• Foto 1
  • Foto 2
  • Foto 3
  • Foto 4
  • Foto 5

Prueba SsangYong Rexton G4 2018, marcando un antes y un después

El SsangYong Rexton estrena cuarta generación. El nuevo SUV no es una evolución del anterior sino una auténtica revolución que alcanza niveles de calidad, equipamiento, confort, conectividad y modernidad nunca antes visto en la marca coreana manteniendo la robustez, practicidad y aptitudes offroad habituales.

El Rexton se enmarca dentro de los D-SUV con un cuerpo de 4,85 m de largo y 1,96 m de ancho

Hacía mucho tiempo que un coche no me sorprendía tanto. Cuando vi por primera vez el nuevo SsangYong Rexton en su debut europeo durante el Salón de Frankfurt 2017 obtuve una muy buena primera impresión. Ahora, con la celebración de la presentación nacional del modelo, he tenido la oportunidad de conocerlo en profundidad, descubrir su gama española y conducirlo en un evento que combinaba trayectos por autopista, carreteras secundarias y un recorrido offroad. No sólo ha confirmado mis expectativas sino que las ha superado con creces.

La profunda renovación del buque insignia de SsangYong supone su cuarta generación, motivo por el cual verás la denominación Rexton G4 para identificarlo. Su lanzamiento internacional se produjo en el Salón del Automóvil de Seúl 2017, levantando una gran expectación propia del fabricante coreano más antiguo de coches.

Pero el modelo asiático no sólo ha tenido interés en su país natal. La andadura por el Viejo Continente del Rexton comenzó hace 15 años, siendo España el mercado europeo donde ha tenido más éxito, con 19.000 unidades vendidas. Eso deja bien claro la importancia que tiene este modelo para la marca en nuestro país.

SsangYong habitúa a tener diseños peculiares para lo que estamos acostumbrados por estos lares, pero esta vez han tenido mucho más tino. Sin duda el Rexton apuesta por una fórmula más elegante y, por fin, más acorde a los gustos europeos. Todo un acierto, es el SsangYong más bonito que ha venido a Europa pero sin renunciar a seguir siendo uno de los D-SUV que mejores capacidades lejos del asfalto.

Las líneas generales del Rexton G4 se basan en el SsangYong LIV-2 Concept que se presentó en el Salón de París 2016. También se puede apreciar que ha cogido rasgos estéticos del Korando, especialmente en el frontal, pero el resultado estético está mucho mejor conseguido que en el SUV compacto.

El tamaño del Rexton impone mostrando un cuerpo de 4,85 m de longitud (+9 cm) , 1,96 m de anchura (+6 cm) y 1,82 m de altura (-1,5 cm). Su aspecto es moderno y robusto. El diseño de la parrilla frontal sugiere un par de alas extendidas que se elevan hacia arriba y el paragolpes delantero muestra una moldura cromada por encima de una sección protectora inferior en negro brillante. Los faros delanteros HID se extienden hacia las aletas, mientras que las luces diurnas y los antinieblas recurren a la tecnología LED.

Un diseño exterior robusto y poderoso

Los angulosos pasos de rueda, muy musculosos, recuerdan claramente a los del Tivoli. Las puertas están diseñadas para cubrir el escalón inferior y no marcharse aunque se haya circulado por carreteras mojadas, embarradas o nevadas. Las llantas de aleación son de 17 o 18 pulgadas según el acabado (en otros mercados se ofrecen hasta de 20 pulgadas).

Se han cuidado muchos detalles, ofreciendo retrovisores exteriores eléctricos, calefactables y plegables con intermitentes de LED integrados y luz de cortesía en la parte inferior, manijas de las puertas delanteras con la cerradura oculta o una moldura en acero inoxidable que recorre el marco de las ventanillas.

En la zaga el protagonismo es para los pilotos de LED, con un diseño horizontal que acentúa la anchura del vehículo. El paragolpes trasero oculta la salida de escape y está decorado con un adorno cromado, dejando por encima los antiniebla posteriores para estar más protegidos de impactos. Hay seis colores disponibles para la carrocería, todos muy discretos.

El salto de calidad en el interior ha sido espectacular

Los modelos de SsangYong se caracterizan por tener un equipamiento abundante y su buque insignia no podía ser menos. La gama española del Rexton se compone de tres acabados: Line, Premium y Limited. El primero se vincula únicamente con la versión de acceso y serán los otros dos los que se lleven la mayor porción del pastel de ventas.

La cabina del Rexton tiene siete plazas de serie en los acabados Premium y Limited, el Line se conforma con sólo cinco asientos. El acceso a la tercera fila requiere una cierta agilidad. Los dos asientos auxiliares son confortables y tienen un aspecto tan cuidado como los del resto de plazas. La altura al techo permite que personas de hasta 1,75 m de estatura aproximadamente tengan espacio para la cabeza (que no está nada mal), aunque no tanto para las piernas, obligando a ir encogido y con las rodillas en una posición muy elevada.

