¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
    Autobild.es

    Prueba Porsche Macan S y Macan GTS 2022, los últimos de su estirpe

    Prueba Porsche Macan S y Macan GTS 2022, los últimos de su estirpe
    28
    Javier Costas
    Javier Costas20 min. lectura

    Porsche Ibérica comienza las entregas de su SUV deportivo actualizado, el Macan 2022, disponible en tres versiones. El fabricante dice haber mejorado el modelo, y tras haberlo probado nos queda la duda de si algo puede mejorarse tal y como lo han dejado.

    Este año el Porsche Macan afronta su segundo restyling, por el cual se mantendrá en el mercado unos 10 años en total. La gama 2022 del Macan consta de tres modelos (Macan, Macan S y Macan GTS), se ha actualizado por dentro y por fuera, tiene más colores, la dinámica se ha revisado, mejora el equipamiento y los motores entregan más potencia. Se ha perdido definitivamente la versión Macan Turbo, el GTS ocupa su lugar.

    Recientemente hemos tenido una toma de contacto de Macan S y Macan GTS principalmente por rutas secundarias, también en autopista. Para empezar, no hay que juzgar al Macan como un SUV que aspira a ser un deportivo, más bien es al revés. Es un deportivo que aspira a ser un SUV en versatilidad, espacio, imagen, etc.

    Lo cierto es que Porsche ha logrado hilar muy fino y ofrecer en una carrocería más bien compacta un equilibrio entre la deportividad inherente al ADN de la marca y las ventajas de este tipo de coches. Hay dos posibilidades, la primera es que sea el Macan el mejor de los SUV a nivel deportivo, la segunda es que esté solo entre los mejores.

    Cuando el conductor se acomoda en un Porsche Macan no tiene la sensación de sentarse en una posición muy elevada. Si lo desea puede tener una posición más alta ajustando el asiento, pero no resulta necesario. Parece más una berlina, pero con un extra de espacio propio de la carrocería SUV.

    Por otro lado, aunque es un modelo nuevo, se empiezan a notar los años y faltan algunas soluciones tecnológicas ya vistas en modelos menos aspiracionales, tales como la instrumentación digital completa, HUD, un mayor nivel de asistencia a la conducción o un asistente de voz inteligente. El típico cliente de Porsche no parece necesitar nada de eso.

    Uno de los cambios más importantes del interior es la sustitución de botones físicos por superficies táctiles. Cuando el contacto está quitado quedan ocultos bajo el típico negro piano, al dar contacto quedan retroiluminados y produce una sensación de calidad y sofisticación. Nuestras impresiones sobre la habitabilidad y maletero siguen vigentes respecto al modelo 2019, ya que no cambian.

    Porsche Macan GTS 2022, con más detalles en negro salvo la parte inferior. Las llantas de 21" son estándar en esta versión, opcionales en el resto

    En torno al 80% de los clientes del Macan no habían tenido antes un Porsche, o reemplazan un segundo vehículo de otro fabricante -siendo el principal de Porsche-. Desde 2013 se han vendido 600.000 unidades, es el que más progresa hasta el millón logrado por 911 y Cayenne en mucho más tiempo. Sigue en la cresta de la ola.

    El Porsche Macan es un modelo claramente de conquista, que atrae clientes a la marca como ningún otro

    Los representandes de Porsche Ibérica reconocen que producen menos Macan de los que demanda el mercado, y que para el mercado español y portugués habrá aproximadamente 900 unidades, pudiendo llegar los pedidos a 1.200 unidades. A año completo la fábrica produce 10.000 Macan menos de los que piden los clientes a nivel mundial, la lista de espera está entre tres y cuatro meses.

    Los precios son de 68.540 euros para el Macan, 83.468 euros para Macan S, y 102.427 euros para Macan GTS. De media, los clientes de Porsche gastan otros 10.000-12.000 euros en elementos opcionales. La tarifa de Porsche está por encima de la media del segmento D SUV deportivo, y merecidamente. Se puede elegir con cualquier cambio siempre que sea el PDK de siete velocidades, y con tracción total o tracción total.

    Porsche Macan S 2022 con llantas opcionales de 21"

    En ningún SUV similar de tracción delantera vamos a experimentar nada similar

    Como os comentamos este verano, los cambios de la gama Macan 2022 se resumen en una mejora de lo que ya conocíamos, especialmente en términos de diseño, mecánica y chasis. Por ejemplo, el control de tracción total PTM ahora entrega más par a las ruedas traseras, por lo que el eje delantero se nota más ágil a la hora de girar y el diferencial central trabaja menos.

    De hecho, exigiendo a los Macan S y GTS su potencial en carreteras reviradas con asfalto irregular, el comportamiento es sorprendente. Los gourmets de la conducción deportiva comprenderán al instante en qué están invirtiendo su dinero, parece desafiar a las leyes de la física, aunque esto obviamente no sucede.

