgadas con acabado gris grafito le sientan bien, al igual que el gran techo solar panorámico practicable, la antena en forma de aleta de tiburón y la salida de escape doble integrada sutilmente en el paragolpes trasero.

Hyundai se ha preocupado por los detalles de su buque insignia. Buen ejemplo de ello son los retrovisores con intermitentes integrados: en su parte inferior cuentan con luces de cortesía que se activan automáticamente proyectando el logo del Genesis. Todo un rasgo personal y distintivo.

Las puertas tienen un sistema de cierre automático que Hyundai denomina PDL (Power Door Locks). No hace falta dar un portazo, con aproximar la puerta con suavidad es suficiente para que los sensores de los cierres activen un motor eléctrico que cierra la puerta por completo automáticamente.

El maletero también cuenta con un práctico sistema de apertura eléctrica. Del mismo modo ofrece un sistema de apertura inteligente con detector de presencia que se activa al colocar el pie bajo el paragolpes durante tres segundos con la llave en el bolsillo, aunque éste no lo hemos probado.

La estructura en forma de diamante del compartimento motor aumenta la rigidez

En la búsqueda del mayor confort posible en Hyundai se han preocupado por aumentar la robustez de la carrocería y reducir las vibraciones a su mínima expresión. Para ello se ha recurrido al uso intensivo de acero avanzado de alta resistencia (AHSS). Esta obsesión se observa incluso en el compartimento del motor, donde se aprecian barras estructurales como refuerzo.

Diseño interior

Nada más abrir la puerta y acceder al habitáculo del Genesis quedamos impresionados por una calidad desbordante, inédita hasta ahora en la marca coreana. Materiales como la piel natural y la madera auténtica de poro abierto nos rodean y crean una atmósfera lujosa y sofisticada nunca antes vista en un modelo de Hyundai.

La tapicería puede elegirse en cinco diferentes acabados de cuero, que combinan con el guarnecido y diferentes elementos realizados en aluminio. Para aumentar aún más la prestancia del habitáculo hubiera sido acertado recubrir con piel la parte superior del salpicadero pero Hyundai se ha limitado a envolver con esta suave piel la cúpula del cuadro de instrumentos.

La pantalla táctil tiene 9,2 pulgadas

En esta cabina de primera clase se mima tanto al conductor como a los pasajeros. El primero tiene ante sí un volante calefactable y regulable eléctricamente en altura y profundidad. El cuadro de instrumentos tiene un diseño tradicional con dos grandes esferas -tacómetro y velocímetro- separadas por una gran pantalla TFT LCD de 7 pulgadas que muestra toda la información del ordenador de a bordo. La interfaz de esta pantalla es clara y sencilla de manejar.

El Genesis incluye además un sistema de información proyectada en el parabrisas (HUD), resultando el equivalente a una pantalla virtual de 9,7 pulgadas que reproduce gráficos en color de la velocidad, las alertas o la indicaciones de navegación.

En la parte superior de la consola central domina con su presencia la pantalla táctil de 9,2 pulgadas del sistema de infoentretenimiento. Los datos que aparecen aquí también pueden manejarse con un mando giratorio y uso botones situados entre los asientos delanteros, si bien estos quedan en una posición algo retrasada y obligan al conductor a forzar la postura para manejarlos.

La calidad de realización es notable por materiales y ajustes

El motor V6 del Genesis entrega 315 CV

Bajo la pantalla está el modulo de la climatización y el audio, acompañados de un reloj analógico que le aporta un aire clásico. Merece la pena detenerse para hablar del sonido puesta que ha sido muy cuidado y Hyundai equipa un sistema de audio Lexicon Discrete Logic 7 compuesto por nada menos que 17 altavoces y que ofrece una potencia de 900 watios.

Habitabilidad y maletero

En los asientos delanteros el confort es absoluto. Los asientos utilizan almohadillas de diferentes durezas según las zonas para resultar muy cómodos y mullidos. Además los cojines laterales tienen celdas de aire que se pueden ajustar según el contorno de cada persona y el cojín del asiento es extendible.

Las plazas posteriores destacan por su amplitud. La anchura es destacable y el espacio para las piernas es enorme. La cota en la que antes encontraremos limitaciones es la altura, donde pasajeros de más de 1,90 de estatura rozarán su cabeza con el techo. Para proteger de los rayos del sol y ofrecer mayor intimidad se incluyen unas cortinillas en las ventanillas traseras y una cortina eléctrica en la luneta posterior.

El reposabrazos central trasero aloja una consola con múltiples funcionalidades

El confort de los dos asientos situados en los extremos es grande gracias a su contorno y mullido, además de que estas plazas traseras cuentan con reclinación eléctrica, calefacción y ventilación. La climatización de tres zonas permite la regulación de diferentes temperaturas para el conductor, el acompañante y los asientos posteriores.

El reposabrazos trasero central esconde los controles de los asientos traseros y del sistema multimedia, un hueco portaobjetos y dos posavasos. Aunque está homologado para cinco ocupantes, la plaza central trasera es inútil. El respaldo es duro y el túnel de transmisión deja poco espacio para las piernas así que un pasajero castigado en esa plaza irá irremediablemente incómodo.

El maletero tiene 493 litros de capacidad. No es un volumen muy grande en relación al tamaño exterior del Génesis y además las formas son un tanto irregulares. La tapa del maletero tiene un sistema de apertura eléctrica -también se abre poniendo el pie debajo del paragolpes posterior- y deja una boca de carga bastante amplia.

Noticias relacionadas

Prueba Hyundai Genesis: Diseño, habitabilidad y maletero (parte II)
Configuración de cookiesLas cookies son importantes para el correcto funcionamiento de nuestra web. Usamos cookies para mejorar tu experiencia de navegación, recordar tus datos de inicio de sesión y recopilar estadísticas para optimizar la funcionalidad de la web y ofrecerte contenido personalizado en función de tus intereses. Lee aquí nuestra política de cookies. Acepto