La parte delantera es muy espaciosa. El magnífico diseño de los asientos contribuye a obtener la sensación de una atmósfera cuidada y agradable. Delante, las butacas cuentan con calefacción y ventilación y lo único que las podría mejorar es tener regulación lumbar. La tapicería es de tela en el Line, de símil cuero en el Premium y de cuero napa perforado en el Limited. Especialmente atractiva es la preciosa tapicería en color marfil. La piel también puede ser de color negro (con techo negro o techo beige en contraste) o bitono combinando negro y marrón.

Los asientos de la segunda fila se pliegan para facilitar la entrada a la tercera fila. El amortiguador que se ve impide que el asiento caiga a plomo de manera accidental, un buen detalle

La segunda fila de este SUV también destaca por su amplitud, dejando sitio para que tres ocupantes viajen con desahogo, algo a lo que ayuda además que el suelo es prácticamente plano. Estas plazas cuentan con calefacción, son plegables y pueden regular enormemente la inclinación del respaldo en 17,5º.

El maletero es enorme. La capacidad de carga es de 236 litros cuando las siete plazas están en uso y 641 litros si la tercera fila está plegada. Abatiendo los asientos de la segunda fila, que se dividen en una proporción 60:40, el volumen alcanza los 1.211 litros. Introducir objetos voluminosos es sencillo porque la boca de carga es ancha. Además, las versiones Limited disfrutan de un cómodo portón de accionamiento eléctrico.

Interior sofisticado y repleto de equipamiento

Si por fuera hay una mejora clara, por dentro el salto cualitativo respecto a su predecesor es abismal. El diseño es moderno, los ajustes adecuados, la construcción parece sólida, hay zonas acolchadas en guarnecidos de las puertas y salpicadero y los botones e interruptores tienen un manejo agradable. El ambiente general es muy acogedor.

Buena presentación y ajustes para el habitáculo del SUV de SsangYong

La ergonomía también se ha mejorado claramente, con una distribución lógica de los elementos. Todo queda al alcance del conductor, que tiene como principal fuente de información un cuadro de instrumentos con un diseño atractivo en las versiones Premium y Limited. Entre las clásicas esferas del tacómetro y velocímetro se encuentra una pantalla TFT Supervision a color de 7 pulgadas que ofrece la información del ordenador de a bordo.

Preside el salpicadero un sistema multimedia con pantalla LCD de 8 pulgadas que brinda una óptima calidad de imagen y un interfaz bien resuelto, de serie en todas las versiones. La conectividad no se ha descuidado, ofreciendo compatibilidad con Apple CarPlay y Android Auto. No tiene navegador integrado así que hay que utilizar el sistema de navegación y mapas de nuestro smartphone, una solución que no siempre es la más cómoda. En otros mercados hay un nuevo sistema de cámaras Around View Monitoring que da una vista de 360 grados alrededor del vehículo, pero no se ofrece en España.

La dotación de serie es muy destacada y, además de lo ya mencionado, todos los acabados cuentan con freno de mano eléctrico, un cargador USB en la consola central, un práctico enchufe de 220V en la parte trasera, apoyabrazos con posavasos en la segunda fila de asientos. El Rexton Limited suma elementos como el techo solar o el climatizador dual con ionizador de aire y salidas de ventilación en las tres filas de asientos. No se echa en falta nada.

El equipamiento de seguridad es abundante, ofreciendo en toda la gama las tecnologías del sistema SASS estrenado en el Tivoli y el XLV. Se tratan de la alerta de colisión frontal (FCW) con frenada de emergencia autónoma, el aviso de cambio de carril involuntario (LDW), el asistente de luz de carretera (HBA) y el reconocimiento de señales de tráfico (TSR).

Además, según la versión, el Rexton 2018 también se beneficia de un sistema de detección de ángulo muerto, el aviso de tráfico trasero, reposacabezas activos que previenen el latigazo cervical (WIL) y hasta nueve airbags. No lleva un asistente de mantenimiento en el carril que sí tienen el Tivoli y el XLV.

Presume de herencia todoterreno

La gama mecánica se reduce a un único motor turbodiésel e-XDI 220 de 181 CV. Este propulsor de 2,2 litros, cuatro cilindros y turbo de geometría variable situado en posición longitudinal es una evolución del que montaba el Rexton W de la generación anterior (en aquel caso con 178 CV). La distribución es por cadena.