    Por ejemplo, en los cambios de apoyo rápidos y frenadas fuertes empiezan a percibirse los límites del coche, cuando se vuelve un poco más delicado, pero sigue habiendo margen de control -con asfalto seco-. Se agarra a la trayectoria indicada por el volante como un gato a una alfombra, casi como desafiando al conductor a ir más allá.

    Tablero de instrumentos del Porsche Macan GTS 2022, las pantallas digitales monocromáticas notan ya cierta antigüedad, la pantalla del dial derecho va un poco justa de resolución

    El alto nivel de prestaciones y de conducción de la saga Macan se sustenta sobre una excelente puesta a punto de la suspensión, dirección, frenos, plataforma, etc. Para que eso siga siendo así en el tiempo no se puede escatimar en el capítulo de las revisiones; es un Porsche. De hecho, al parar el coche tras una buena ración de curvas, se nota que frenos y neumáticos han hecho un trabajo duro -especialmente al olfato-.

    La suspensión básica del Macan es de muelles de acero convencionales sin ajuste, el Macan S recurre a suspensión neumática adaptable con PASM (opcional en Macan), y el Macan GTS va más allá con un ajuste más rígido y una reducción de altura de 10 mm. Aquellos que lo deseen, podrán encargar su Macan GTS con la suspensión sin dicha reducción de altura -como Macan S-, sin coste alguno.

    Para circular por buenas carreteras y asfaltos regulares no se nota mucho la diferencia entre la suspensión neumática rebajada y la estándar, pero sí se puede notar mucho con asfaltos rotos o irregulares. En la presentación no fui el único que notó la suspensión del Macan GTS hacer tope en saltos entre asfalto nuevo y viejo a la velocidad máxima de la vía, o en conducción espirituosa con abundante bacheado.

    Los botones han dejado paso a mandos táctiles retroiluminados. Aquí se pueden ajustar los distintos modos de suspensión, ayudas, climatización, etc.

    Dicho esto, quienes prioricen el confort en el Macan GTS mejor que escojan la suspensión no rebajada, y los que prefieran sentir hasta la última imperfección del asfalto, la de serie cumplirá sus expectativas. Esto no significa que la suspensión rebajada sea incómoda, en modo alguno, pero tiene menos margen para amortiguar estando rebajada incluso en el modo de conducción «Normal». Si hay bache gordo, hace tope.

    Si conduciendo el Macan tenemos la sensación de que la caja de cambios no responde adecuadamente a nuestras peticiones, o que la suspensión no informa todo lo que debe, es que circulamos con el modo de conducción incorrecto. Los «Sport» y «Sport Plus» no están precisamente de adorno, y su acción se nota bastante.

    Es más, si puntualmente queremos la máxima reactividad del coche con solo darle a un botón, solo hay que oprimir el centro del mando satélite en la esquina inferior derecha, activándose el modo «Sport Response». De esta forma el coche se pondrá en su modo más deportivo durante unos segundos.

    Pantalla central del sistema de infoentretenimiento, de 10,9" y reconocimiento de gestos con la mano

    Cuando conductor y coche están compenetrados, la caja de cambios puede controlarse sin necesidad de levas, solo con las peticiones al acelerador. No es el típico cambio que exige sí o sí usar levas para tener un comportamiento satisfactorio. Como alternativa a las levas siempre queda el pomo del cambio en modo secuencial.

    En vías rápidas el Macan tiene el confort de una berlina, incluso a nivel de sonoridad. Obviamente consume más gasolina por su mayor altura y mayor masa, pero camufla significativamente el ritmo percibido por el conductor. Es tan fácil como activar el programa «Sport» de la suspensión PASM para percibir mejor la velocidad a la que se circula.

    Otro aspecto destacable es el de los frenos. Los del Macan S y Macan GTS soportan un tremendo castigo sin apreciarse desfallecimiento alguno, incluso en conducción rápida por vías muy reviradas, otra cosa será entrar en circuito a hacer tiempos. Las diferencias entre sistemas de frenado consisten básicamente en más o menos resistencia, el poder de detención y buen tacto lo tendremos en la combinación correspondiente de serie.

    Porsche Macan S 2022 con llantas opcionales de 21"

    En conducción normativa y civilizada el consumo de gasolina se mantiene entre los 11 y 12 l/100 km, que no son cifras bajas, pero tampoco exageradas. A fin de cuentas, hablamos de motores V6 turboalimentados de 2,9 litros, 380 CV para Macan S y 440 CV para Macan GTS. Su aceleración es contundente en prácticamente cualquier situación. Si el pie pesa mucho se pueden ver medias por encima de 20 l/100 km.

    ¿Merece la pena la diferencia de precio de casi 20.000 euros entre Macan S y Macan GTS? Para responder a la pregunta hay que hablar no solo de poder adquisitivo, también de cuánto se quiere exprimir el coche o de la imagen que se quiere transmitir a los demás. La inmensa mayoría verá colmadas sus expectativas con el Macan S; el Macan GTS es un plus ultra para los más sibaritas.

