¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
    Autobild.es

    Prueba SEAT León e-Hybrid, ya no hay excusas (con vídeo)

    Prueba SEAT León e-Hybrid, ya no hay excusas (con vídeo)
    16
    Oscar Magro
    Oscar Magro11 min. lectura

    ¿Un precio atractivo? ¿Buenas prestaciones? ¿Gran autonomía eléctrica? ¿Mucho equipamiento? Lo tienes todo. El SEAT León e-Hybrid se empeña en eliminar cualquier excusa para no tener un híbrido enchufable. Hemos probado el modelo que tiene todas las papeletas de convertirse en el PHEV más vendido de 2021.

    El SEAT León PHEV ya está a la venta

    El SEAT León e-Hybrid es el primer vehículo híbrido enchufable del fabricante español. Su llegada convierte al compacto en el modelo de la marca de Martorell que más posibilidades ofrece dentro de la gama mecánica ya que propone gasolina, gasolina con semihibridación, diésel, gas natural e híbrido enchufable.

    Exteriormente la versión PHEV de la cuarta generación del León no se distingue de las demás salvo por la tapa de la toma de carga que hay en la aleta delantera izquierda. De hecho también está disponible en las mismas dos opciones de carrocería del compacto, el hatchback de cinco puertas y el familiar Sportstourer.

    Incluso en este León e-Hybrid hay dos acabados para escoger, Xcellence y FR, ambos con abundante equipamiento de serie. El FR tiene un toque más deportivo y cuenta con paragolpes propios, llantas de 17 pulgadas específicas y retrovisores exteriores en color gris. Por dentro también se aprecia la diferencia de acabados.

    El SEAT León e-Hybrid ya está a la venta

    El volante, la tapicería, las estriberas son específicas del acabado FR y el techo va en color negro. La condición de híbrido enchufable pasa desapercibida en estas plazas delanteras porque todo es igual que las versiones con únicamente motor de combustión. Una calidad de acabados bastante buena, pocos botones por el habitáculo y en general una sensación de confort.

    ¿Dónde se aprecia la singularidad de este León e-Hybrid? En las pantallas. En la instrumentación digital se informa del modo de conducción, la autonomía, la potencia disponible, el flujo de energía y el nivel de carga de la batería. Y en la pantalla táctil de 10 pulgadas del sistema multimedia, que por cierto tiene conectividad con Android Auto y Apple Carplay, se puede ver el flujo de energía en tiempo real y gestionar la carga.

    Hay otro elemento más propio de esta variante mecánica aunque no está a simple vista. El compresor del aire acondicionado es diferente porque está implementado sobre el sistema eléctrico. De esta manera se puede accionar a distancia para climatizar el habitáculo haciendo uso de la batería y, si está enchufado, de la red eléctrica.

    La gestión energética se puede visualizar y configurar en el sistema de infoentretenimiento

    En las plazas traseras hay un gran espacio. Recordemos que el León tiene una distancia entre ejes mayor que la de su hermano el Volkswagen Golf y eso se nota para bien en esta segunda fila de asientos. Uno podría pensar que por la hibridación se perdería habitabilidad pero no ha sido así porque SEAT ha ubicado el paquete de baterías de alta tensión debajo de los asientos.

    Está bien pensado porque se aprovecha el espacio pero no todo es tan bonito cuando echamos un vistazo al espacio de carga. Uno de los puntos débiles de esta variante es el tamaño del maletero. El León híbrido enchufable pierde 110 litros respecto al resto de versiones del modelo en su carrocería hatchback de cinco puertas y tiene 150 litros menos en el familiar.

    Eso hace que ofrezca un maletero de sólo 270 litros para el hatchback, que es poco más de lo que ofrece un SEAT Mii. El familiar Sportstourer sigue siendo más polivalente y propone 470 litros de capacidad. El volumen se reduce porque para ubicar la batería de alta tensión bajo los asientos se ha tenido que reubicar el depósito de combustible de 40 litros bajo el piso del maletero, quitando espacio de carga.

