¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
Mis favoritosAccesoVender coche
    Autobild.es

    Prueba Land Rover Defender 2020, un auténtico tipo duro (con vídeo)

    24

    Con la nueva generación del Land Rover Defender el fabricante británico ha conseguido conjugar el estilo y confort de un SUV con las capacidades offroad de un todoterreno puro y duro. Te descubrimos todas sus facetas en una prueba en vídeo.

    No te pierdas nuestra primera toma de contacto con el Defender 2020.

    El Land Rover Defender un modelo que levanta pasiones por ser un icono de los todoterrenos. He tenido oportunidad de conducirlo durante algunas horas, un contacto breve pero muy interesante. Pero antes, quiero empezar con una pequeña confesión. Estuve en el Salón del Automóvil de Frankfurt 2019 donde se presentó este modelo, fui al stand de Land Rover para verlo en persona y tengo que reconocer que me llevé una pequeña decepción. Cuando lo vi me pregunté ¿Es éste el coche más duro del mundo?

    Normalmente, cuando sale una nueva generación de un todoterreno icónico cambia poco sobre el modelo anterior, lo justo y necesario para verse actual. Es el camino seguido por los nuevos Jeep Wrangler o Mercedes Clase G, por ejemplo. Sin embargo, esta vez el fabricante británico ha tomado una decisión más arriesgada y ha roto algunos moldes.

    Es cierto que la silueta característica del Defender se mantiene perfectamente reconocible, siguiendo las facciones principales del Land Rover original trazado sobre la arena de la playa en 1947. También es verdad que se mantienen las dos opciones de longitud de carrocería. Una corta, el Defender 90 de 3 puertas, y otra larga, el Defender 110 de 5 puertas. En el futuro llegará otra versión aún más grande, el Defender 130. El británico es absolutamente descomunal con sus 2,00 m de ancho y 1,97 m de alto. La longitud es de 4,58 m para el corto y 5,02 m para el largo.

    El Defender 2020 está disponible en carrocerías de 3 y 5 puertas

    Aunque se mantienen esas características, es evidente que el resto de elementos de diseño han hecho algo más que evolucionar. El cambio estético es grande y no satisfará a todos, sobre todo el frontal es la parte más controvertida y reconozco que a mí no me termina de gustar. Para el nuevo Defender esperaba un estilo más tradicional y su imagen parece la de un SUV en lugar de la de un todoterreno puro y duro.

    Esa modernidad general en el diseño viene acompañada de elementos como los faros de led matriciales, todos los accesorios que se nos puedan ocurrir y múltiples opciones de personalización. Incluso se puede aplicar una película protectora que ayuda a proteger la pintura de arañazos y ofrece un sofisticado acabado satinado, un recurso inspirado en la aviación.

    Pero no sólo se trata de cambios cosméticos, la propia construcción del coche ha sufrido un cambio radical. En este nuevo Defender se emplea una nueva plataforma D7x realizada en aluminio. Y lo que es más llamativo, ya no usa el típico chasis de doble viga como ocurre en casi todos los todoterrenos sino que lleva una arquitectura monocasco y suspensión de muelles ¿Acaso ha perdido su ferocidad fuera del asfalto?

    El Defender propone cuatro paquetes de accesorios: Urban Pack, Explorer Pack, Country Pack y Adventure Pack

    En el habitáculo, los rasgos principales se mantienen pero los cambios son evidentes pero una vez más parecen sugerir una imagen más SUV que todoterreno. Ya no es espartano y rudo sino que me rodea un montón de materiales de altísima calidad, un equipamiento que sería la envidia de muchas berlinas de lujo y una dotación tecnológica de primer nivel. Cosas que no esperas en un coche campero.

    Es exquisito pero a la vez todo muestra una extraordinaria solidez y promete una gran durabilidad. Un lujo que está hecho para el trato exigente como por ejemplo una tapicería de cuero que incorpora un tejido inspirado en la lona para reducir el desgaste o los desgarros o un suelo de goma que se extiende por todo el habitáculo, un material duradero y fácil de limpiar de barro y suciedad.

    El centro neurálgico de información es el sistema multimedia Pivi Pro. Emplea una pantalla táctil de 10,2 pulgadas, es compatible con Apple CarPlay y Android Auto y tiene muchas funciones como la navegación con rutas dinámicas o las actualizaciones permanentes de aplicaciones por medio de un par de tarjetas SIM integradas en el vehículo. Funciona con rapidez, tiene una gran calidad de imagen pero la posición de la pantalla es excesivamente baja y obliga a desviar la mirada de la carretera para consultar la información.

