Prueba KIA Stonic 1.6 CRDi, el fuerte de la familia

Foto 1
  • Foto 2
  • Foto 3
  • Foto 4
  • Foto 5
  • Foto 6
(14 fotos)

El KIA Stonic ha sido uno de los lanzamientos del año. Y es que este coche viene a aumentar las ya numerosas opciones que existen en el sector de los SUV compactos. Pero el coreano ha llegado para ponerte aun más difícil la decisión de compra, ya que viene realmente bien equipado y su dinámica es sobresaliente. Hoy probamos el KIA Stonic con motor 1.6 CRDi de 110 CV.

 El aspecto robusto del KIA Stonic le proporciona una imagen imponente

Cada día podemos ver como como las ventas de vehículos diesel ya no son lo que eran. Sus ventas se han visto diezmadas con la llegada de alternativas más sostenibles y eficientes. 

Hasta no hace mucho, la gente veía los coches con motores de gasolina como grandes ballenas que solo querían beber más y más litros de combustible. Ahora, esa idea ha cambiado radicalmente, ya no son solo para aquellos gasolineros empedernidos, sino una alternativa real al diesel

Los consumos han disminuido considerablemente. Donde antes lograbas un consumo medio de 8 o 9 litros, ahora no es difícil que este pueda bajar de los 6 litros. Y cuando a esto, le unimos una menor cantidad de Co2 expulsado a la atmósfera, la cosa mejora considerablemente, y más sabiendo que esto último viene de la mano de un pago menor en el impuesto de matriculación del vehículo.

Posiblemente, esta sea la única forma de identificar a la variante diesel desde su vista exterior

Aún así, los motores diesel siguen llevándose un buen trozo del pastel, y aunque sí es verdad que han disminuido sus ventas, estas siguen siendo muy importantes en algunas marcas, en las cuales ven superados sus números con respecto a las ventas de motores gasolina.

KIA se posiciona actualmente como una de las marcas que más coches de carrocería SUV vende para el mercado privado,  y es que el año 2017 ha sido un gran año para la marca coreana. Sus ventas han experimentado un ascenso considerable gracias a nuevos lanzamientos tan importantes como el KIA Niro, KIA Rio o el KIA Stonic (dos de ellos SUV). Además de experimentar una gran mejora de imagen de marca gracias, entre otras cosas, a su conocida campaña de mantenimiento de garantía durante 7 años. 

Y es que la marca ha depositado mucha confianza en sus modelos, algo muy positivo de cara al público y a la hora de crear confianza al futuro comprador. Además de apostar por la hibridación en algunos modelos o incluso por la completa electrificación. Sus motores de gasolina cada vez son más eficientes, disminuyendo considerablemente sus consumos y sus emisiones de Co2. 

Precisamente por esto, desde la marca coreana, centran sus previsiones de ventas principalmente hacia el KIA Stonic con motor 1.0 TGDi de 120 CV, modelo del cuál ya os pudimos hablar largo y tendido en nuestro artículo con videoprueba. Pero ¿qué tal se desenvolverá con el motor diesel? vamos a comprobarlo.

Echemos un vistazo a este SUV

En esta prueba, me centraré mayoritariamente en su comportamiento dinámico ya que realmente este coche difiere muy poco de aquel que probamos hace unas semanas. La única manera posible de distinguir ambas variantes es darle una vuelta al coche y ver el logo identificativo sobre el portón del maletero, donde podremos ver las siglas T-GDi, para la variante gasolina, o CDRi en caso de que se trate del modelo de gasoil. 

Su estética robusta y compacta llama mucho la atención por aparentar unas capacidades Off-Road que en realidad no son tantas. Aunque si es cierto que posee una mayor altura libre al suelo con respecto al modelo del que procede, elKIA Rio; pero sus capacidades para salir fuera del asfalto no son mucho más sobresalientes que en el compacto.  

Nuestra unidad portaba la pintura exterior amarilla denominada Most Yellow, la cual le sienta realmente bien. Y es que, como ya sabemos, este coche tiene una grandísima capacidad de personalización pudiendo escoger su pintura exterior en un único color para toda la carrocería (como es en este caso), o pudiendo hacerlo con una tonalidad bicolor, combinando de esta manera el color que queramos para el cuerpo del coche y otro distinto para techo, retrovisores y alerón

La trasera del KIA Stonic guarda mucha relación con la de su hermano mayor: el KIA Sportage

Las llantas de este coche también son idénticas que nuestra unidad anterior, ya que el abanico para elegir un diseño u otro se limita únicamente al motor que escojas. Existen unas de 15 pulgadas para el motor 1.2 de gasolina de 84 CV, y otras de 17 pulgadas para el diesel y gasolina más potente.