    El reducido espacio de carga del León hatchback merma practicidad de uso

    La versión más potente y eficiente del SEAT León

    Bajo el capó cooperan un motor de gasolina 1.4 TSI con cuatro cilindros de 150 CV y un motor eléctrico de 116 CV (85 kW). El sistema híbrido de la versión e-Hybrid emplea una batería de iones de litio de 13 kWh de capacidad bruta que está refrigerada por agua. En total desarrolla 204 CV ¿Qué tal se mueven?

    El León siempre ha destacado por su dinamismo y esta versión híbrida enchufable no podía ser menos. Con su buena caballería en las rectas empuja con mucha energía y en curvas se nota un poco menos ágil que un León con motor de combustión porque pesa unos 250 kg más, supera los 1.600 kg. Sólo se nota el aumento de peso si hacemos una conducción dinámica en curvas, en el día a día no se aprecia.

    Se mueve bien pero sobre todo destaca la capacidad de aceleración. No sólo por las prestaciones ya que pasa de 0 a 100 km/h en apenas 7,5 segundos sino por sus sensaciones. Realmente llama la atención la respuesta fulminante que ofrece gracias a que el motor eléctrico entrega el par de manera casi instantánea. El sistema genera 350 Nm que llegan con ímpetu al pisar el pedal del acelerador.

    El León e-Hybrid 2021 lleva un cambio automático DSG de seis marchas. Funciona con mucha suavidad y tiene levas tras el volante para realizar los cambios de manera secuencial pero no se puede ajustar la retención y por tanto el nivel de recuperación de energía en siempre el mismo. Por cierto, el León e-Hybrid FR no sólo tiene una estética más deportiva sino que también plantea un comportamiento más dinámico ofreciendo de serie una suspensión adaptativa DCC, un sistema de dirección progresiva y el selector de programas de conducción SEAT Drive Profile con las opciones Eco, Normal, Sport e Individual.

    Faros y pilotos Full Led de serie en todas las versiones del León e-Hybrid

    Hay dos modos de gestión del sistema híbrido en el compacto de SEAT: uno en el que se desplaza de manera completamente eléctrica con el que puede alcanzar velocidades de hasta unos 130 km/h. A partir de ahí entra en acción el motor de gasolina y puede llegar a los 220 km/h de velocidad máxima.

    El otro programa es el modo híbrido que puede gestionarse de manera completamente automática para que emplee un motor u otro o los dos a la vez según las necesidades. También se puede configurar para que mantenga la carga, la aumente mediante el motor de combustión o fijar un nivel mínimo de batería para usarla con posterioridad.

    Según el ciclo de homologación WLTP, en el León la autonomía eléctrica es de 64 km, un dato fantástico en este segmento. En realidad ese dato puede variar estando entre 64 y 58 km dependiendo de la carrocería y el acabado escogido. Por supuesto en todos los casos cuenta con la etiqueta Cero de la DGT.

    SEAT espera que la versión PHEV conquiste el 10% de las ventas totales de la gama León

    Esta toma en la presentación del modelo con el tiempo limitado no permite hacer muchas pruebas de autonomía y consumo, pero la impresión es que en la vida real se pueden hacer 40 o 45 km sin ninguna dificultad. Se pueden conseguir más pero hay que hacer un cierto esfuerzo en practicar una conducción eficiente.

    Hablemos de tiempos de carga. En un enchufe doméstico de 2,3 kW son necesarias 5 horas y 48 minutos para realizar una carga completa de la batería del León e-Hybrid. Si se enchufa a una toma de 3,6 kW el tiempo se reduce a 3 horas y 42 minutos. Y la verdad es que se hubiera agradecido una opción de carga rápida que hubiera mejorado los tiempos aún más.

    El nuevo SEAT León e-Hybrid se fabrica en Martorell, igual que el resto de versiones de la familia del compacto español, y está a la venta desde 34.080 euros. Este precio no incluye descuentos de ningún tipo ni tampoco están incluidas las ayudas de las Administraciones, así que la tarifa final puede bajar notablemente de los 30.000 euros y eliminar una de las excusas más recurrentes a la hora de optar por un híbrido enchufable. Con un precio muy competitivo, potente, muy equipado y con una gran autonomía eléctrica, el León e-Hybrid se posiciona como el PHEV a batir en estos momentos.

    Prueba SEAT León e-Hybrid, ya no hay excusas (con vídeo)