    Materiales de alta calidad y resistencia para la cabina

    Ese sistema de infoentretenimiento puede estar vinculado a una instrumentación completamente digital que emplea una pantalla de 12,3 pulgadas con diferentes datos y vistas a elegir entre los que se encuentra una vista de navegación con mapa en 3D a pantalla completa. Opcionalmente se puede agregar un head-up display que proyecta los datos directamente sobre el parabrisas.

    Además de las pantallas, en el interior del Defender hay cabida para todas las chucherías de equipamiento que se nos puedan ocurrir como un soberbio sistema de cámaras de 360 grados, un equipo de sonido Meridian con 700W de potencia, 14 altavoces y un subwoofer e incluso la posibilidad de equipar dos tipos de techo solar opcionales: uno panorámico de cristal y otro de material textil plegable.

    Definitivamente tengo la impresión de que estoy a bordo de un SUV y no en un rudo todoterreno. Aunque claro, a ver qué SUV es capaz de poder montar un campamento en el techo del coche, literalmente. El techo del Defender aguanta hasta 168 kg de peso en marcha y 300 kg en parado así que entre los accesorios que ofrece Land Rover encontramos una tienda de campaña a medida para el techo.

    Las versiones de seis plazas tienen un tercer asiento central en la primera fila

    Dependiendo de la versión la configuración interior puede ser de cinco, seis o siete plazas. Los Defender con cinco plazas pueden llevar un reposabrazos central bajo el cual hay un enorme compartimento de 40 litros de capacidad para guardar cosas e incluso, si queremos, cabe una nevera. Si elegimos la versión de seis plazas la consola central se transforma en una tercera plaza central en esta primera fila, muy pequeña y plegable.

    Esa amplitud es la ventaja de que el coche supere los dos metros de anchura. Aunque los que más se benefician de ello son los ocupantes de las plazas traseras donde tres adultos pueden viajar con total comodidad con espacio muy abundante en todas las cotas. Las variantes con siete plazas añaden una tercera fila con dos asientos pensados para niños. Son mas bien pequeñas y el acceso es un poco complicado.

    Por su parte el maletero cuenta con un gran portón de apertura lateral que lleva acoplada una rueda de repuesto y deja espacio a un enorme espacio de carga. Con dos filas de asientos operativas las capacidades van desde los 297 litros del Defender de 3 puertas a los 857 litros de la carrocería de 5 puertas.

    Prueba Land Rover Defender 110 First Edition D240

    Más adelante se ofrecerá brutal Defender SVR con motor V8 y altas prestaciones para hacer frente el Mercedes-AMG G 63. También habrá un Defender PHEV que cumplirá la faceta de híbrido enchufable con etiqueta Cero. Pero por el momento la gama mecánica de este todoterreno está compuesta por dos diésel y dos gasolina.

    Las opciones de gasóleo tienen 200 y 240 CV (D200 y D240 respectivamente) y los dos gasolina proponen 300 y 400 CV (P300 y P400 MHEV). Este último es el único con seis cilindros, los demás tienen cuatro, y curiosamente es el más grande, el más potente, el que más gasta y el que más contamina pero es el único que lleva la etiqueta Eco porque lleva un sistema de hibridación ligera mediante un sistema eléctrico de 48 voltios y una batería de iones de litio.

    He probado el diésel más potente con 240 CV y en carretera se nota pesado, no en vano arroja más de 2.300 kg en la báscula. Eso tiene dos efectos evidentes: el primero que no es un coche ágil y el segundo que como te puedes imaginar los consumos no son reducidos, lo habitual será ver dos dígitos en el indicador de consumo medio.

    Una cámara en los bajos permite comprobar en tiempo real por dónde pisa este Land Rover

    Esta generación tiene una suspensión de tarado blando que no puede evitar oscilaciones exageradas de la carrocería en tramos revirados y es bastante silencioso en general aunque como es de esperar por encima de los 100 km/h se empieza a percibir con claridad el ruido aerodinámico. Transmite un buen confort de marcha aunque no llega al nivel de una buena berlina premium.

