¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
Mis favoritosAccesoVender coche
Autobild.es

Prueba Peugeot Partner Tepee Outdoor BlueHDi 120

13

La renovada y patriota (se fabrica en Vigo) Peugeot Partner 2015 ya está aquí. Acudimos a la presentación para conocer cuáles son las novedades que incluye y para probar la variante más versátil de todas, la Peugeot Partner Tepee Outdoor BlueHDi 120.

Todos pensamos que los monovolúmenes y las unidades familiares son las unidades más versátiles del mercado. Sin embargo existen una pequeña cantidad de modelos que llegan a cumplir con las mismas expectativas e incluso superarlas. Este es el caso de la Peugeot Partner Tepee, una combinación de versatilidad, habitabilidad y practicidad que poco o nada tiene que ver con aquellos vehículos industriales vetustos que todos seguimos recordando.

Imagen propia para la Tepee aunque es cierto que no cambia en exceso con una Partner normal

La primera vez que vimos una mezcla así fue en 1996, momento en el que Peugeot creó un nuevo segmento de mercado, el de los vehículos industriales transformados en monovolúmenes. A día de hoy la Tepee sigue siendo un modelo de referencia dentro del sector, acumulando el 15,3% de las ventas.

Estéticamente son pocas las diferencias que separan a la Tepee del resto de modelos industriales, aunque por haberlos los hay. Obviamente el principal es la mayor presencia de superficies acristaladas. Las chapas metálicas típicas de las furgonetas se sustituyen por cristales, siendo las ventanillas traseras de tipo compás. Otra diferencia reside en las barras del techo, ideales para equipar un portaobjetos.

La trasera es la parte más diferenciadora de la unidad mixta. El doble portón se reemplaza por un portón típico de monovolumen, un gran portón a decir verdad. Este abre de manera vertical y permite incorporar faros traseros completamente diferentes a los de las unidades plenamente industriales. El portón a su vez presenta dos sistemas de apertura diferentes, pudiendo abrir solo la superficie acristalada o todo.

La unidad de pruebas ha sido la Tepee Outdoor. Esta llega acompañada por diferentes elementos estéticos diferenciadores, tales como los parachoques, taloneras y protecciones de la puerta pintadas en negro, incluyendo un pequeño protector en el frontal que más bien actúa a modo de diseño que de otra cosa. Para esta nueva generación la Tepee estrena una gama de colores más amplia gracias a la incorporación del gris Moka y del gris Artense. Además nuevas llantas de 16 pulgadas están disponibles en la oferta.

La versión Outdoor viene marcada por un equipamiento base más alto

Si nos adentramos en la Tepee lo primero que percibimos es un toque industrial, pero adaptado para un uso más civil. La presencia de plásticos es abundante, pero todos ellos presentan un buen tacto y una buena sensación de durabilidad y fabricación. Estos plásticos son necesarios puesto que la vida de la Tepee puede llegar a ser muy dura. Haciendo trabajos industriales durante los días laborales y actuando como vehículo familiar el resto del tiempo.

A pesar de ese toque trabajador el nuevo Tepee es capaz de ofrecer las mismas soluciones que cualquier otro turismo. Por encima de todo destaca la pantalla táctil de siete pulgadas en la parte superior del salpicadero. Esta alberga gran cantidad de dispositivos, desde el típico manejo de la radio y la navegación, hasta el control total de nuestros teléfonos móviles gracias a la tecnología MirrorLink de Peugeot, que incluso permite la descarga de aplicaciones compatibles con Android e iOs.

Sin embargo esta no es la única tecnología que ha sido implementada. La gama completa de la Peugeot Partner ha sufrido una transformación en cuanto a sistemas tecnológicos, tal y como os conté en la primera parte de la presentación. Ahora esta permite la inclusión de equipos típicos de turismos, como el control de crucero, los sensores de aparcamiento, la cámara de visión trasera, y el más novedoso sistema Active City Brake.

El puesto de mandos no es el más sofisticado del mundo, pero tampoco necesitas más para conducir

Con él conseguiremos reducir el número y la gravedad de las colisiones típicas de ciudad. Si circulamos por debajo de los 30 Km/h un equipo de cámaras y láseres detectarán todo lo que se encuentra enfrente del coche. En caso de que este detecte un peligro alertará al conductor, actuando por su cuenta si detecta que este no realiza ninguna maniobra evasiva, llegando incluso a detenerse.

Gama

Ya os he hablado de las variantes mecánicas que se incluyen en la nueva gama de la Partner. La Tepee no varía en gran medida estas pero sí que incluye variantes más potentes. En las unidades de gasolina encontramos dos versiones el 1.6 VTi de 98 y 120 CV, ambas asociadas a un cambio manual de cinco velocidades. Más adelante se introducirá el motor 1.2 PureTech de 110 CV.