    Recordemos que las diferencias entre Macan S y GTS -a favor de este último- son de estética, la potencia obtenida del motor (+80 CV y +30 Nm), frenos más potentes -Porsche Surface Coated Brake (PSCB)-, escape deportivo, llantas de 21" de serie (en vez de 20"), suspensión neumática rebajada en 10 mm, barras estabilizadoras más gruesas y más rigidez en la suspensión (+10% delante, +15% detrás).

    El Porsche Macan S 2022 se puede llevar fuera de asfalto, pero con delicadeza

    El complemento perfecto a estos motores es el sistema de escape deportivo, que con la pulsación de un botón transmite al habitáculo mucho mejor del sonido, pero sin recurrir a sonido artificial ni sintético. Hasta pueden sentirse gorgoteos en las reducciones. Un extra imprescindible para los amantes de la conducción deportiva, en el Macan GTS viene de serie.

    Al límite cuesta encontrarle un carácter subvirador, a pesar de que parte del motor queda colgado por delante del eje delantero, lo cual aumenta un poco el momento polar de inercia. Se percibe puntualmente una tendencia sobreviradora a la salida de curvas lentas y pisando el acelerador con contundencia, pero las ayudas electrónicas actúan lo imprescindible sin que el conductor note que está siendo intervenido de más.

    Con una conducción precisa y técnica, los Macan S y GTS exhiben una gran docilidad y mucha obediencia al conductor y hay margen para perdonar errores en conductores menos experimentado. El precio a pagar es una duración de frenos y neumáticos menor a la esperada, ya que aunque no lo parezca, hablamos de coches en el entorno de las 1,8-1,9 toneladas.

    En conducción «normal» resulta complicado ver las medias de consumo por debajo de 10 l/100 km

    Incluso un conductor que mire a los SUV con recelo y desprecio se sentirá a sus anchas en el Macan, siempre y cuando lo compare con modelos de dimensiones, pesos y potencias parecidas. Con la puesta a punto del modelo 2022 ya hay poco margen a la imaginación de cómo mejorar algo así. El rendimiento de los neumáticos Pirelli PZero con homologación Porsche es difícil de batir.

    En cuanto a sus características todoterreno, sigue defendiéndose en el modo «Offroad», siempre teniendo en cuenta que no tiene mucho recorrido de suspensión y que los neumáticos están optimizados para carretera. Despacito y con buena nota puede librar más de una situación comprometida, pero hay que tener claro que no es un todoterreno.

    En cierto modo, el Macan es uno de los últimos coches «a la vieja usanza», ya que no tiene ningún tipo de hibridación, ni tiene elementos estéticos que no sean funcionales (adorno), ni desconecta al conductor de la carretera para integrarle con su móvil.

    Porsche Macan S 2022

    Tiene agujas en el tablero de instrumentos y no tiene tanta conectividad -especialmente con Android-. El móvil es mejor tenerlo guardado dentro del cofre central o la guantera, ya que en algunas situaciones de conducción rápida mi teléfono hizo amagos de salir volando, pero los portabebidas parecen diseñados incluso para eso.

    Eché de menos un medidor de fuerzas G, algo que no cuesta trabajo encontrar en un humilde Nissan Juke, pero que da curiosidad morbosa verlo en un coche capaz de soportar aceleraciones longitudinales y laterales tan intensas, y eso que no es precisamente un coche de competición.

    Es más, diré que en algunos momentos de la prueba mi estómago me pedía más sosiego al volante, ya que el Macan se clava sobre el asfalto muy rápido. Menos mal que los asientos están pensados para las pretensiones prestacionales del coche y sujetan al conductor perfectamente. Lo dicho, no es un SUV más.

    Porsche Macan GTS y 911 GTS

    En cuanto a los balanceos de carrocería, se notan tan poco que parece que estamos experimentando brujería. A veces parece inverosímil, nos olvidamos de estar conduciendo un SUV. No obstante, estas impresiones serán diferentes con la amortiguación de muelles y las ruedas de 19" de serie del Macan de cuatro cilindros, la suspensión neumática PASM hace mucho.

    En el plazo de dos años llegará al mercado el Macan eléctrico, basado en la plataforma actual, que hará de puente entre la generación actual y la próxima, en la que ya no habrá motores de combustión y habrá plataforma optimizada. Los coches como el Porsche Macan de gasolina no van a volver jamás, la cuentra atrás ya ha comenzado.

    En definitiva, aquellos que busquen el mejor comportamiento deportivo con carrocería SUV difícilmente van a quedar decepcionados con el Porsche Macan, sobre todo los que reniegan de la alta carga tecnológica de los últimos lanzamientos. De todas formas, alguna que otra ayuda estaría bien, o que fuesen más eficaces. Como curiosidad, el asistente de mantenimiento de carril o de aviso de ángulo muerto no sirven prácticamente para nada.

    Prueba Porsche Macan S y Macan GTS 2022, los últimos de su estirpe