¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir

Prueba Toyota C-HR 2024, híbridos para todos

Prueba Toyota C-HR 2024, híbridos para todos
8
Oscar Magro
Oscar Magro15 min. lectura

La nueva generación del Toyota C-HR llega en versiones híbrida e híbrida enchufable para seguir dejando huella en el competido segmento de los SUV compactos. Conducimos el modelo nipón que propone una personalidad arrebatadora, mayores dosis de refinamiento y un dinamismo superior.

Desde su lanzamiento en 2016, el Toyota C-HR ha sido uno de los modelos más exitosos de la marca japonesa en el Viejo Continente pero a pesar de ser un súper ventas siempre hay cosas que se puede mejorar. La segunda generación del C-HR, que ya he tenido oportunidad de conducir en su presentación europea, trata de limar las asperezas del modelo anterior y reforzar sus cualidades positivas.

Hemos probado el nuevo Toyota C-HR 220PH, todavía con algo de camuflaje

Una de las características mejor valoradas era el diseño deportivo y diferencial. El nuevo modelo se mantiene fiel a las líneas del C-HR Prologue Concept que se presentó a finales de 2022, evolucionando sobre la base de la primera generación para ofrecer un aspecto aún más llamativo y provocador.

La carrocería está plaga de ángulos muy marcados y formas poligonales que se estiran hacia atrás con fluidez, queriendo insinuar un aspecto coupé. Algunos detalles recuerdan a modelos de diseño atrevido como el Prius, al bZ4X o el Aygo X Cross pero en general es un modelo con personalidad propia.

El crossover nipón monta llantas de aleación de hasta 20 pulgadas y muestra tiradores de puerta integrados en la carrocería, siendo este último un rasgo es algo inédito dentro de la marca. Hay que mencionar también que el tirador de la puerta trasera está donde debe, abandonando la solución de la manilla disimulada en el pilar C de la generación anterior porque dificultaba el acceso a los niños.

En la zaga la inscripción «Toyota C-HR» se ilumina en algunas circunstancias, una característica nunca antes vista en un Toyota

Personalmente creo que es un diseño exterior que le sienta muy bien. Al menos, siempre que se acierte con la paleta de colores. El SUV japonés puede pedirse con una opción bitono donde la parte trasera va en negro brillante y el resto en blanco, azul, rojo o gris. ¿Queda bonito? Eso ya es cuestión de gustos.

Bueno, en realidad hay dos tipos de combinaciones bitono para vestir la carrocería. En la convencional la tonalidad de contraste queda reservada para el techo y la carcasa de los retrovisores, como suele ser habitual. Sin embargo la marca japonesa también propone un bitono plus muy peculiar porque también se extiende a las aletas posteriores, el portón y el paragolpes trasero. A unos les gustará por su originalidad, a otros les parecerá excesivo.

Descubre cómo es el nuevo Toyota C-HR, al detalle

Más refinado en todos los sentidos

El nuevo C-HR recurre a la misma plataforma modular TNGA-C del modelo anterior, convenientemente actualizada. Las dimensiones exteriores de este SUV del segmento C son 4.360 mm de longitud, 1.830 mm de anchura y 1.570 mm de altura.

Rechazando la tendencia actual, con respecto a la primera generación no ha crecido, se ha mantenido prácticamente igual en sus cotas. El motivo es mantener las distancias con el Corolla Cross: este SUV compacto es algo más largo y alto dirigiéndose a un público que busque algo más familiar de diseño comedido.

Interior más refinado y con mayor calidad que su predecesor

De puertas para adentro, el atrevido y juvenil C-HR 2024 muestra un habitáculo que proporciona una buena experiencia a los pasajeros delanteros. El diseño es limpio, la calidad de los materiales está en la media de lo que se puede esperar en este segmento y la disposición de los elementos es clara y lógica. Además, la huella de carbono en la fabricación se ha reducido al duplicar la proporción de componentes fabricados con plástico reciclado.

El protagonismo es para el sistema multimedia Toyota Smart Connect con pantalla táctil de 12,3 pulgadas, si bien las versiones más económicas usan una pantalla de 8,0 pulgadas, con conexión inalámbrica con Apple CarPlay o Android Auto. Con respecto al sistema de infoentretenimiento que ofrecía su predecesor el salto en funcionalidad es grande pero comparado con otros sistemas actuales de la competencia en general simplemente cumple bien sin alardes.

Bajo la pantalla multimedia se ubica el módulo de climatización, separado. En la consola central hay varios huecos donde colocar objetos, una base de carga inalámbrica para smartphones, la pequeña palanca de posiciones de marcha y el botón para seleccionar los modos de conducción.

El C-HR PHEV ofrece un modo B con mayor retención para regenerar más energía en las deceleraciones

Mención especial merece el nuevo sistema de iluminación ambiental de 64 colores. ¿Que no sabes cuál poner? Toyota propone un curioso programa de 24 colores cambiantes que se sincronizan con el paso de las horas, de manera que la atmósfera interior pasa de tonos más intensos al amanecer a otros más relajantes al atardecer.

Por primera vez en Toyota, esta iluminación también integra una función de seguridad puesto que la luz ambiental cambia a rojo cuando se detecta riesgo de colisión con vehículos o ciclistas que se aproximen desde atrás al abrir una de las cuatro puertas.

Frente al conductor está un volante de bello diseño, con especial mención al del acabado GR Sport con cuero perforado, que integra un amplio número de botones físicos. Hay que agradecer que Toyota no se haya sumado a la moda de los pulsadores táctiles. A través del aro luce un cuadro de instrumentos totalmente digital de 12,3 pulgadas con algunas opciones de personalización y una buena calidad de imagen.

