¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
Mis favoritosAccesoVender coche
Autobild.es

Prueba Mazda MX-5 RF, una solución a la japonesa

17

Se dice que hay mil maneras para solucionar un problema, y al que se enfrentaba Mazda no era sencillo. El resultado es tan impresionante como único. El Mazda MX-5 RF ya está aquí, y nosotros hemos tenido la ocasión de probarlo ya. ¿Será igual de bueno que su hermano?.

Más de 25 años, más de dos décadas. Ese es el tiempo que el MX-5 lleva conquistando los corazones de millones de conductores a lo largo y ancho de este mundo. Este pequeño deportivo no sólo es el roadster más vendido del mundo, sino que se ha ganado con derecho propio el formar parte de la historia del automovilismo. Hace menos de dos años conocimos a su cuarta generación, el ND, y ya he tenido la posibilidad de probar la versión moderna de la unidad de techo duro, el Mazda MX-5 RF.

El MX-5, con su sonrisa sin igual, conseguirá hacerte disfrutar como cuando eras un niño

La “filosofía Miata” es muy sencilla: diversión a tamaño reducido. Lo que Mazda lleva haciendo un cuarto de siglo es convertir los sueños de los pequeños en realidad. ¿Quién no ha jugado alguna vez en su vida a los coches? ¿Quién no quería hacer lo mismo de mayor? Pues gracias al MX-5 no hace falta ser millonario para poder hacerlo.

Con la cuarta generación la marca japonesa quiso volver a los orígenes, y por ello redujo el tamaño del Mazda MX-5. Esto no supuso mayor quebradero de cabeza para crear la versión Soft Top, pero supuso un problema muy serio a la hora de sacar la correspondiente versión de techo duro. Un error de cálculo que ha sido solucionado a la japonesa. De forma brillante.

Y es que me da la sensación que Mazda no vio venir el problema. Querían usar la capota dura del NC en el ND, y esa reducción no daba lugar. O bien se eliminaba el maletero, que se mantiene inalterado, o bien se ampliaba la batalla. Ninguna de las dos soluciones era viable, así que tocó romperse la cabeza para diseñar un sistema que cupiera en las medidas existentes.

La tarea no fue sencilla, pues durante un tiempo los diseñadores e ingenieros estuvieron obsesionados con hacer algo del estilo conocido. Pero gracias a Dios vieron la luz y concibieron unas líneas que se harán legendarias. Es el primer MX-5 targa que vemos, y aunque los más puristas le pondrán pegas, el resultado es de una elegancia y belleza intachables.

La forma targa es una novedad, aunque no ha sido nada fácil diseñarla

Si, soy de los que prefieren el RF al Soft Top. Mazda cree que no soy el único, pues esperan que esta versión aplaste, en cuanto a volumen de ventas, a su hermano gemelo de lona. 70% frente al 30%. Esas son las estadísticas que maneja la marca japonesa, al menos en nuestro país. El volumen de ventas será de 450 unidades al año. Una cifra que viene limitada por la capacidad de producción desde Japón.

¿Qué más cambia de una versión a otra? Pues poca cosa más la verdad (tampoco hace falta). Estéticamente hablando el RF permite integrar un nuevo color, el de las imágenes, llamado Machine Grey. A esto hay que sumarle una pintura, bitono con techo en color negro. Un extra que vale 500 euros más. Y listo. Esos son todos los cambios de diseño que sufre el RF frente a Soft Top.

En tan solo 13 segundos el RF pierde la capota. El techo duro retráctil más rápido del mundo. Ahí queda eso

Por dentro, nos encontramos con tres novedades. La primera de ellas es la pantalla TFT de 4,6 pulgadas que ocupa la esfera izquierda del cuadro de instrumentos. Un detalle que seguro llegaremos a ver en la versión de techo blando. La segunda es, por supuesto, la integración del botón de accionamiento de la capota, que va situado en la parte más baja de la consola central. Y por último es el acabado especial Nappa Edition. Con este se logra que el MX-5 no sólo tenga un aspecto deportivo, sino también refinado.

El acabado Nappa Edition realmente consigue mejorar las sensaciones de calidad

El cuero se integra en gran parte del habitáculo; paneles de las puertas, salpicadero y asientos. La mejora es realmente notable, y aunque Mazda en un primer momento lo creo como una versión especial de lanzamiento, lo mantendrá vigente en la línea de acabados, aunque eso sí, con un sobrecoste de 400 euros con respecto al acabado Luxury. El más alto de todos.

El resto de novedades llegan desde el punto de vista mecánico y dinámico. La integración de la capota dura supone un incremento de peso de 45 kilogramos. Esto ha obligado a los ingenieros a cambiar los ajustes de la suspensión y de la dirección. Sin embargo lo más importante es la integración del cambio automático.

Un extra que únicamente estará disponible para el motor 2.0 con el acabado Luxury. Una posibilidad que por el momento no llegará a la versión de lona. A no ser que el público la demande. Por lo demás, los motores se mantienen inalterados. Es decir, siguen presentes las versiones SKYACTIV-G de 1.5 y 2.0 litros con 130 y 160 caballos correspondientemente.

La dirección y la suspensión han sido retocados dado el aumento de peso

En cuanto a precios, vayamos a lo sencillo. El Mazda MX-5 RF es 2.500 euros más caro que la versión correspondiente de capota de lona. El listado arranca en los 27.500 euros. Hay tres niveles de acabado: Style, Style + y Luxury. Por encima de este último encontramos los paquetes Luxury Pack Sport y Luxury Nappa Edition. Eso si, en todos, de serie, llega la diversión garantizada.