Los asientos de la tercera fila dan un espacio razonable

Puede estar asociado a un cambio manual de seis marchas o a una transmisión automática por convertidor de par de siete relaciones de origen Mercedes-Benz. El propulsor tiene un funcionamiento suave pero teniendo en cuenta su potencia no destaca nivel prestacional. Por ejemplo, la cifra de aceleración de 0 a 100 km/h es de unos discretos 11,3 segundos en el caso de las versiones con caja manual y 12,0 segundos para el automático.

Aunque en prestaciones puras resulta modesto, el rendimiento del motor sobresale por su empuje lineal y por su fuerza desde bajas vueltas. A ello contribuye que sea capaz de extraer un par máximo de 400 Nm para las versiones con cambio manual y 420 Nm cuando está asociado a una caja automática. El empuje es tan contundente que puede remolcar hasta 2.700 kg o incluso 3.000 kg en la versión 4WD AT, casi nada.

El conductor va sentado en una posición muy alta y disfruta de un buen confort de marcha. A ello contribuye un rodar muy silencioso. El habitáculo está muy bien insonorizado y sólo el ruido aerodinámico que producen los retrovisores de generoso tamaño se dejan notar algo en el interior.

El maletero tiene un doble fondo que permite enrasar el piso cuando están abatidos los asientos de la tercera fila

El conjunto es sorprendentemente refinado. La amortiguación tiene un ajuste blando, dejando una evidencia cierto balanceo y, sobre todo, un evidente cabeceo que da como resultado un coche poco ágil en tramos revirados. No ayuda la inercia que provoca su peso, que en la báscula se queda con 1.995 kg en el mejor de los casos.

¿El Rexton G4 es más SUV y menos todoterreno? De ninguna manera. SsangYong tiene una larga tradición en la fabricación de todoterrenos, es su especialidad y ese ADN también está presente en el nuevo modelo. El Rexton 2018 es un todoterreno auténtico como demuestra su apuesta por un chasis de largueros y travesaños.

El nuevo Rexton tiene cinco años de garantía

La nueva generación disfruta de versiones con tracción al eje trasero o integral. En este segundo caso se trata de una tracción total conectable con reductora que se manipula con sencillez empleando un mando situado en la consola central. Su capacidad offroad es buena, situándose entre los mejores SUV grandes en este aspecto. Fuera del asfalto el coreano se siente a gusto con unas cotas que presentan muestran un ángulo de ataque de 20º, un ángulo ventral de 20º y un ángulo de salida de 22º.

El eje delantero se decanta por una dobles triángulos superpuestos en lugar del tradicional esquema McPherson mientras que el eje posterior presenta una suspensión trasera multibrazo (en otros mercados lleva barra de torsión). La suspensión trasera tiene tres brazos en el Rexton  manual y cinco en el Rexton automático, motivo por el cual la altura libre al suelo es diferente según la transmisión montada: 224 mm con la caja manual o 205 mm con la automática.

El consumo combinado medio en ciclo NEDC es de 7,6 l/100 km en el caso más favorable. Durante el evento de presentación no hay suficiente tiempo para sacar una cifra realista que sirva de referencia, pero sí me ha dado la impresión de que resulta complicado (pero no imposible) conseguir ese dato de homologación.

La tracción se maneja desde este mando

El precio del SsangYong Rexton 2018 parte desde 27.500 euros incluyendo el descuento actual de 2.000 euros válido para todos los clientes, aquí la marca coreana es clara y no añade condiciones como financiar o entregar un coche usado a cambio. Un precio realmente impresionante para un SUV de este tamaño. Quienes busquen la tracción total encontrarán un precio a partir de 37.200 euros y los que demanden el máximo equipamiento verán subir la factura hasta un mínimo de los 42.200 euros. Sigue siendo mucho coche y mucho equipamiento por ese dinero.

La evolución del Rexton G4 respecto a su predecesor es enorme en todas las facetas. Normalmente cuando llega una nueva generación de un modelo supone un paso adelante, pero este SUV ha dado tres o cuatro pasos. Tantos que por fin el fabricante surcoreano tiene un producto con el que puede mirar de tú a tú a muchas marcas generalistas. Sin duda, el Rexton marca un antes y un después para SsangYong.

Nota: 8.1

El redactor te recomienda

Noticias relacionadas

Más leídas
Más comentadas

¿Qué te parece el nuevo diseño?

Tú opinión nos importa.

Un pequeño formulario con nombre opcional, e-mail opcional y el comentario.

×
Configuración de cookiesLas cookies son importantes para el correcto funcionamiento de nuestra web. Usamos cookies para mejorar tu experiencia de navegación, recordar tus datos de inicio de sesión y recopilar estadísticas para optimizar la funcionalidad de la web y ofrecerte contenido personalizado en función de tus intereses. Lee aquí nuestra política de cookies. Acepto