En la gama diésel encontramos un solo bloque, el 1.6 BlueHDi, que puede llegar a presentar tres potencias diferentes: 75, 100 y 120 CV. En este caso encontramos más cambios ya que este bloque puede mejorar su eficiencia si añadimos tecnologías de ahorro como el Start&Stop y la caja manual pilotada de seis velocidades. Lo normal será ver a la Tepee asociada a cambios manuales de cinco o seis velocidades.

Mucho de turismo y poco de industrial en la Partner Tepee

Las furgonetas industriales o convertidas a monovolúmenes mejoran con cada generación que se presenta. Estas incluyen equipamientos mecánicos que incrementan las posibilidades de uso. En este caso no puedo omitir el hecho de que tanto la Partner como la Tepee tengan la posibilidad de incluir una versión con tracción total. A pesar de que esto puede resultar esencial en según qué situaciones también es posible desestimar esta tracción y optar por el denominado Grip Control. Con este podemos variar la forma en la que se entrega la potencia en función del terreno que pisemos. Forma parte del listado de extras, pero es un buen indicativo de lo que podemos llegar a encontrarnos en la Partner y en sus variantes.

Prueba Peugeot Partner Tepee Outdoor 1.6 BlueHDi 120

Es hora de dejar la teoría atrás e introducirnos en la Tepee para su prueba de conducción. He de decir que todos los vehículos industriales que he conducido me han dejado siempre ese sabor de boca de currante. Aptos para un uso laboral pero muy alejados de lo que podemos ver en turismos convencionales. Hasta ahora.

Lo primero de lo que te das cuenta a la hora de girar la llave de la Peugeot Partner Tepee es la calma, y confort que esta puede llegar a desprender. Nada de vibraciones, ruidos molestos o durezas mecánicas, estas a bordo de un turismo más que de un industrial. Esta sensación se hace más patente con los primeros kilómetros recorridos. Suavidad típica de un monovolumen. Los cambios de marchas se realizan de forma sencilla, sin complicaciones o estridencias, todo es muy confortable. Sorpresa absoluta.

Es aquí cuando empiezas a pensar en la verdadera practicidad de este tipo de vehículos. Tengo mucho más espacio que en turismo normal, hasta 3.000 litros, pero no pierdo ni un solo ápice de confort. Su motor 1.6 BlueHDi 120 rinde exactamente igual que el de otros modelos que lo incorporan. Presenta la perfecta combinación de empuje y consumos. Peugeot afirma que la Tepee de 120 CV con S&S es capaz de homologar un gasto mixto de 4,4 litros a los 100 kilómetros. Un dato excelente y todo ello sin llegar a exceder los 1.539 kilogramos que puede llegar a pesar. Vuelvo a repetir que el motor se comporta de una manera excelente, sobrio pero con actitud enérgica, y sobre todo suave, muy suave.

Con una capacidad por encima de la media, la Tepee derrocha espacio de carga

Para lograrlo hay que dar gracias a la suspensión. No ha debido ser un trabajo fácil el combinar la típica rigidez de los vehículos industriales y la suavidad de los turismos, pero hay que reconocer que lo han logrado. Los baches, badenes y demás imperfecciones de la carretera quedan amortiguadas por una suspensión que puede llegar a pecar de blanda, sobre todo en las curvas donde más se nota las oscilaciones de la carrocería, pero nada fuera de lo común, muchos coches normales se comportan de la misma manera.

Conclusiones

A modo de resumen hay que reconocer el excelente trabajo realizado por Peugeot a la hora de desarrollar las nuevas Partner y Tepee. Podrías imaginar que con esa apariencia de industrial puede resultar basto, incómodo, y cutre, pero nada más lejos de la realidad. Es tan bueno que puede llegar a suponer un problema para los monovolúmenes tradicionales, aunque teniendo en cuenta que el principal motivo de compra es la estética, no creo que sea así.

A pesar de ello destaco una vez más la comodidad, la versatilidad, y el buen resultado general. El motor BlueHDi de 120 CV con el cambio manual de seis velocidades puede resultar la combinación perfecta. Si tenemos en cuenta que su precio de partida es de 25.870 euros (19.747 sin impuestos) puede resultar una buena alternativa para aquellos que buscan una combinación extraña pero a la vez práctica.

Si buscas una alternativa a los monovolúmenes la Partner Tepee puede ser una buena opción

Noticias relacionadas

Prueba Peugeot Partner Tepee Outdoor BlueHDi 120
Configuración de cookiesLas cookies son importantes para el correcto funcionamiento de nuestra web. Usamos cookies para mejorar tu experiencia de navegación, recordar tus datos de inicio de sesión y recopilar estadísticas para optimizar la funcionalidad de la web y ofrecerte contenido personalizado en función de tus intereses. Lee aquí nuestra política de cookies. Acepto