Prueba Mazda MX-5 RF

Mazda ha usado las siglas RF para acortar el término Retractable Fastback. Una denominación pija para un diablillo como el MX-5. Durante la presentación he tenido ocasión de probar la versión que a priori será la más elegida por los compradores españoles; el SKYACTIV-G 2.0 de 160 caballos con cambio manual de seis velocidades. Una elección más que acertada, pues con ella conseguiremos la “filosofía Miata” en su máxima expresión.

Nunca dejará de sorprenderme la agilidad del MX-5. Mucho deberían aprender otros rivales semejantes que se vanaglorian de sus capacidades deportivas. A día de hoy sigo sin probar algo que iguale al Mazda MX-5. En su rango de precio obviamente. La pequeña centella japonesa se lanza a cada curva con la sonrisa de su morro para así sacártela a ti. Los cambios de dirección son impresionantes y la emoción y el purismo se obtienen de forma constante.

Con una alegría contagiosa el MX-5 RF devora las curvas de una manera ágil y sorprendente

Bien podrías pensar que el RF será igual que el su gemelo, pero la verdad es que no. El hecho de haber retocado la dirección y la suspensión hacen que el Mazda MX-5 RF sea más serio que su hermano. Las curvas las toma de una manera más precisa, mientras que la versión de capota blanda tiende a ir un poco más suelto, obligándote a corregir la dirección y luchar un poco más la trazada. Eso con el RF no pasa. La dirección es ligeramente más pesada y directa. Lo mínimo para conseguir esa mejora, que no refinamiento ojo.

Con solo 1.130 kilos, cada caballo de potencia del MX-5 RF se encarga de desplazar 7 kilogramos

Y es que el RF sigue tiendo ese punto rústico de todos los MX-5. Con la capota puesta el aislamiento es correcto, aunque se filtra algo de ruido aerodinámico. Menos que en el Soft Top. Sin embargo si quitamos el techo la molestia se incrementa. El derivabrisas hace su trabajo a la perfección, y no entra mucho aire a la cabina, pero junto a la puerta, justo en la oreja, se crea un torbellino que puede llegar a resultar molesto, obligando a alzar la voz a altas velocidades.

Lo que me sigue sin gustar, es que tras 25 años de existencia Mazda todavía no ha encontrado la forma de alojar a los conductores más grandes. Es un coche para gente de estatura y volumen medios. Los más altos sufrirán para entrar y ocupar los asientos del MX-5. Éstos también tienen derecho a disfrutar de las glorias de un coche como este.

Al igual que no soy purista para el diseño, sí lo soy para el cambio. El manual es la única opción válida

Si hablo del motor, la verdad es que no encuentro nada nuevo. Para mí, como ya he dicho, la mejor elección posible es el 2.0 de 160 caballos. El de 1.5 litros no está mal ojo, pero sí que en ciertos momentos puedes echar en falta algo más de brío. Eso con el 160 no pasa. Es una alegría ver como gana velocidad. Puedes rodar muy deprisa, y con un aplomo brutal. Si a esto le sumamos un cambio de marchas infinitas, la combinación es sencillamente genial.

Si hablamos del acabado Sport, hay que decir que éste viene con un equipamiento y configuración especial. Lo primero que tienes que saber es que la estética no varía, pero sí que se incluye una barra antitorsión, unos asientos deportivos firmados por Recaro, y una suspensión con un tarado más seco de origen Bilstein. Todo ello suman 1.800 euros, y en mi opinión personal, no suponen una mejora tan radical.

Puede que cambio automático consiga hacer del MX-5 un coche más funcional y cómodo para el día a día, pero no creo que se consigan las mismas sensaciones de conducción que con el cambio manual. Para mí es el único cambio posible para el coche, pues de sustituirlo sería echar por tierra la experiencia.

Cual transformer, la capota del MX-5 RF se descompone para así caber en su minúsculo hueco

Otra cosa que me sorprende es la capacidad de ahorro. Hay que decir que la prueba fue, durante casi todo el tiempo, muy exigente, con puertos de montaña y tramos rápidos. A pesar de ello el consumo se mantuvo contenido. El ordenador desprendió un dato medio de 7,4 litros a los 100 kilómetros. Realmente bueno. Aunque entre nosotros, el MX-5 se merece ser conducido como si lo hubieras robado. El propio coche te pica para ello.

Conclusión

En definitiva, y para aquellos temerosos de Dios. El Mazda MX-5 RF mantiene el legado. Esa maravillosa tradición que seguirá enamorando a innumerables conductores del mundo. El Retractable Fastback cuenta con una línea impresionante y con una conducción más seria que la de su hermano de capota blanda. Yo, personalmente, lo prefiero a su hermano. El diseño me parece mucho más bonito, y si encima tiene esa ligera mejora en la conducción, yo pagaría el sobrecoste que conlleva.

Mazda ya lo tiene disponible en España. Ya se admiten las reservas, y los primeros clientes tendrán que esperar hasta mediados, finales, del mes de febrero para disponer de sus ansiadas unidades. Aunque una cosa te digo: si estás dudando entre uno u otro, no temas. La elección siempre será acertada. Con un MX-5 nunca puedes fallar. Recuerda que es el roadster más vendido del mundo. Por algo será.

El MX-5 RF continúa con la saga de forma espectacular. Diseño y diversión cogidas de la mano

Noticias relacionadas

Prueba Mazda MX-5 RF, una solución a la japonesa
Configuración de cookiesLas cookies son importantes para el correcto funcionamiento de nuestra web. Usamos cookies para mejorar tu experiencia de navegación, recordar tus datos de inicio de sesión y recopilar estadísticas para optimizar la funcionalidad de la web y ofrecerte contenido personalizado en función de tus intereses. Lee aquí nuestra política de cookies. Acepto