Si echamos un vistazo a su interior encontramos que este vehículo ha escogido el acabado Drive, el nivel intermedio de los tres disponibles. El cual incorpora algunos elementos tan útiles como la cámara de visión trasera, sensores de aparcamiento traseros, luces traseras LED o climatizador automático, entre otros. 

Su alto nivel de personalización es, sin duda, uno de los grandes atractivos de este coche

En cuanto a su personalización interior, tal y como podemos esperar, también es bastante notable. Esta unidad incorpora el denominado Paquete Naranja, y esto no significa otra cosa que algunas partes del interior como el salpicadero, consola central, costuras del volante o partes de los asientos,  están tintadas en este color

Posee una mayor altura libre al suelo que el KIA Rio, modelo del que procede

Por el resto de elementos, esta unidad es prácticamente idéntica de la que ya probamos hace unas semanas. Por lo que, aprovechando que estamos situados en su interior, comencemos con la prueba dinámica y a ver como se comporta este pequeño SUV coreano. 

Pongámoslo a prueba

Una vez nos sentamos en el asiento del conductor y ajustamos asiento, espejos y volante (este último regulable en altura y profundidad), somos consciente de la buena visibilidad que posee este coche. Una posición de conducción algo elevada y unas generosas zonas acristaladas, ejercen bien su labor de dotarnos de una visibilidad exterior realmente buena

Pisamos embrague, metemos primera y salimos a la marcha. Una cosa que me dejó un poco descolocado fue comprobar la gran suavidad que poseen los pedales, principalmente si nos centramos en el del embrague. Cosa que no siempre es necesariamente buena, ya que puede perderse un poco de tacto a la hora de hacer uso de este. Damos algo de gas a nuestro vehículo y encaramos una ruta que consta de zonas por autopista y carreteras secundarias. 

El interior de nuestra unidad monta el llamado Paquete Naranja

La ruta da comienzo a través de la autopista A-1 de Madrid dirección Burgos. Sobre este tipo de carreteras, al Stonicse le nota realmente cómodo. Es un auténtico devorador de kilómetros. Posee una fuerza muy notable, sus 210 NM de par máximo salen a relucir desde las 1.500 rpm para hacerlo muy notoriamente. En adelantamientos no tendremos ningún tipo de problemas.

Pero por este tipo de vías se suele subir la velocidad, a veces incluso más de la cuenta, y aunque vayamos al límite de la velocidad permitida por la carretera (120 km/h) su insonorización interior es algo escasa, llegando a sentirse bastante la rodadura del vehículo por la calzada, y el ruido del viento y del motor se hacen realmente notorios. 

Este podría ser realmente el aspecto a mejorar más destacable, ya que el resto del vehículo se comporta realmente bien. Con unos consumos contenidos por carreteras extraurbanas, ya que será difícil ver superada la barrera de los 6 litros en una conducción normal, y si realizamos una conducción más económica nos encontraremos con unos registros que pueden bajar incluso de los 5 litros.  

Como todo coche con un propulsor diesel en su interior, la línea roja llega pronto

El Stonic que estamos probando no tiene diferentes tipos de conducción ni nada parecido. Al poseer una caja de cambios manual, sería algo que no tendría mucho sentido, y en parte esto no está mal, ya que el conductor es el que marca las pautas del ritmo de la conducción. 

La mayor cifra de par hace que este motor sea especialmente recomendable para gente que suele cargar mucho su vehículo

Tomamos un desvío marcado en la ruta para introducirnos por carreteras secundarias. Ahora sí es el momento perfecto para probar la dinámica en curva de este vehículo. Y la primera sensación es realmente buena. No he avanzado ni 500 metros a través de esta calzada y el KIA ya me ha demostrado que ha sabido resolver notablemente el inconveniente de la mayoría de modelos de este sector: el balanceo en las curvas. 

Y es que su comportamiento en curva es incluso mejor que en algunos compactos. Una suspensión más rígida de lo normal en este tipo de vehículo es la culpable de esto. Y cuando digo más rígida, no me refiero a más incómoda. El Stonic ofrece una buena proporción entre comodidad en marcha y saber desenvolverse en carreteras de curvas. Sin duda es uno de los muchos puntos favorables que posee.