    Pero ya sé que todo esto te da igual porque lo que quieres saber es cómo va este coche haciendo el cabra lejos del asfalto ¿A que sí? Pues bien, en campo es difícil encontrar nada más efectivo y divertido que este Defender ¡Pasa por encima de todo! Como es una toma de contacto no tengo oportunidad de probar las capacidades offroad de forma extrema en esta ocasión pero sabemos de primera mano de lo que es capaz. Cuando fuimos a Inglaterra durante la presentación internacional del modelo británico pudimos realizar un recorrido muy exigente y a toda velocidad con el Defender de 400 CV que nos dejó con la boca abierta.

    El acceso y arranque se puede realizar a través de una pulsera de actividad. Será útil para quien use el Defender para actividades deportivas ya que no tendrá que cargar con las llaves

    Para superar obstáculos este Land Rover equipa un eficaz sistema de tracción total permanente que puede repartir un 100% del par a cada eje si hace falta, contamos con reductora (por supuesto) y es posible bloquear el diferencial central o trasero si las cosas se ponen difíciles. Además las cotas offroad son magníficas, especialmente si lleva equipada la suspensión neumática.

    El chasis ya no monta la característica suspensión de ejes rígidos de los todoterrenos más clásicos. En su lugar está disponible una suspensión helicoidal por muelles o una suspensión neumática electrónica, dependiendo de la versión. Quiero ser muy claro con esto: equipa la suspensión neumática sí o sí. Esa amortiguación electrónica proporciona un mayor confort y aumenta las capacidades todoterreno del Defender al poder variar su altura en 145 mm según las necesidades. Es decir, la altura libre al suelo podría llegar a ser de hasta unos impresionantes 291 mm.

    La clave principal de este poderío lejos del asfalto está en la última evolución del sistema Terrain Response, la tecnología más sofisticada y avanzada que haya tenido nunca Land Rover y que hace que este coche no le tenga miedo a nada. Con este sistema se puede configurar por separado el funcionamiento de la transmisión, la dirección, los diferenciales o el control de tracción para adecuarlos a nuestras necesidades ¿Qué no nos queremos complicar la vida? Se puede dejar un modo automático y es el propio sistema el que se encarga de evaluar y realizar los ajustes necesarios.

    En campo merece la pena jugar con los ajustes y, para ponerlo fácil, hay diferentes programas predefinidos para hierba, gravilla, barro, nieve, arena, rocas o lo que quieras. Te explico cómo funciona. Imagina que quieres atravesar un río: seleccionas el modo vadeo y automáticamente se pone la suspensión en su posición más alta, se suaviza la respuesta del acelerador, se configura la climatización para recircular el aire del habitáculo y en la pantalla del salpicadero se indica a qué altura del vehículo está el agua, mostrando una alerta si superamos la profundidad de vadeo máxima de 900 mm ¿Fácil, no?

    El Defender puede montar en el techo una tienda de campaña para dos personas fabricada por Autohome

    El Defender puede ver a qué altura está el agua mediante unos sensores ultrasónicos y también nos ayuda a ver. Por ejemplo mediante un retrovisor interior digital es posible observar lo que hay detrás del coche aunque vayan tres personas en el asiento trasero tapándonos la visión. O mejor aún, una cámara en los bajos permite comprobar por dónde pisan las ruedas delanteras, ideal para superar obstáculos. Insisto: este todoterreno no sólo puede con todo sino que además lo hace parecer fácil. Ya me da igual si es bonito o feo por fuera.

    Con un coche así ya no se trata de dónde quieres ir sino cuándo, porque puedes ir donde quieras, no hay límites. Mi escepticismo inicial se convierte en asombro. El mayor mérito es que Land Rover ha conseguido que el Defender 2020 sea un tipo duro vestido de etiqueta, algo así como el agente James Bond. Deben ser cosas de los genes británicos.

    Sin apenas rivales en el mercado, el nuevo Land Rover Defender está a la venta desde 54.980 euros lo que le sitúa en un término medio entre el precio del Toyota Land Cruiser y del Mercedes Clase G. Literalmente puedes ir a cualquier parte del mundo con el nuevo Defender ¿A dónde irías tú con él?

    Prueba Land Rover Defender 2020, un auténtico tipo duro (con vídeo)
    Configuración de cookiesLas cookies son importantes para el correcto funcionamiento de nuestra web. Usamos cookies para mejorar tu experiencia de navegación, recordar tus datos de inicio de sesión y recopilar estadísticas para optimizar la funcionalidad de la web y ofrecerte contenido personalizado en función de tus intereses. Lee aquí nuestra política de cookies. Acepto