El acabado GR Sport seguirá siendo el tope de gama

La información se puede complementar con un head-up display. En los acabados más altos los asientos delanteros tienen un diseño deportivo y envolvente con el reposacabezas integrado. Sobre la cabeza puede equiparse un enorme techo solar panorámico. No cuenta con cortinilla que lo tape pero según el fabricante el tratamiento del cristal tintado asegura el confort térmico en cualquier situación.

Detrás, todo es más convencional. Como ya ocurría en la primera generación, Toyota no ha puesto demasiado mimo en las plazas traseras. Ciertamente se ha aumentado la habitabilidad con un espacio es notable para pasajeros de estatura mediana pero esta zona carece de salidas de aire propias y la visibilidad es escasa porque las ventanillas posteriores son pequeñas y el pilar C muy grueso. No es tan claustrofóbico como el primer C-HR pero sigue sin ser demasiado acogedor.

Toma de contacto con el Toyota C-HR 220PH 2024

En cuanto a la parte mecánica, la apuesta de Toyota por la hibridación crece. La gama está compuesta por las versiones 140H, 200H, 200H AWD-i y 220PH lo que supone dos novedades para el C-HR: la incorporación de una inédita versión con tracción total y la llegada de un interesante plug-in hybrid.

Por cierto, la motorización condiciona la capacidad de carga del crossover de Toyota. El C-HR 140H tiene un maletero de 388 litros, el de mayor capacidad de la gama. El C-HR 200H ofrece 364 litros porque con esta motorización la batería auxiliar de 12V va en el maletero. El C-HR 200H AWD-i se queda en 362 litros por la presencia del segundo motor eléctrico. El menos capaz es el C-HR 220PH con apenas 310 litros porque tiene que hacer espacio al cargador de a bordo. Son cifras aproximadas pendientes de homologación.

Las versiones que tendrán más popularidad serán los híbrido no enchufables –lo que el fabricane japonés denomina híbrido eléctrico- que son exactamente los mismos que propone el Corolla. El 140H con motor de gasolina de 1,8 litros y motor eléctrico de 70 kW que desarrollan 140 CV en conjunto será la opción de acceso. El 200H con motor de gasolina de 2,0 litros y motor eléctrico de 84 kW para alcanzar los 198 CV. En ambos casos la batería es de 0,91 kWh.

El C-HR 2024 adopta el sistema PHEV del Prius y las dos mecánicas HEV del Corolla

Como comentaba, por primera vez este modelo expondrá una versión con tracción a las cuatro ruedas. Está vinculado a la versión 200H y al acabado GR Sport. El motivo de elegir solamente la motorización más potente y el acabado más deportivo es que la tracción del 200H AWD-i no está pensada para un uso offroad sino para maximizar el rendimiento dinámico en el paso por curva. Para conseguir esa tracción total se recurre a un segundo motor eléctrico de 30 kW que mueve las ruedas posteriores.

Por último y no menos importante, el Toyota C-HR se estrena como híbrido enchufable con la versión 220PH. Recurre al mismo sistema PHEV que tiene el Prius, con el mismo motor de gasolina del 200H pero con un motor eléctrico notablemente más potente puesto que alcanza los 120 kW y una batería de iones de litio de 13,8 kWh de capacidad.

Ésta ha sido la versión que he podido conducir durante la presentación del modelo en los alrededores del Centro Técnico que la marca tiene a las afueras de Bruselas. El Toyota C-HR 220PH se mueve muy bien gracias los 223 CV de potencia que entrega su sistema PHEV lo que le permite acelerar de 0 a 100 km/h en 7,3 segundos.

Curiosidad: esta combinación de carrocería amarilla con negro en contraste no estará disponible en España porque se parece demasiado al color de los taxis de Barcelona

Desde luego, el nuevo C-HR ha dado un salto evidente en su comportamiento dinámico, siendo mucho más ágil y rápido que su predecesor. Además, al menos en esta versión enchufable, el comportamiento del cambio e-CVT es mucho más agradable porque no se revoluciona salvo que se pise el acelerador a fondo.

También se ha mejorado la insonorización. En tramos urbanos se mueve ofreciendo a los ocupantes silencio y tranquilidad. Solo en carretera he notado que el ruido de rodadura puede ser algo más notorio pero puede deberse al estado del asfalto en esta pequeña toma de contacto.

Aunque aún no hay datos oficiales de homologación WLTP, el C-HR 220PH da una autonomía eléctrica de 66 km aproximadamente. Mi primera impresión es que sí pueden rondarse los 60 km en un uso real lo que puede permitir hacer desplazamiento cotidianos con cero emisiones. El cargador de a bordo es de 6,6 kWh, lo normal en muchos PHEV.

El estilo coupé hace que el C-HR luzca un estilo juvenil y desenfadado

Desde luego, el nuevo Toyota C-HR es una evolución muy acertada respecto a la primera generación de este popular modelo, pero eso también repercutirá en un aumento del precio. Aún no hay tarifas de las versiones más asequibles y de momento los pedidos están abiertos para las opciones más costosas y equipadas.

En el momento del lanzamiento el precio de partida arranca en los 42.150 euros y corresponde al C-HR 200H Premiere Edition. Las primeras entregas en los concesionarios españoles están previstas en diciembre de 2023, salvo la variante híbrida enchufable que se hará esperar un poco más y llegará a partir de marzo de 2024.

Las mejores ofertas para Toyota C-HR de ocasión

Toyota C-HR de segunda mano / Toyota C-HR de Km 0

Calcula ahora el precio de tu seguro de coche

¡Infórmate!
Prueba Toyota C-HR 2024, híbridos para todos