KIA Stonic 1.6 CRDi 

Su dirección es bastante buena, aunque esta quizás se siente algo más asistida de lo que debería, aumentando su suavidad para recorridos urbanos pero disminuyendo su capacidad de transmitir al conductor en carreteras extraurbanas. Si es cierto, que no es una de las más asistidas que he probado, ya que sigue conservando una buena sensación al volante, pero si esta fuese algo más dura, quizás transmitiría mejor.

Como he comentado más arriba, la sobresaliente visibilidad exterior ayuda mucho a la hora de encarar una carretera sinuosa y poder disfrutar de la conducción, ya que gracias a esta, la sensación de tenerlo todo controlado es mayor, lo que repercute en una mayor seguridad al volante.

Ahora, pongamos nuestra atención en el que posiblemente sea uno de los puntos más a destacar de este coche: su caja de cambios. El tacto es muy bueno. Con unas marchas bien dirigidas y una sensación que podríamos catalogar de algo deportiva (salvando las distancias), pero no olvidemos que este coche no es un deportivo, ni tiene aspiraciones a serlo. 

El Tiger Noise: rasgo identificativo que acompaña al actual lenguaje de diseño de la marca coreana

Nuestra unidad equipa la caja manual de 6 relaciones que solo pueden incorporar los dos modelos más potentes, el 1.0 de gasolina y este único propulsor diesel dentro de la oferta del KIA Stonic. Existe otra caja para el modelo menos potente, el 1.2 de gasolina de 84 CV, es una manual de 5 relaciones. Para el próximo año 2018 se espera la incorporación de un cambio automático de doble embrague con 7 marchas. 

Como ya he dicho, este coche tiene su entrega de par entre las 1.500 y las 2.750 rpm, y es que si continuamos subiendo las revoluciones de este para llegar a las 4.000 rpm,  donde se sitúa la entrega de potencia máxima de 110 CV, debido la mejorable insonorización interior, el sonido del motor se vuelve mucho más notorio, el cual al tratarse de un motor diesel no es precisamente uno de los sonidos más bonitos que podréis oír en un coche.

Volvemos a la finca donde iniciamos nuestro camino para devolver al que ha sido nuestro compañero de camino durante unas horas. Y me despido de él con una muy buena sensación.

Estas llantas son las únicas que puede portar esta variante, ya que el otro juego ofertado está únicamente disponible para el motor de gasolina más modesto

En conclusión

Y es que, aunque este motor me ha dejado muy buen sabor de boca, pienso que la variante diesel está destinada a un tipo de público que generalmente se mueve mucho en cochey que además suele cargar suficientemente el vehículo, ya sea de personas o de cosas, sacando buen provecho de la fuerza que posee este propulsor, que para mi gusto, le falta al modelo de gasolina, a pesar de tener algo más de potencia.

Su precio de partida empieza en 20.050€, y gracias a la campaña de lanzamiento de KIA, este precio se ve considerablemente reducido hasta los 15.869€, obteniendo de esta manera un descuento de 4.181€. Esta rebaja del precio es aplicable a toda la gama de motores de este modelo.

A la hora de comprar este modelo, personalmente me decantaría por el motor 1.0 de gasolina de 120 CV, ya que aunque pierde algo de fuerza de empuje con respecto al diesel, el gasolina se siente mucho más vivo y bastante más refinado. Además de poseer un precio inicial inferior una vez aplicados los descuentos promocionales de lanzamiento. 

El gran KIA Sorento acompañando a las unidades del pequeño KIA Stonic

Nota: 7.8

Tasa tu coche. ¡¡Gratis y sin compromiso!!

El redactor te recomienda

Noticias relacionadas

Más leídas
Más comentadas

¿Qué te parece el nuevo diseño?

Tú opinión nos importa.

Un pequeño formulario con nombre opcional, e-mail opcional y el comentario.

×
Configuración de cookiesLas cookies son importantes para el correcto funcionamiento de nuestra web. Usamos cookies para mejorar tu experiencia de navegación, recordar tus datos de inicio de sesión y recopilar estadísticas para optimizar la funcionalidad de la web y ofrecerte contenido personalizado en función de tus intereses. Lee aquí nuestra política de cookies. Acepto